Monreal: en Morena “nos acercamos a una confrontación inevitable” por sucesión

El senador Ricardo Monreal considera que el apresuramiento de la sucesión presidencial ha conducido a divisiones internas en Morena, una “guerra temprana” que puede conducir a “una confrontación inevitable”, dijo a Reforma.

En la entrevista que Roberto Zamarripa hizo a Monreal, titulada “Acabarán radicales con el País”, el senador expresa que fue un error adelantar la sucesión presidencial, lo que fue precipitado, “fuera de toda lógica institucional y muy alejada de cualquier ortodoxia. Para mí no es oportuna. No fue correcto haberla abierto de esa manera”.

Al respecto, hay que anotar que quien inició ese proceso fue el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien en julio de 2021 mencionó a varios personajes que podrían sustituirlo: Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard, Juan Ramón de la Fuente, Esteban Moctezuma, Tatiana Clouthier y Rocío Nahle. No a Monreal.

Durante la entrevista el senador insiste en evitar un enfrentamiento con López Obrador, de quien dice ser aliado desde hace 24 años. Sin embargo, en diversas partes de sus declaraciones hay implícitas divergencias muy relevantes. Por ejemplo, en el llamado presidencial a evitar el centrismo y a anclarse en la izquierda. Al respecto, Monreal señala que lo que ocurrió en 2018 fue, justamente, un corrimiento al centro, lo que se puede observar en el discurso de esa campaña, que fue distinto al de 2012, y por lo que se logró invitar y atraer a políticos de diversos signos, “incluso de extrema derecha”.

Al respecto, Monreal, quien dice que su perfil es más cercano a un socialdemócrata nórdico, se pronuncia por una izquierda que sea “capaz de dialogar, la que tiene sentido para negociar, la que puede sentarse a escuchar opiniones diversas y hasta encontradas y buscar soluciones para el país, la que prefiere conciliar que confrontar. Una izquierda que lucha por la democracia, por el respeto a los derechos humanos, por el cuidado al medio ambiente, por la justicia”.

Apenas hace unos días el presidente dio un espaldarazo al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, de quien dijo que la mayoría del pueblo lo apoya y él también, “no sólo porque es una autoridad legal, legítimamente constituida… Es un gobernante con principios e ideales”. Pero Monreal no opina igual.

Al hablar de la detención de José Manuel del Río Virgen, el senador señala violaciones a la presunción de inocencia y al debido proceso, y sobre la resolución en su contra para mantenerlo en prisión dijo que es inadmisible que eso suceda en el siglo XXI. Atribuye esa determinación a “un juez de consigna”, quien, junto con el fiscal del estado, “están subordinados al Poder Ejecutivo”.

Sobre el gobernador de Veracruz, señala: “No puedes cambiar simplemente protegiendo a quien está aunque cometa los mismos excesos. Tienes que actuar con congruencia, aunque te señalen y te cuestionen por defender causas justas. Yo no soy del coro de aplaudidores sólo por el simple hecho de provenir de un movimiento”.

Y remata con mucha claridad: “Como miembros de Morena deberíamos pedirle cuentas a quienes están mal gobernando en municipios o entidades federativas. No podemos solapar excesos, eso no es por lo que luchamos”.

Acerca de la disputa al interior de Morena, Monreal advierte que con la sucesión abierta se “están generando divisiones internas, diferencias profundas que pueden conducir a confrontaciones políticas insalvables, en detrimento del propio movimiento”. Y advirtió con claridad: “Nos acercamos a una confrontación inevitable”.

A la situación del partido en el proceso de sucesión la describe como “una guerra temprana” que se agudizará si no hay reglas claras ni compromisos políticos, por lo que “no se requiere ser tan sabio para prever que esto puede terminar mal”.

Monreal dice estar en una encrucijada ya que “grupos y facciones han distorsionado este proceso que pudiera ser democrático y ejemplar”, e insiste en que luchará por la democratización del partido.

Señala las condiciones inequitativas en que lucha al interior de la organización: “Voy a luchar al interior del partido, aunque no creo que en igualdad de circunstancias porque no las hay, no hay piso parejo, pero voy a intentar luchar”.

Acerca de Claudia Sheinbaum, dijo que no hay enemistad, que sólo tienen “puntos de vista diferentes, a pesar de su condición y cercanía con el presidente. Estoy luchando abajo e intentando que el debate de las ideas predomine por encima de esta liquidación y este aniquilamiento que pretenden instaurar facciones en Morena.

Reconoce el peso de las señales que envía López Obrador: “Cualquier expresión en favor de uno u otro es muy pesada y, obviamente, si a una se le apapacha, si al otro se le reconoce y a uno más se le ignora y se le congela, pues la expresión de la militancia es reflejo de lo que él está expresando”.

En su carrera política, menciona, “he caminado contra corriente: nunca la nomenclatura, nunca el poder público en función ha sido mi aliado, mi promotor o mi patrocinador. Nunca he corrido con esa ventaja, siempre he caminado en desventaja. Ahora no es la excepción.

Al respecto recuerda cuando en 1998 salió del PRI para ser candidato a gobernador de Zacatecas por el PRD, elección que ganó. Cuando se le pregunta sobre la posibilidad de ser candidato por un partido de oposición, responde: “Espero que no. Ya pasé una historia con un presidente de la República, espero que no. Mi vida ha sido siempre cuesta arriba, formada en la adversidad, lo sabe la gente. Gracias al pueblo, a los ciudadanos, he ganado y he logrado transitar en mis distintos cargos públicos. Pero ha sido la ciudadanía la que me ha sacado; nunca ha sido ni la nomenclatura de un partido ni la cúpula de un poder”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password