Recomendamos: Los parientes del Presidente, por Francisco Garfias

Foto: Twitter

El presidente López Obrador hablaba para la tribuna cuando dijo que si su hermano Pío resulta culpable de haber financiado ilícitamente a Morena en Chiapas, “que lo castiguen”.

La declaración deriva de la determinación de la Sala Superior del TEPJF de dar luz verde a la indagatoria sobre los videos en los que Pío aparece recibiendo 1.4 millones de pesos “para el movimiento”.

La grabación se hizo en  2015. David León, entonces asesor del gobernador Manuel Velasco, fue captado cuando entregaba el dinero al hermano de López Obrador.

El video estuvo guardado un lustro. En agosto de 2020 lo dio a conocer el periodista Carlos Loret de Mola. Se armó el escándalo. No se habló de otra cosa durante días.

El tema salpicaba a la familia del Presidente, quien hizo del combate a la corrupción el lema central de su campaña para llegar a Palacio Nacional. No sería el único escándalo que involucraba parientes. Vendrían más: los contratos de Pemex a la empresa de su prima Felipa y los “billetazos” al otro hermano, Martín. El caso Pío estuvo en el limbo 14 meses. Estaba ausente de la memoria colectiva, hasta que el fallo del tribunal le puso de nuevo los reflectores. El INE deberá continuar con la indagatoria.

No es la primera vez que el Presidente dice que no establece relaciones de complicidad con nadie ni con los miembros de su familia. Hasta ahora es discurso. Si el fallo final es contrario a Pío, sabremos entonces si el combate a la corrupción es parejo.

Ver más en Excélsior

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password