Recomendamos: El día que el gobierno entregó la ciudad a los anarquistas, por Francisco Garfias

Foto: Cuartoscuro

Lo que ocurrió ayer en la CDMX es otra prueba irrefutable de que Morena no está capacitada para gobernar. En ningún país del mundo se permite a bandas anarquistas vandalizar casas y monumentos; agredir a ciudadanos y reporteros, crear zozobra, sin que la policía se asome durante horas, aunque sea solo para disuadir.

El pretexto para vandalizar fue George Floyd, el afroamericano asesinado por policías de Minneapolis, Minnesota; y el de Giovanni López, en Jalisco, por los municipales.

Las imágenes que vimos son indignantes. Producen rabia e impotencia. Muestran una ciudadanía indefensa frente a la violencia de estos grupitos.

Vimos en directo la pedrada que lesionó al reportero de Radio Fórmula, Leopoldo Espejel. Vimos la boca sangrando y los dientes quebrados de Johnatan Loyo, de MultimediosTV, junto al vandalizado Ángel de la Independencia.

Vimos casas y edificios dañados en Reforma y en Polanco con pintas como “¡Cállate Blanco!” o “Para que seas rico hacen falta mil pobres”. La ciudad de rodillas frente a un grupo de jóvenes encapuchados sin más causa que destrozar, agredir. La policía apareció tres horas después de iniciados los disturbios. Los anarcosalvajes ya vandalizaban la sede del gobierno de Jalisco, en Polanco.

Bastó que aparecieran  los policías en número suficiente y los rodearan para que los encapuchados se replegaran. Hubo enfrentamientos. ¿Saldo? Ningún detenido y una adolescente pateada salvajemente por los policías.

***

Claudia Sheinbaum se mimetiza con AMLO. Dice que la policía no está para reprimir al pueblo, sino para darle paz y seguridad. “Por eso desaparecimos el cuerpo de granaderos”, presumió ayer en Twitter.

Yo me pregunto, si lo de ayer es “paz y seguridad” para el pueblo o de plano cobardía y miedo de actuar ley en mano.

Y no, no se trata de reprimir, sino de defender vida y bienes de los ciudadanos. Hacer valer los derechos del pueblo consagrados en la Constitución. AMLO tiene como ejemplo a Benito Juárez. Dice que ha sido el mejor presidente que ha tenido México. Lo repite todos los días.

Habrá que recordarle que en 1869 se produjo, en Chiapas, una sublevación indígena y el benemérito no dudó en enviar a la fuerza pública para hacer valer la ley.

***

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, no debió haber mencionado a Andrés Manuel López Obrador en los disturbios provocados en Guadalajara el pasado jueves.

Casi le queman Palacio de Gobierno por algo que sucedió en el mencionado municipio priista. En eso tiene razón el Presidente. “El que acusa tiene que probar”, dijo.

El mandatario estatal se tuvo que retractar de sus dichos en lo que respecta al Presidente.

Pero es indudable que son desmanes provocados para dañar al gobierno emecista de la entidad.

Destacados morenistas tratan de sacarle raja política al condenable asesinato de Giovanni López por los municipales de Ixtlahuacán.

Se quieren comer vivo al rebelde mandatario jalisciense. El tuit que puso ayer el senador de Morena, Félix Salgado Macedonio, ilustra la embestida contra Alfaro. “Exijo la destitución inmediata del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro o, en su defecto, la desaparición de poderes en dicho estado por el abuso policial en el caso Giovanni”, escribió.

¿Exigirá la de Claudia Sheinbaum por omisión? Por supuesto que no

***

Lo ocurrido en Guadalajara trajo a mi memoria el caso Ayotzinapa. El secuestro de los normalistas por la policía municipal ocurrió en Iguala, Guerrero, donde gobernaba el perredista José Luis Abarca.

En ese entonces, septiembre del 2014, los profesionales del rumor enfocaron sus baterías en contra del Gobierno Federal. Le dieron crédito a versiones disparatadas como la que ubicaba a los 43 normalistas desaparecidos en cuarteles del Ejército.

Sentaron en el banquillo de los acusados al procurador Jesús Murillo Karam y al entonces presidente Peña. Lograron su propósito.

A Giovanni lo asesinaron brutalmente los municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, gobernado por el PRI, pero inmolan a Alfaro.

Lo dije ayer en Twitter: la historia se repite con los mismos atrás.

Ver más en Excélsior

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password