Piden ONG a CIDH vigilar mañaneras para evitar ataques a la prensa; se estigmatiza la calumnia, no a periodistas, replica Ramírez Cuevas

Foto: Apro

Representantes de diferentes organizaciones defensoras de periodistas y activistas propusieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), supervisar las conferencias del presidente Andrés Manuel López Obrador, con el fin de evitar que se generalice la estigmatización de medios y periodistas, en detrimento de la libertad de expresión.

Durante una audiencia virtual, expresaron su preocupación por que mientras desde el poder se descalifica a la prensa, México sigue siendo uno de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo, donde más de 30 de ellos han sido asesinados en lo que va de la presente administración.

De acuerdo con el reporte de Reforma, los denunciantes manifestaron que el Ejecutivo Federal no es el único en atacar el quehacer periodístico, sino varios gobernadores como Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León; Enrique Alfaro, de Jalisco; Miguel Barbosa, de Puebla y Jaime Bonilla, de Baja California, entre otros.

Por parte del gobierno, el portavoz de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas, presumió que las conferencias matutinas del mandatario, que a la fecha suman 652, son el eje central de la política de comunicación del gobierno y afirmó que quienes las critican son las grandes empresas mediáticas, dado que se redujo significativamente el presupuesto dedicado a la publicidad oficial, que se usaba como mecanismo de control en los gobiernos pasados.

Al respecto, Leopoldo Maldonado, director de Artículo 19, le replicó al funcionario que aun cuando el monto de la publicidad se haya reducido, éste se sigue asignando de manera discrecional y se concentra en unos cuantos medios.

Ramírez Cuevas aseguró que el gobierno es respetuoso de la libertad de expresión y dijo que lo que algunos consideran ataques, es simplemente un derecho de réplica que el presidente y los funcionarios en general, tienen derecho a ejercer cuando en los medios se publican informaciones que no se ajustan a la verdad. En todo caso, aseveró, lo que se estigmatiza es la calumnia o la mentira, no al medio ni al periodista.

Por otra parte, Pedro Vaca, relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, expuso que el gobierno debería replantear el objetivo de las ruedas de prensa porque aun cuando puedan tener el propósito de informar, dado lo que representa el emisor central, en este caso, el jefe del Estado Mexicano, tiene un peso específico que genera intercambio desigual que no abona a un debate libre o equilibrado.

El representante de la CIDH preguntó a Ramírez Cuevas si para las conferencias de prensa presidenciales, como columna vertebral de la política de comunicación del gobierno, se apegaban a los estándares internacionales de verificación de hechos establecidos por el Instituto Poynter. También se le inquirió qué mecanismos tiene el gobierno en caso de equivocación al exhibir a un medio o periodista. El portavoz presidencial dejó sin respuesta las interrogantes.

*arg

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password