Recomendamos: El prestigio de México, por Pascal Beltrán del Río

Foto: Gobierno de México

“Cuando el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador logró una victoria aplastante en julio de 2018, su gobierno se comprometió a impulsar la inversión pública y privada al 25 por ciento del PIB en un intento por sacar a la economía del país de una rutina de larga data.

“En cambio, la inversión ha caído debido a que una serie de movimientos hostiles a los inversores disuadieron las entradas. El paso de López Obrador el mes pasado para aprobar una ley que cambiaría drásticamente las reglas del sector eléctrico es sólo el último ejemplo.

“También eliminó un aeropuerto y una cervecería parcialmente construidos, canceló subastas de electricidad, reescribió contratos de gasoductos, molestó a los fabricantes de alimentos procesados con nuevos requisitos de etiquetado y promovió planes para prohibir la subcontratación de trabajos.

“México está luchando por salir de su recesión más profunda desde 1932 con la ayuda limitada de su gobierno, que se ha abstenido de lanzar el tipo de medidas de apoyo fiscal ambiciosas emprendidas por otras economías regionales importantes como Brasil. Como resultado, no se espera que el crecimiento se recupere a niveles anteriores a la pandemia hasta dentro de cinco años, según el FMI”. Jude Webber. Financial Times, 15 de febrero de 2021.

***

“Durante casi un año, López Obrador había minimizado la pandemia, alegando que los amuletos religiosos lo protegían, negándose a usar cubrebocas e incluso bebiendo de la misma olla de barro que sus simpatizantes. Era sólo cuestión de tiempo hasta que él mismo se enfermara, dijeron algunos mexicanos.

“Con el Presidente ahora infectado, lo que más molestó a muchos no sólo fue que había desobedecido las precauciones básicas de seguridad, sino también que podría volver a minimizar la amenaza que representa la creciente pandemia después de su propia enfermedad. Señalaron que, con la atención médica de primer nivel, el Presidente bien podría recuperarse. Sus seres queridos, por otro lado, tendrán dificultades para obtener la atención más básica”. Maria Abi-Habib y Óscar López. The New York Times, 26 de enero de 2021.

***

“Al amanecer, se forma una enorme fila frente a un proveedor de oxígeno plantado en el centro de la Ciudad de México. ‘Llego demasiado tarde’, suspira Joaquín Avelar, un contador de 30 años que esperará horas para rellenar el cilindro vital de su padre, que tiene covid-19. La escasez se avecina ya que México ahora ocupa el tercer lugar en el mundo en número absoluto de muertes (161 mil 240 muertes hasta el 3 de febrero), detrás de Brasil y Estados Unidos.

“Desde las celebraciones de fin de año, la curva de contagio ha despegado (más de 1.8 millones de casos acumulados). Trece de los treinta y dos estados mexicanos están en alerta roja. A la cabeza, la Ciudad de México y sus extensos suburbios (22 millones de habitantes), donde la ocupación hospitalaria es cercana al 85%”. Frédéric Saliba. Le Monde, 4 de febrero de 2021.

***

“México fue una vez un líder climático, ahora está apostando fuerte por el carbón.

“A medida que se agrava la crisis climática, López Obrador prevé comprar cerca de dos millones de toneladas de carbón térmico a pequeños productores. Los hombres del turno de medianoche fumaban cigarrillos y contaban chistes alumbrados por las luces de sus cascos. Estaban cargando equipo de seguridad y rollos de tubería en carretillas, listos para un segundo turno que comenzaría a trabajar más tarde esa semana. ‘Estamos reactivando la industria’, dijo Arturo Rivera Wong, quien acababa de contratar a 40 trabajadores más en la mina que posee en los matorrales del estado fronterizo de Coahuila. ‘Se van a reactivar cuatro hornos de la termoeléctrica’, explicó. ‘Esto va a impulsar las ventas de carbón’.

“A medida que la crisis climática empeora y los precios de las energías limpias se desploman, los gobiernos de todo el mundo han destetado sus economías del carbón y otros combustibles fósiles. México se mueve en la dirección opuesta”. David Agren. The Guardian, 15 de febrero de 2021.

***

“Les puedo decir que es evidente que México ha recuperado en el concierto de las naciones su respeto, su reconocimiento como un país independiente, soberano, un país solidario. Es mucho mejor el prestigio de México en el extranjero que lo que sucedía anteriormente”. Presidente Andrés Manuel López Obrador, 22 de febrero de 2021.

Ver más en Excélsior

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password