Recomendamos: AMLO y los límites del voluntarismo, por León Krauze

FOTO: FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO.COM

En estos tiempos que vivimos, tan necesitados de una carta de navegación, pocos libros más relevantes como el que ha publicado Yascha Mounk sobre la amenaza que enfrenta la democracia liberal en el mundo. Mounk, académico alemán de Harvard, ha dedicado los últimos años de su vida a pensar el futuro de la democracia en tiempos de desconsuelo económico y social. Lo que encuentra es preocupante. Para Mounk, el mundo sufre una tormenta perfecta. El crecimiento económico se ha detenido y la movilidad social, promesa toral del siglo veinte en el primer mundo, se ha vuelto inalcanzable para la generación milenial y, quizá peor, para la que le sigue. Como consecuencia, los ciudadanos no solo han perdido la fe en la clase política; la resienten y rechazan activamente, muchas veces con sobrada razón. Decepcionados con los políticos —y con la democracia, que los puso ahí— muchos votantes han comenzado a buscar refugio en figuras populistas que prometen soluciones mágicas a problemas que, por desgracia, no admiten semejante cosa (“solo yo puedo arreglarlo”, repetía Donald Trump en campaña). Una vez en el poder, estos líderes populistas desconocen a las instituciones que les son adversas, solicitan la opinión del pueblo cuando así conviene y lo ignoran cuando no, atacan la libertad de expresión, atizan el fuego del nativismo, el victimismo o la xenofobia y atropellan el orden constitucional en aras de la defensa de la voluntad de la gente, voluntad que solo ellos entienden, interpretan e incluso encarnan. A todo esto, dice Mounk, hay que agregar la erosión de la calidad del debate público y la posibilidad de manipulación del electorado a través de la propaganda nefaria en el mundo de las redes sociales y la televisión. El resultado de este cóctel explosivo es, explica Mounk, el momento de mayor fragilidad de la democracia global de nuestra historia moderna.

Por mera coincidencia, concluí la lectura del libro de Mounk un par de horas antes del encuentro de Andrés Manuel López Obrador con un grupo de periodistas en una charla organizada la semana anterior por Milenio Televisión. Fue un diálogo interesante, revelador del proyecto de nación y probable estilo de gobierno del candidato. Dejaré a otros el análisis del detalle de las propuestas económicas, educativas y de seguridad de López Obrador: quiero pensar que, en los próximos meses, los verdaderos expertos en el tema nos dirán si lo que escuchamos es viable, sensato e incluso legal. Me concentro, en cambio, en una vieja costumbre de López Obrador: su voluntarismo.

Más información: http://eluni.mx/2I80oqS

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password