Recomendamos: La UNAM, Yeidckol y un chino, por Gil Gamés

Foto: Cuartoscuro

Lento, pero sin pausa, un grupo de matasietes ha puesto a la UNAM en un paro que avanza como la humedad en el muro: cuando volteas no tiene seco lugar alguno. Mesón de ofensas, injurias, deshonras y vilipendios (qué tal la prosa de Gil, así como clasicona, sin temor de Dios), al menos ocho campus se encuentran en paro, 70 mil jóvenes no toman clases y hasta amenazas de bomba han tenido en la preparatoria 5. Gilga no entiende qué piden y qué no piden los asaltantes, en ese cesto ha caído la violencia de género, triste lugar para un asunto tan importante.

Gilga lo leyó en su periódico La Jornada, en una nota de Arturo Sánchez Jiménez: los planteles de Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Sociales, el CCH de Azcapotzalco y las preparatorias 2, 3, 5, 6 y 9 han sido cerradas (ah, una voz pasiva) por pequeños grupos de rufianes y rufianas embozados, embozadas y embozades (así lo escribe Gil para ser incluyente). Las autoridades académicas y administrativas, muertas de miedo, ofrecen mesas y mesas de diálogo. En Ciencias Políticas un grupo de alumnas cerró la facultad por la violencia de género en la universidad y el país. Sí, como lo leyeron, en el país: cerramos nuestras escuelas por la violencia de género que existe en México. ¿Sería violencia de género regresar a estas chicas a la primaria para que aprendieran a leer y escribir? No dan pie con bola.

Lo nunca visto: la dirección de Ciencias Políticas no pidió que se reabriera la escuela, antes al contrario, se pronunció “en contra de todo tipo de criminalización de las acciones realizadas con el objeto de erradicar la violencia de género”. Gamés imagina un  gran momento: el rector Enrique Graue cierra la UNAM por la violencia de género, así en general. Es que de veras.

Morena y el dinero

En otro orden de cosas y cosos, su periódico La Crónica ha publicado una entrevista de Eloísa Domínguez con Yeidckol Polevnsky. Gil pone a su disposición un frasco con tabletas de 2 miligramos de la polevnskyniana, poderoso filtro de la verdad: “ha habido una campaña de odio… un año completo… Mira, la realidad tiene que ver con dinero… ahí ha habido muchos malos entendidos”. Ajá con que ya salió el asunto de los dineros. Pero Yeid, (así le decimos sus amigos), ya se nos ha dicho que el dinero es sucio, malo, pecaminoso, ¿qué podíamos esperar? “Si remonto y vamos desde un principio, a mí primero me dijeron que no les fuera a quitar las multas de Morena al Instituto, entonces aclaré: “No soy yo quien quita las multas, las multas las quita el INE y las quita directamente y ya te deposita el dinero correspondiente.” Remontar, gran palabra.

Después me comentan: okey, ya, se acepta lo de las multas (y piden) que entregáramos el dinero completo del año. Entonces aclaré: a Morena no le entregan el dinero de todo un año, se va entregando por ministraciones. Pero tampoco Morena puede sacar el dinero y dárselo a nadie. ¿Por qué? Porque incurres en una falta y puedes acabar en la cárcel”. Dios nos libre Yeid, ni lo pienses siquiera.

“Entonces lo que yo planteaba es: hagan el Instituto, formen el Instituto… y entonces con este Instituto ya vamos nosotros pagando los gastos; eso podemos hacerlo.” Yeid se refiere al Instituto de Formación Política encabezado por Pedro Miguel y el Fisgón. Ya, denle su dinero a Miguel y al Fisgón para su escuela de formación de cuadros. Yeid, apoquine, por amor de Dios.

Coronavirus

Una nota de AFP reproducida por su periódico MILENIO informa que “las

autoridades sanitarias de China reportaron el domingo 45 nuevas víctimas fatales por la epidemia provocada por coronavirus, y de esa forma el saldo total confirmado de personas muertas se elevó a 304”. La Comisión de Salud Pública de la provincia de Hubei reportó mil 921 nuevos casos confirmados de coronavirus, lo que eleva el total a más de 13 mil 858 casos.

Resulta que un chino llegó a Ciudad de México proveniente de Los Ángeles, se hospedó en el Hotel Hilton de Reforma, tomó un Uber, paseó por el centro histórico de la ciudad, fue a la Catedral y se empacó unos tacos en un restorán. Al regresar a Estados Unidos, el chino dio positivo en coronavirus. Pinche chino, ya nos fastidió.

Más información en: Milenio

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password