Premio Nacional de Protección Nacional

Recomendamos: El costo del cinismo, por Pablo Hiriart

FOTO: MARTÍN ZETINA/CUARTOSCURO.COM

O hemos perdido por completo la capacidad de asombro, o de pronto nos volvimos una sociedad de cínicos que no protesta porque doce millones 500 mil mexicanos perdieron sus empleos ante la indiferencia del gobierno.

Dejaron de percibir ingresos a partir del primero de abril, no trabajan y no tienen certeza de volver. Son desempleados, y el gobierno no hizo nada por evitarlo.

Eso es criminal.

¿Cómo que hay 12.5 millones de trabajadores sin ingresos y el gobierno tira el dinero en un una obra que no sirve para nada?

Ninguna empresa privada quiso la concesión, ni regalada, y el gobierno va a asumir el costo total de la construcción y el mantenimiento del trenecito.

El Inegi dio a conocer su encuesta sobre ocupación e informa que 12.5 millones de trabajadores se quedaron “sin percepción de ingresos de por medio y sin certeza de si mantienen el vínculo laboral o el retorno del trabajo”.

Inevitable, por el coronavirus, el cierre temporal de empresas. Pero sí era evitable que 12.5 millones de mexicanos, que alimentan familias, perdieran su sueldo de la noche a la mañana.

Para eso pagamos impuestos. Para eso la administración anterior les dejó cientos de miles de millones de pesos: para emergencias. Y se han tirado todo ese dinero en gasto corriente e irrecuperable.

Ni un peso de apoyo a pequeñas y medianas empresas para mantenerse vivas y pagar sueldos. Si no tienen ingresos, “ni modo, a ver cómo le hacen”, dijo textualmente el presidente de la república.

Son las que dan empleos a 94 por ciento de los trabajadores del país. “Que quiebren”. No señor. Paren esta destrucción demencial del empleo y del ingreso.

Cinismo del gobierno y cinismo de la sociedad, es lo que vivimos en estas horas oscuras.

Porque ya no es un asunto ideológico de izquierdas, derechas, liberales o conservadores: la población subocupada pasó de 5.1 millones en marzo a once millones en abril, informó ayer el Inegi. ¿Y en mayo, cuántos millones más?

No hay apoyos al empleo por todas las confusiones mentales del Presidente: fifís, conservadores, corruptos, ricos, Juárez, el Fobaproa.

En su gira inútil lleva una caravana de Suburban rentadas porque las que eran propiedad del Estado mexicano ordenó que se remataran. Más gasto, producto de su demagogia.

Y la sociedad observa indiferente que le mientan con el número de muertos por Covid-19. Más del doble de muertos que en China por mal diagnóstico y desinterés del gobierno en proteger vidas.

No nos inmuta que se castigue sin medicinas a niños con cáncer porque el Presidente prefiere gastar en una refinería que cuesta más de diez mil millones de dólares, y tendrá pérdidas como todo el sistema nacional de refinerías.

En estas páginas se ha documentado cómo se deja que médicos y enfermeras se infecten por ‘ahorros’ para gastar en las prioridades del Presidente, y en lugar de agradecer el sacrificio los acusan de ladrones y mercantilistas.

Más información: https://bit.ly/2yVcsfW

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password