México, primer lugar mundial en orfandad por COVID-19

Fotografía: Cuartoscuro

Cuantitativamente, México es el país en el que más niños han perdido a alguno de sus padres o cuidadores debido a la pandemia de COVID-19, pues más de 200 mil menores han perdido a un cuidador principal o secundario.

“Una trágica consecuencia del alto número de muertes de adultos es el alto número de niños que pudieron haber perdido a sus padres y cuidadores debido al Covid-19, como ocurrió durante las pandemias de VIH/SIDA, ébola, y la de influenza en 1918”, dice un estudio publicado en la revista The Lancet,

De acuerdo al documento, en México 131 mil 325 niños, es decir, menores de 18 años, quedaron huérfanos luego de la muerte de al menos uno de sus padres o cuidadores principales (padre o madre).

Pero, si se añade la cantidad de menores que perdieron a algún cuidador secundario (abuelos, hermanos mayores, tíos), la cifra sube a 203 mil 549.

Esta cantidad de menores huérfanos pone a México en el primer lugar mundial en este rubro, por encima de la India, Brasil y Estados Unidos, aun cuando en dichos países la cantidad de fallecimientos es mayor, ya que por muertes, México es el cuarto lugar mundial.

En proporción con la cantidad de menores que hay en México, hay una tasa de 3.3 niños por cada mil que perdieron a sus cuidadores principales, y 5.1 por cada mil que perdieron a cuidadores secundarios.

El estudio recopila datos del 1 de marzo de 2020 al 30 de abril de 2021. Es decir, que  no considera los menores que hayan quedado huérfanos en los últimos dos meses y medio, por lo que en los hechos, la cantidad es ligeramente mayor.

En comparación con el caso de México, el documento cita el caso de Perú, en el que un total de 136 mil niños se quedaron sin sus cuidadores principales o secundarios. Por la diferencia poblacional, aunque la cantidad es menor que en México, la tasa es mayor, pues es de 14.1 niños por cada mil. Si se considera sólo la pérdida de un cuidador principal, la tasa de Perú es de 9.6 niños por cada mil.

El análisis de los datos busca dejar en claro que los niños pueden resultar víctimas de la pandemia aún cuando no hayan enfermado o muerto, pues el hecho de perder a sus cuidadores se debe considerar también un impacto negativo.

El texto manifiesta que hasta ahora, la mayor parte de la atención se ha centrado en los adultos, pues son los que resultan con mayores afectaciones directas, en contagios y muertes, pero no se debe olvidar la indirecta consecuencia sobre los menores.

Informa también que a nivel mundial son ya un millón 134 mil niños los que quedaron en la orfandad al perder un cuidador principal y si se suman los que perdieron un cuidador secundario la cifra sube un millón 562 mil.

*ofv

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password