Joyeria de plata mexicana para cautivar

Recomendamos: Con los astros en contra, por Julio Patán

Foto: Cuartoscuro

Estábamos destinados a la grandeza; a tomar por asalto la posteridad. Íbamos a ser un gobierno extraordinario. Pero tuvimos una pésima suerte. Fíjense: habíamos domado al virus, nos iban a aplaudir en todo el mundo, y el doctor López–Gatell (papacito) nos informa que la pinche curva decidió que se le estancara el descenso. 15 mil muertos.

Le íbamos a dar un golpe mortal a la oposición, exhibiendo en un PDF que, imperdonablemente, pretende ganar las elecciones, y parece que el documento salió de Gobernación.

Condenamos, con temple progresista y perspectiva histórica, el halconazo del 71, celebrando que ya gobierna la izquierda, y alguien recuerda que el licenciado Bartlett, que aparte de un patriota es el soltero más codiciado de México después de López–Gatell (papacito), trabajaba entonces en Gobernación.

Celebramos el fin de la corrupción, y Ana Gaby Guevara es acusada de extorsión por unos empresarios.   Nos aprestamos a descalificar las descalificaciones contra Ana Gaby, y de paso a descalificar a los empresarios que la acusan, y sufren un tiroteo.

Entendemos que mejor aclarar ese tiroteo cuanto antes, y ocurre que el tiroteo fue en Veracruz, cuyo gobernador también tiene problemas con una curva: la de aprendizaje. O sea que igual la investigación no camina taaan rápido.

Íbamos a proponer a Rocío Nahle para el premio Nobel de algo, luego de las ovaciones de los de la OPEP y demás, y resulta que los saudíes, que no hablan español, se confundieron y nos declararon una guerra comercial.

Jesús Ramírez se pone a leer poesía de Pellicer en la mañanera, porque nosotros no somos unos ignorantes como Peña… bueno, nada, y cuando está por llegar al clímax, con esa expresividad ígnea, lueguito de lo de “Cananea, Cananea”, el texto deja de correr al fondo y bueno, la recitación se… estanca.

Este año sí, pasada nuestra curva de aprendizaje (las curvas de aprendizaje son la otra pandemia), íbamos a crecer muchíííísimo, y resulta que nos vamos a -8, rompiendo de largo nuestro récord de -2.

Nuestro Presidente explicó entonces que íbamos tan bien y se nos atravesó la pandemia para arruinarlo todo, y ¡bum!: agarran los del compló neoliberal internacional y difunden que todos los países van a ver desplomados sus índices, pero que el nuestro lo vamos a ver desplomado dos o tres puntos por arriba (o más bien por abajo) del resto, y ahora parece que la culpa es… de nuestro Presidente.

Así y todo, con una templanza extraordinaria, Andrés Manuel López Obrador explicó que nuestra economía ya tocó fondo y que, de julio en adelante, bueno, se va a las nubes.

Pero con la mala suerte que cargamos, seguro que se atraviesa algo y nos hundimos otro poco. Es que así, con los astros en contra, no se puede. Ahora resulta que vamos a pasar a la historia como un prodigio de incompetencia.

Ver más en El Heraldo de México

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password