Recomendamos también: Luz verde al vandalismo en nombre de la libertad de manifestación, por Francisco Garfias

Lo que vimos ayer en la Ciudad de México es consecuencia de la renuncia al uso legal de la fuerza en gobiernos de la 4T.

Encapuchados que rompen, rayan, destruyen, arrojan cohetones, rocían gasolina, molestan a los ciudadanos, sin que intervenga la policía.

Se saben impunes. El gobierno de la CDMX tiene prohibido tocarlos.

Participaban ayer en la marcha para conmemorar los cinco años de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa.

Son vándalos sin motivo. Anarcos desestabilizadores. Provocadores profesionales.

Las mujeres que vandalizaron Reforma y el Ángel de la Independencia  por lo menos tenían un motivo.  El detonador fue la supuesta violación de una joven por elementos de la policía.

Los encapuchados de ayer rompieron por romper. No tienen causa visible. Ayotzinapa es de la más alta prioridad para el gobierno de AMLO.

El ciudadano común y corriente es el que paga políticas de un gobierno que garantiza impunidad a quienes agreden negocios privados, edificios públicos y monumentos históricos.

Ni Palacio Nacional se salvó de las pintas. La famosa puerta Mariana terminó rayada en las narices de los policías.

“Estado asesino”, se leía en lo que hoy es casa del presidente López Obrador.

El vandalismo está autorizado en la Cuarta Transformación, en nombre de la “libertad de manifestación”.

Ni con Peña, ni con Mancera armaban tanto desmadre en la calle. Policías y granaderos los contenían.

Hoy, la fuerza pública parece esfera de Navidad. Está de adorno.

* A la CNTE le dieron todo en la mesa de negociaciones de Palacio Nacional. Diputados y senadores se disciplinaron y no le movieron una coma a los acuerdos pactados.

Pero ni así se sienten satisfechos los líderes del magisterio disidente.

El senador Ricardo Monreal nos contaba todavía el miércoles que los negociadores de la CNTE querían modificar nueve artículos de las leyes secundarias.

Les explicaron que eso obligaría a regresar las iniciativas modificadas a la Cámara de Diputado, que el proceso se retrasaría indefinidamente.

Eloy López, líder de la Sección 22 de la CNTE, declaró que no se sienten satisfechos por lo alcanzado. “Falta revisar la parte laboral”, le dijo a Milenio Televisión.

Y sin rubor aseveró que el sindicato nunca ha tenido el control de las plazas, cuando hay documentos que así lo acreditan.

La CNTE transmitió sus propuestas en las reuniones con AMLO, los diputados y la SEP.

Parte de la propuesta de la Coordinadora —que coincide con el Presidente— es el tema de la participación del Sindicato en la distribución de plazas.

Lo haría en el marco de una Comisión Tripartita en la que participan, además, la SEP y los gobiernos estatales.

Más información: http://bit.ly/2nQtmXh

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password