El PRI va contra venta de niñas; AMLO defiende valores tradicionales y condena prostitución

Cuartoscuro

El senador priista Manuel Añorve Baños presentó una iniciativa para reformar la ley y evitar la venta de niñas, especialmente con el pretexto de “usos y costumbres”. Mientras tanto, el presidente continuó exaltando la cultura de las comunidades y condenó la prostitución.

Tras la posición entre dubitativa y confusa, finalmente indolente de López Obrador frente a la venta de niñas en algunas comunidades guerrerenses, Añorve Baños presentó una iniciativa para reformar la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, con la cual se busca proteger a las menores de edad.

La propuesta presentada por el legislador priista consiste en un cambio a la fracción VII y la adición de una fracción VII Bis al artículo 41 de la ley mencionada. Así, la primera quedaría de la siguiente forma: “Garantizar que los usos y costumbres de las comunidades indígenas, así como los de toda la sociedad, no socaven, limiten o violen los derechos humanos de las mujeres”.

La redacción de la fracción adicionada propuesta es la siguiente: “Erradicar cualquier práctica, basada en tradiciones, usos o costumbres, que tenga como resultado final, la venta de niñas para contraer matrimonios forzados, o cualquier otra actividad denigrante o ilícita”.

En un tuit Añorve Baños comentó que no se puede permitir la violación de los derechos de niñas y niños con la justificación de que se trata de usos y costumbres. Por el contrario, llamó al Senado de la República a cerrar filas para erradicar la venta de infantes en el país.

El legislador priista dijo que, de acuerdo con datos oficiales, alrededor de 300 mil niñas y adolescentes han sido vendidas para contraer matrimonio.

La iniciativa ocurre después de varias denuncias de casos de venta de niñas para matrimonios, especialmente en municipios de Guerrero, en uno de los que se difundió el caso de una menor vendida a los 11 años, de quien cuatro años después quiso abusar su suegro, quien, al ser rechazado, exigió la devolución de su dinero. La menor, su abuela y tres de sus hermanas fueron encarceladas varios días por la Policía Comunitaria, y obtuvieron su libertad gracias a la intervención de la Comisión de Derechos Humanos del estado.

Este martes el presidente López Obrador volvió a referirse al tema de la venta de niñas, el que pretendió evadir al decir que no es la generalidad en las comunidades: “No, puede ser la excepción, pero no la regla, porque hay muchos valores en los pueblos”.

Para minimizar el problema y sin plantear ninguna solución para los casos que se han presentado, el presidente continuó con sus elogios a los valores de las comunidades indígenas, y hasta dijo que los de Guerrero y Oaxaca “son de los pueblos con más cultura en el mundo”.

Explicó que en su reciente visita a Guerrero fue a ver cómo van sus programas de bienestar, y que es una tendencia racista y clasista acusar de todos los males a los pobres.

Sin decir cómo, el presidente dijo que hay que seguir combatiendo la venta de niñas, pero insistió en los valores (tampoco especificó cuáles), y añadió que hay menos delitos en Milpa Alta, donde hay vida comunitaria, que en la alcaldía Cuauhtémoc, donde hay descomposición social.

Sobre el tema, agregó que había que hacer denuncias y no permitir la venta, y habló de que “la prostitución, que se debe de condenar, se da de arriba abajo, y dejó de tarea a los periodistas “la prostitución de las élites”.

Así, mientras el presidente López Obrador minimiza el problema de la venta de niñas, un senador del PRI ya presentó una iniciativa de reforma legal para impedirla.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password