Para vivir sin violencia, 80% es bienestar y 20% no permitir la corrupción: AMLO; hay confianza en nuestra estrategia, dice

Foto: Cuartoscuro

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador insistió en que su estrategia para enfrentar la violencia es la correcta, y a pesar de lo que algunos piensen, se está avanzando en ella. Desde su perspectiva, para vivir sin violencia depende en un 80% de que haya bienestar y el 20% restante de no permitir la corrupción en los cuerpos policiales, el trabajo coordinado y otras acciones.

“Lo tengo que repetir y repetir, aunque parezca disco rayado: el que haya bienestar en la población. En términos cuantitativos, para vivir en paz se necesita que haya bienestar. Eso representa un 80 por ciento de todas las acciones destinadas a vivir en paz, sin violencia. El 80 por ciento es bienestar. ¿Qué es bienestar? Como la palabra lo indica, estar bien. Es bienestar material y bienestar del alma. El 20 por ciento restante es no permitir la corrupción en los asuntos de seguridad pública, el trabajar de manera coordinada, la perseverancia, la profesionalización de los cuerpos policiacos, el que no haya impunidad, el que no se vincule la delincuencia con la autoridad, el que se controle el contrabando de armas, en fin, una serie de acciones, pero el cimiento principal es el bienestar”, expuso.

El mandatario señaló que para las mentalidades autoritarias es difícil comprender su plan en esta materia, porque sólo le apuestan al uso de la fuerza a pesar de que ya se demostró que eso no funcionó. Agregó que la prueba de que la gente confía en su estrategia es la más reciente encuesta del INEGI que “pasó de noche”, pero en la que según él se tiene una percepción distinta en torno a la seguridad. Y aun cuando ésta se levantó antes de lo ocurrido en Culiacán, aseveró que eso no cambia la nueva percepción que se tiene.

“¿Qué se ha logrado? Pues que la gente tenga confianza en esta estrategia. No lo digo yo, lo dice la última encuesta del INEGI, que pasó de noche, en donde hay una percepción distinta. Claro, la encuesta, se dirá, se hizo, se levantó antes de lo de Culiacán; yo les diría que aún con lo de Culiacán la gente nos sigue teniendo confianza y apoya y respalda la estrategia que estamos aplicando, porque fue muy irresponsable lo que se hizo durante mucho tiempo”, manifestó.

Tras asegurar que en el gobierno de Felipe Calderón el 50% de los fallecidos fueron elementos de las Fuerzas Armadas, López Obrador presentó unas gráficas de la encuesta del INEGI la cual, dijo, no está “cuchareada” como las que sacan El Universal o Reforma.  Aseguró que de acuerdo con esos datos, también se ha reducido el índice de letalidad, esto es, que hay un menor índice de fallecidos y heridos con respecto a los detenidos, cuando en el sexenio de referencia era a la inversa porque se ordenaban masacres.

“Esto no aparece en El Universal ni en el Reforma ni en otros. Para que nos emparejemos, tiene que haber un poco de equilibrio en el manejo de información, porque a veces hay mucho desbalance.  Aquí entramos nosotros, esta es la tendencia. Y es el Inegi, no es una encuesta cuchareada. Porque también parece como que hay amnesia, vamos a refrescar la memoria. Miren esto, fallecidos en agresiones contra autoridades. Heridos, fallecidos, heridos, detenidos. Si ustedes suman detenidos más heridos, son menos que los fallecidos. Este es el índice de letalidad, cuando son más los muertos que los detenidos y que los heridos. Y esto es lo nuestro”,  dijo.

Sin embargo, el presidente se contradijo al ser cuestionado respecto a las cifras delictivas con base en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), donde se reportaron 25 mil 890 homicidios que perfilan al 2019 como el año más violento; al respecto alegó que esa información procede de una tendencia de la estrategia equivocada que se venía aplicando de los gobiernos anteriores y que no es posible cambiar de la noche a la mañana. Insistió en que ya se frenó esa tendencia y poco a poco va bajando.

“Porque venía una tendencia, precisamente por la política equivocada que se impuso desde el 2006, y una tendencia al alza en delitos, sobre todo en homicidios, que pues no se puede bajar de la noche a la mañana. Pero, ¿qué hemos logrado? A ver, aquí están los datos. Aquí llegamos nosotros. Esta era la tendencia. Este es un mes del año pasado, julio del año pasado en homicidios. Nosotros en septiembre, dos mil 825. ¿Qué se logró? Esta era la tendencia, se logró esto, detener y que esto vaya cayendo, pero lo primero era detener esta tendencia, que miren cómo venía. Entonces, ahí vamos poco a poco”, reiteró mientras mostraba los gráficos.

Aseveró que aunque lo critiquen o se diga que es cobarde o que lo humillaron, no va a modificar la estrategia que atiende las causas de la violencia. Según él, prefiere eso y dormir tranquilo a permitir la pérdida de vidas humanas y luego pretextar daños colaterales.

“Entonces, sí hay diferencias, es un cambio de paradigma. No es la guerra, es enfrentar el problema de la inseguridad y de la violencia de otra forma. Entonces, a esto le llaman cobardía, falta de pantalones, de carácter, humillación. Acepto todo, prefiero esto que esto. Quiero tener mi conciencia tranquila, quiero dormir en paz y, además, no poner en riesgo la vida de los mexicanos y no quiero que haya daños colaterales, no quiero que se afecte a los ciudadanos. Esta política no va a cambiar”, sentenció.

arg

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password