Recomendamos: Lo que quería López Obrador no estaba, por Joaquín López Dóriga

Hoy la intensidad de las piras va de 140 a 280 caracteres.
Florestán

En las negociaciones previas a la aprobación de la reforma constitucional para la creación de la Guardia Nacional, en la Cámara de Diputados se movieron muchos textos a partir de la idea original del presidente López Obrador de que su mando sería militar y dependiente del secretario de la Defensa Nacional.

Esto provocó un amplio rechazo de la sociedad que se confirmó en los foros que organizó Mario Delgado, en los que durante cuatro días se escuchó un rechazo social a esa militarización. El viernes pasado, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, anunció que el Presidente había escuchado a la sociedad y modificaba su propuesta para que el mando fuese civil.

Esto trajo un alivio en dos sentidos: en su capacidad de escuchar y cambiar, y en la, si se me permite, civilización en la jefatura de la Guardia Nacional.

Pero duró poco. El lunes por la mañana López Obrador anunció un mando mixto: en lo administrativo, civil, secretaría de Seguridad Pública; en lo operativo militar, la Sedena.

Para esto, en la Cámara de Diputados Morena ya tenía el dictamen en las condiciones originales por lo que para ajustarla y subirla en el extraordinario del miércoles, recurrió a las reservas en lo particular, y logró aprobarla con 362 votos a favor y 119 en contra, siendo decisivos los 42 diputados del PRI que le dieron la mayoría calificada.

Y en eso estaban, cuando ayer el Presidente se dijo insatisfecho con lo aprobado y pidió a los senadores modificar la minuta y recuperar el transitorio (cuarto) que decía: De manera excepcional, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, la Fuerza Armada permanente (sic) prestará su colaboración para la seguridad pública. Es decir, el Ejército seguirá en las calles.

Lo que sucede es que Pablo Gómez eliminó ese transitorio y no estuvo en la iniciativa porque dijo que no había consensos y ponía en riesgo la aprobación de toda la reforma.

Entonces, el miércoles, no podían aprobar lo que no venía en la minuta. O quizá sí, con otra reserva. No sé bien a bien.

Más información: http://bit.ly/2TYSBRM

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password