No puede haber oposición a un gobierno que sirve al pueblo: AMLO; algunos están un poco desquiciados, dice

Foto: Gobierno de México

Tras reiterar que las comunidades indígenas son una prioridad para su gobierno, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló que además de garantizar su bienestar por medio de los programas sociales de su administración,  serán escuchados, se respetará su voluntad y no habrá imposiciones como en los gobiernos anteriores.

“En comunidades indígenas ya del 100 por ciento de las casas en los pueblos indígenas, 97 por ciento están recibiendo ya un apoyo cuando menos; y voy a lograr, con el apoyo de nuestros servidores, que este mismo año va a ser cien por ciento de apoyo para las comunidades indígenas. Ese es el propósito. Y vamos a respetar siempre la voluntad de los pueblos. No va a haber imposiciones, no vamos a cometer los errores que se cometieron en el pasado, vamos siempre a escuchar a todos, vamos a escuchar al pueblo”, indicó.

Durante una gira por Texcoco, sin mencionar directamente al EZLN sugirió que algunos que se consideran de izquierda no deben confundirse respecto a su administración y compararla con otras ya que, según él, no son iguales. Consideró que esa tendencia obedece a que creían que la  única forma de transformar al país era por la vía armada.

“Yo quiero también decirles que no nos deben de confundir, porque lo que quisieran algunos que se consideran de izquierda -y lo digo de manera respetuosa- es que nosotros hiciéramos lo mismo que hacían los de antes para poder señalar: ‘Ya ven, son lo mismo, son iguales’, quieren meternos a todos en el mismo costal. Yo decía en la campaña y lo repito ahora, a mí me pueden llamar ‘peje’, pero no soy ‘lagarto’. Pero ¿saben por qué esa actitud -no generalizo- de algunos? Porque ellos no creían ni apostaron a que se iba a lograr la transformación de manera pacífica y pensaban que íbamos nosotros a fallar -esto es una interpretación que tengo-  que sólo se podía transformar a México por la vía armada”, adujo.

Según López Obrador, esos que pensaban que no era posible un cambio sin violencia están “un poco desquiciados” y asumen actitudes similares a los de los “conservadores”. A su juicio, la oposición sólo tiene razón de ser con los gobiernos autoritarios y corruptos, pero no debe haberla a uno como el suyo que está al servicio del pueblo y que además, según dijo, es honesto y democrático.

“Los que pensaban que no íbamos a lograr esta transformación sin violencia, pues están un poco desquiciados, los veo muy nerviosos y a veces asumen actitudes de los conservadores. Es lo que se dice a veces, que los extremos se tocan, es decir, la extrema derecha y la extrema izquierda, pero afortunadamente ya muchos, muchos, están reflexionando acerca de que no se puede hacer oposición a un gobierno que está gobernando para servir al pueblo. Si fuese un gobierno minoritario, un gobierno corrupto, un gobierno opresor se tendrían todas las razones para enfrentar a ese gobierno, pero nosotros estamos representando un gobierno honesto, un gobierno democrático, un gobierno humanista”, alegó.

El mandatario arremetió contra quienes se oponen al Tren Maya y tras afirmar que con este proyecto no se va a tumbar “ni un árbol”, acusó que quienes lo cuestionan es porque quieren que quede mal. Reprochó que guardaran silencio cuando las administraciones neoliberales se entregaron miles de hectáreas para la explotación minera.

“No se va a afectar absolutamente nada, no se va tumbar un árbol. Pero ¿por qué esa oposición? Porque quieren que quedemos mal. Yo les pregunto a los que ahora se están oponiendo al Tren Maya: ¿por qué no se opusieron cuando los gobiernos neoliberales entregaron 90 millones de hectáreas para la explotación minera? ¿Saben cuánto entregaron de concesiones para la explotación minera? Repito, 90 millones de hectáreas desde Salinas hasta el último gobierno federal. ¿Saben cuánto tiene nuestro territorio nacional? Doscientos millones de hectáreas y entregaron 90 millones, el 40 por ciento del territorio nacional, y los que ahora se oponen al Tren Maya no dijeron nada absolutamente”, fustigó.

A decir del presidente, la cancelación del aeropuerto de Texcoco fue una decisión tomada con base en la opinión del pueblo y por ello no tiene problemas de conciencia al respecto. Aseguró que lleva más de 40 años luchando por los más pobres del país, mucho antes que los líderes indígenas que ahora lo cuestionan y que según él, no entienden lo que es una verdadera reivindicación de estos pueblos.

“¿Qué pasó con el aeropuerto de Texcoco?, ¿qué dijimos? Que iba una consulta. ¿Y qué dijo la gente? ‘No’ y no se va a construir el aeropuerto de Texcoco. Por eso no tenemos ningún problema de conciencia. ¿Saben? Llevo más de 40 años luchando en favor de los más pobres del país. Terminé la escuela en 1976, terminando la escuela me fui de Director del Instituto Nacional Indigenista a Tabasco, hace 42 años, y trabajé seis años en comunidades indígenas; mientras algunos dirigentes que ahora son defensores de los pueblos indígenas todavía estaban estudiando y no entendían ni han entendido lo que significan las comunidades indígenas, sus demandas y la necesidad de una verdadera, de una auténtica reivindicación”, sentenció.

arg

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password