Recomendamos: Directo al precipicio, por Pablo Hiriart

Entramos en una crisis económica de grandes proporciones y el gobierno le apuesta, para salir de ella, al estatismo y al pleito con el sector privado.

Pleitos así hundieron al país en los años setenta y tardamos 20 años en empezarnos a recuperar. Pero no hay memoria: va de nuevo. No hay manera.

Lo que oímos ayer en la conferencia mañanera confirma que vamos directo al precipicio y el Presidente y su equipo, en lugar de frenar, pisan el acelerador.

Ningún país puede prosperar sin un sector privado pujante y productivo, algo que descubrió China desde Deng Xiaoping. Aquí resulta un accesorio al que se le puede usar y tirar.

Con la consulta popular en Mexicali (en la que votó el cinco por ciento de los empadronados) se canceló una planta cervecera que tenía todos los permisos y 900 millones de dólares invertidos.

Fue una bofetada a la inversión extranjera y nacional, acompañada del mensaje de que el gobierno mexicano no respeta el Estado de derecho.

Para que haya empleo se necesita inversión, y para que haya inversión se requieren condiciones que debe crear el gobierno. Esas se acabaron. No hay seguridad jurídica, que es lo mínimo a pedir.

De la conferencia de ayer se esperaban medidas para atenuar el impacto de la crisis, y hubo una reiteración de la fobia presidencial a la iniciativa privada, el anuncio de que se persistirá en los errores cometidos con la inversión del gobierno, y mentiras por doquier sobre la situación económica.

Y en la estrategia de salud para combatir el coronavirus hay un completo desastre.

Hugo López-Gatell declaró que México entraba en la fase dos de la lucha contra la pandemia, pero once horas antes había dicho que no era necesaria.

“Cuando ya no sea posible ni tenga caso rastrear los casos (de contagio), ese día ya podríamos decir que estamos en fase dos”, dijo el lunes en la noche el responsable de controlar la epidemia.

Y agregó: “Es un proceso gradual este cambio (a fase dos). No es de un día para otro ni porque ya tengamos casos de contagio local”.

En efecto, no fue de un día para otro, sino cuestión de horas.

¿Por qué esa contradicción en un tema de extrema delicadeza? ¿Quién manda en Salud?

Más información: https://bit.ly/3ahgwEI

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password