Pernos insuficientes y mal puestos, causa del colapso de la L12, concluye DNV

El colapso de la estación Olivos de la Línea 12 fue provocado por el pandeo de las vigas norte y sur, provocado a su vez por la ausencia de suficientes pernos funcionales, es decir, en estado adecuado, según el informe presentado este martes por la empresa noruega DNV.

En conferencia de prensa ofrecida por el gobierno de la Ciudad de México, se dio lectura al resumen ejecutivo del Dictamen Técnico Final del Incidente Ocurrido en la Línea 12,  que informa de las causas de la tragedia ocurrida el pasado 3 de mayo y corresponde a la Fase 2 del servicio de dictamen técnico.

Durante la conferencia, un representante de la empresa DNV y la Secretaria de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, Myriam Urzúa, posaron para la foto portando la gruesa carpeta con el informe de 180 páginas. 

Dice el documento que como resultado de la falta de pernos funcionales en “una longitud significativa”, las vigas que se pandearon “experimentaron condiciones de carga para las que no estaban diseñadas” y actuaron como elementos independientes.

“Como resultado, la estructura compuesta estaba operando como dos vigas paralelas independientes, una viga de concreto y una viga de acero, que experimentaron condiciones de carga para las que no estaban diseñadas”.

“Lo anterior creó condiciones que llevaron a la distorsión del marco transversal central y la iniciación y propagación de grietas de fatiga que redujeron aún más la capacidad de la estructura para soportar la carga”.

El titular de la Secretaría de Obras y Servicios, Jesús Esteva, informó de la entrega del dictamen en un evento en el que no se admitieron preguntas de la prensa.

Este dictamen es consecuente con lo que se informó en el primero, que hizo énfasis en la mala calidad de la soldadura de los llamados pernos Nelson, su insuficiente cantidad e incorrecta ubicación

Este segundo informe indica que “los factores que contribuyeron a la falta de funcionalidad en los pernos incluyen pernos con soldaduras deficientes, pernos faltantes y pernos mal colocados. Los posibles factores que contribuyeron al colapso incluyen deficiencias en las propiedades mecánicas de las vigas y en el diseño del marco transversal que no cumplió con los estándares de diseño AASHTO aplicables”.

Las pruebas aplicadas permitieron concluir, dice el documento, que la calidad y desempeño de las soldaduras de los pernos del tramo en cuestión “no cumplieron con los requerimientos” necesarios y el no retiro del anillo de cerámica de los pernos obstaculizó la posterior inspección visual de las soldaduras. 

Se recordará que en el primer informe preliminar de las causas del colapso la empresa DNV abundó en las numerosas fallas que se detectaron en la colocación de los pernos, que requieren un proceso de soldadura especializada para que las partes de acero y concreto (en este caso) queden unidas como si fuesen una sola pieza y ofrezcan la necesaria resistencia a la carga.

Aunque no fueron las únicas fallas estructurales detectadas, ya que también se informó sobre la mezcla de varias clases de concreto y exceso de peso, así como reparaciones improvisadas y mal ejecutadas.

Por sus resultados, el informe ofrecido hoy nuevamente señala hacia los responsables de la construcción de la obra, realizada durante la jefatura de gobierno del actual canciller, Marcelo Ebrard.

Sin embargo, se recordará que la Fiscalía General de Justicia de la CDMX apunta sus investigaciones a mandos bajos y medios de las empresas constructoras y no a los personajes políticos responsables de la construcción, entre los que también se encuentra Mario Delgado, entonces Secretario de Finanzas y actual presidente nacional de Morena, el partido en el poder.

Otro informe, el del Comité Técnico Asesor, revelado la semana pasada, señala también que hubo fallas en el mantenimiento y se sobrepasó el nivel de carga al cambiar el material de base de los rieles.

Esto significa que la responsabilidad de la tragedia toca a todas las administraciones recientes de la Ciudad de México: a la de Ebrard, por una deficiente construcción, a la de Mancera, por un mantenimiento que incrementó el peso sobre el tramo colapsado y no detectó las fallas estructurales o bien, cerró los ojos ante ellas.

Y a la de Claudia Sheinbaum, que además de tampoco detectar las fallas estructurales o ignorarlas deliberadamente, recortó presupuesto de mantenimiento a todo el Sistema de Transporte Colectivo e hizo caso omiso de las denuncias hechas por vecinos de la zona, que desde octubre de 2020 detectaron daño en el tramo que colapsó.

El resumen ejecutivo entregado este martes señala que el “objetivo de la Fase 2 fue determinar la causa inmediata (mecanismo de falla) que causó el colapso e identificar cualesquiera de los factores contribuyentes. En el análisis de causa raíz (RCA, por sus siglas en inglés) de la Fase 3 determinará los controles, sistemas, prácticas y procedimientos (es decir, las barreras) que fallaron al prevenir que ocurrieran los mecanismos de falla. Los resultados de la Fase 3 se emitirán en un reporte independiente”. 

*ofv

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password