Recomendamos: ¡Fuera máscaras! , por Ivonne Melgar

Foto: Cuartoscuro

Un balance de los jaloneos observados en lo que va del gobierno del presidente López Obrador, permite afirmar que ninguno de los llamados contrapesos del Ejecutivo Federal cuenta ahora con la capacidad de convertirse en tal cosa.

En el caso del Poder Judicial, más allá del sospechoso y prematuro relevo de Janine Otálora al frente del Tribunal Electoral, quedó esta semana el llamado a los jueces del ministro Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia.

A diferencia de la tradición de sus antecesores que hicieron de la ceremonia del 5 de febrero una plataforma para recordar que la tarea de la Corte es garantizar que los actos de gobierno sean en apego a la Constitución, Zaldívar nada dijo de las controversias que Banxico, INE, Cofece, IFT, CNDH y senadores han presentado por el presupuesto y la ley de remuneraciones.

Ni una referencia a las impugnaciones de los legisladores por los súper delegados.

“Debemos tener la humildad y la sensibilidad de escuchar y atender el clamor social que demanda poner fin a las desigualdades que tanto lastiman a nuestro país”, planteó el presidente de la Corte.

Nadie puede cuestionar el fondo ético de esta convocatoria a los jueces. Lo que llama la atención de esa retórica es que se da en el marco de un realineamiento político.

Tampoco es casual que el presidente López Obrador haya incorporado en su discurso sobre la corrupción el ejemplo de los 35 mil millones de pesos que, reseña, se ahorró el gobierno porque la Corte les negó a exsocios del Grupo Modelo una devolución fiscal.

“No se las iba yo a dejar pasar”, comentó, ayer, en Guerrero el mandatario, en referencia a la decisión de los ministros de evitar ese atraco empresarial.

Podría decirse que otro es el cantar en el caso del Poder Legislativo, donde diputados y senadores de la oposición convencieron esta semana a los representantes de Morena de la necesidad de pedirle al gobierno que rectificara en el asunto de las estancias infantiles.

A pesar de que los exhortos de ambas cámaras sumaron el voto de todas las bancadas, el mandatario no se movió un ápice en su plan de desmontar y descalificar ese programa creado en el sexenio de Felipe Calderón.

El esquinazo de López Obrador al Congreso ocurre en una semana en la que el jefe de los senadores morenistas, Ricardo Monreal, hizo acopio de oficio político, cabildeando los votos opositores que se requieren para aprobar la Guardia Nacional y el marco legal para la presencia de las Fuerzas Armadas en operativos de seguridad.

Más información en: excelsior.com

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password