Recomendamos: Las armas secretas de Radio Centro

Desde mayo pasado, cuando se anunció que Juan Aguirre Abdo sería director general del Grupo Radio Centro, por decisión de su padre Francisco Aguirre, presidente de la compañía, dependencias del gobierno federal fueron el escenario de un curioso periplo del nuevo alto funcionario, acompañado por un personaje no menos singular.

Se trata de la dupla formada por dos viejos amigos, que se han tirado a la legua en pos de sus propias batallas: Aguirre Abdo y Hernán Gómez, al que se considera una especie de nuevo ideólogo de Morena y que en tal calidad ha ido coleccionando espacios en diversos medios de comunicación, lo mismo escritos que electrónicos.

Tomados del brazo, Gómez y Aguirre han visitado a funcionarios públicos y en especial a directivos de comunicación social de múltiples dependencias gubernamentales, con el afán de construir acercamientos para acuerdos publicitarios.

Ello no tendría nada de especial, ni se trataría de la primera compañía de medios que usara gestores para allegarse recursos públicos bajo la modalidad de espacios publicitarios y de promoción. Lo que ha llamado la atención es que los señores Aguirre y Gómez han gestionado estos encuentros alegando la intervención del vocero presidencial Jesús Ramírez, con quien presumiblemente Gómez sostiene una amistad cercana.

El Grupo Radio Centro necesita urgentemente este tipo de apoyos, tantos como sea posible, especialmente por cargar con deudas importantes y compromisos de diverso tipo, al grado de que hay versiones de que podría vender al menos una de sus frecuencias radiofónicas. Durante el gobierno Peña Nieto, esa corporación recibió según reportes oficiales, poco más de 832 millones de pesos. Parte de ello lo debió al activismo mostrado por don Francisco Aguirre, quien no tenía empacho en gestionar directamente convenios comerciales con todos los niveles de mando.

Más información en: La Silla Rota

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password