Recomendamos: Los golpistas, por Raymundo Riva Palacio

El paso adicional que dio esta semana el presidente Andrés Manuel López Obrador en contra de periodistas y medios al llamarlos “golpistas” que buscan impedir que “se lleve a cabo un verdadero cambio en el país”, no fue solamente una frase que salió de su hígado, sino del convencimiento de que hay en marcha un esfuerzo de un sector del gobierno de Estados Unidos que busca derrocarlo. López Obrador lleva semanas con la idea fija, compartida por varios de sus colaboradores más cercanos, de que un “golpe blando” está en construcción. Esto lo han repetido sus propagandistas desde hace más de dos años, sin explicar por qué, si eso fuera cierto, no ha tenido éxito. No hay ningún “golpe” cocinándose en Langley o Foggy Bottom, pero es una recurrente justificación de López Obrador para esconder ineficiencias, conflictos de intereses y actos de corrupción en su familia y gobierno, así como también un control de daños preventivo.

Sus afirmaciones tienen dos niveles, el público y el privado. En el primero, periodistas y medios son, para él, un vehículo de intereses más aviesos, que identifica, una vez más, como “la mafia del poder”. Pero ya no limita esa “mafia” a los intereses políticos y económicos que dice, con razón, se conjuntaron hace casi 20 años para evitar que llegara a la Presidencia, con la ayuda de un “mercenario”, Dick Morris, que acuñó la frase que “(era) un peligro para México”. Morris no era mercenario, sino un reconocido consultor político que contribuyó a llevar a la Casa Blanca a Bill Clinton en 1992 y que fue parte de la campaña de Felipe Calderón en 2006.

López Obrador está seguro de que sus enemigos más poderosos están en Washington, y ya lo empezó a decir con más claridad. Esta semana, en una de sus hipérboles mañaneras, deslizó en medio de su perorata contra quienes han cuestionado la legitimidad de la renta de la casa de un petrolero que tuvo negocios con Pemex donde vivió su hijo en Houston, una denuncia muy seria. “No dudo que en la embajada de Estados Unidos en México haya gente respetuosa de la soberanía de nuestro país y otros acostumbrados a la intromisión”, dijo.

No dio mayores detalles ni nadie le preguntó nada, pero se puede afirmar que se refiere a algunas oficinas del Departamento de Estado, del que depende la embajada, y de la CIA en particular, por la fijación que tiene del golpe de Estado a Salvador Allende en Chile, en 1973, que siempre es su referencia de intervencionismo. Desde ahí se estaría cocinando el “golpe blando”, como lo aseguran sus propagandistas, que es un término acuñado por Gene Sharp en 1993 sobre el uso de la no violencia como arma política, mediante armas psicológicas, sociales, políticas y económicas.

López Obrador y el jefe de la estrategia de polarización, Jesús Ramírez Cuevas, están convencidos de que un sector del gobierno estadounidense fue el que facilitó a Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y a Latinus, los documentos para la elaboración del reportaje sobre la ‘casa gris’ del primogénito del Presidente, porque, han discutido en Palacio Nacional, una parte de ellos no es completamente pública. Ésta es una versión renovada de la primera suposición que hicieron, señalando a Julio Scherer, el exconsejero jurídico de la Presidencia, de haberlos filtrado, bajo el supuesto de que sólo él sabía de algunos detalles de la renta de esa propiedad.

En la renovada búsqueda de los autores intelectuales del reportaje se encuentra la demanda reiterada del Presidente a Ramírez Cuevas y al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, para que presionen al Departamento de Estado para que suspenda las donaciones a MCCI que, asegura, es una de las principales patrocinadoras de Latinus. La ONG recibe donaciones de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, que depende del Departamento de Estado, y que contra poco más de un millón y medio de dólares que le dio a MCCI durante un periodo de tres años, ha apoyado 59 programas en los tres niveles de gobierno por un total de mil 751 millones de dólares, de los cuales 165 millones fueron para las Fuerzas Armadas. López Obrador ve ahí a los “golpistas”, y quiere cerrar fuentes de financiamiento a quienes acusa de atacarlo y querer descarrilar a su gobierno.

Más información en El Financiero.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password