Recomendamos: Invitado de honor, Francisco Garfias

Foto: Cuartoscuro

Confieso que en mis épocas de estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM fui simpatizante de Fidel Castro y de la Revolución Cubana.

Me enorgullecía el hecho de que, en aquel mundo bipolar, México fuera el único país de América Latina que no rompió relaciones con Cuba para complacer a Estados Unidos y que no votara a favor de su expulsión de la OEA.

Cantaba con fervor las canciones de Carlos Puebla. Mi verso preferido era “Fidel, Fidel, ¿qué tiene Fidel, que los americanos no pueden con él?”.

Lo veía con admiración y respeto. Pero el mundo cambió. Las ideas también.

Mi historia encajaba con aquello de que el que no es comunista a los 20 años es un pendejo, pero el que lo sigue siendo después de los 40 es doblemente pendejo.

En años posteriores viajé a Polonia, Alemania Oriental, Checoslovaquia –detrás de la cortina de hierro– y a Cuba. Quería ser testigo de cómo se vivía en el socialismo. Me desilusioné por completo. Vi estados policiacos y ciudadanos sin expectativas.

****

Escribo lo anterior a propósito de la llegada del presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, a nuestro país. Está en México para participar en la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), a la que asistirán 17 jefes de Estado. Hasta allí todo bien.

La bronca es que también es el invitado de honor del gobierno en estas fiestas patrias. AMLO le otorgó otra distinción. Va a ser orador el 16 de septiembre. ¿A título de qué?

Ese hombre sometió a palos a los cubanos inconformes que en julio pasado salieron a las calles al grito de ¡libertad!, ¡libertad! Los metió  a la cárcel por manifestarse. Los llamó “gusanos”. Es un dictador.

¿Qué mensaje manda López Obrador al distinguirlo de esa manera? Preguntamos a Rubén Cortés, periodista mexicano de origen cubano.

Esto fue lo que respondió: “Es un mensaje alto y claro del Presidente mexicano: el sistema comunista cubano de prohibición de elecciones, de prohibición de propiedad privada, de no libertad de expresión, de movimiento ni de credo, es el que más le simpatiza.

“Ya antes, el Presidente mexicano pidió que el país dirigido por ese sistema oprobioso sea declarado monumento de la humanidad.

“Invitarlo es hacer apología a la guerra civil, a la polarización entre los ciudadanos. El 11 de julio Díaz-Canel llamó a los cubanos a matarse entre sí…”.

La visita de Díaz-Canel a México se destacó ayer en el portal de Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba. Acompaña la noticia con una foto del presidente cubano con AMLO —es la tercera vez que viene—.

Un poco más abajo reproduce un tuit del dictador que recoge una frase de Fidel Castro alusiva al significado que México es para el resto del continente.

“La Revolución Mexicana constituyó una fuente de profunda inspiración para el movimiento revolucionario latinoamericano”, escribió.

Ver más en Excélsior

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password