Recomendamos también: Mitad del camino, por Héctor Aguilar Camín

Foto: Cuartoscuro

Mañana el presidente López Obrador dará su tercer Informe de gobierno, propiamente dicho. No sé qué novedad pueda ofrecer luego de quemar todos los días sus naves de información y discurso.

Su gobierno vive un momento complicado. Va a mitad del camino y no se ven frutos tangibles de los cambios que prometió. Ha jugado todas sus fichas transformadoras, pero no hay ganancias claras en ninguna de sus mesas. Su hábil manejo de los males como candidato a la Presidencia no se ha traducido en el buen manejo de esos mismos males como gobernante.

La pobreza aumentó en vez de disminuir. La economía no creció a 4% prometido respecto de donde él tomó el país, 2018, y augura en cambio un sexenio sin crecimiento respecto de ese mismo año.

La violencia, que iba a ser contenida desde el primer día, lleva un ritmo de homicidios dolosos superior al de los dos últimos gobiernos. Las masacres entre grupos criminales se han vuelto rutina. El control territorial del crimen organizado parece haber crecido también, a juzgar por el peso de su intervención en las elecciones de junio pasado.

El combate a la corrupción no ha hecho cambiar la percepción de los ciudadanos. Creció en cambio la opacidad gubernamental en la asignación directa de contratos y recursos. Los militares no solo no volvieron a sus cuarteles, como prometió el candidato López Obrador, sino que colonizaron otras partes del gobierno: seguridad, aeropuertos, aduanas, obra pública.

El manejo de la pandemia de este gobierno ha sido uno de los peores del mundo, con una cantidad de muertes en exceso cercana al medio millón de personas, una de las más altas del planeta.

La austeridad ha mantenido estable la macroeconomía, pero no ha atraído inversiones, al tiempo que la incertidumbre política las ahuyenta.

El gobierno tiene poco que ofrecer para sus años de salida. Destruyó muchas cosas para mejorarlas, como el Seguro Popular o el aeropuerto, pero el tiempo avanza y la mejora no llega.

Ante la frecuente adversidad de los hechos, el Presidente suele decir que él tiene otros datos. Me gustaría escucharlos el día de mañana para entender qué país está viendo.

Ver más en Milenio

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password