López Obrador, ahora en pos de presunto tesoro de Porfirio Díaz

El presidente Andrés Manuel López Obrador, pese a falta de evidencias, ordenó al titular de la secretaría de Hacienda, Arturo Herrera, informar sobre un supuesto fondo que Porfirio Díaz Mori dejó a los mexicanos, especialmente a los pueblos originarios. Cuando menos hay un trabajo que desmiente esa versión.

A pregunta de Arturo Pavón, de El Chapucero Network (sic), sobre un tesoro depositado en cuentas extranjeras desde 1910-1920 y que pudiera ser “repatriado, digamos, en apoyo a la Cuarta Transformación para repartirlo entre la gente necesitada”, el presidente dijo que han escuchado de ellos, pero que no hay pruebas de su veracidad.

“Hemos escuchado esa versión ya en otras ocasiones, pero no tenemos evidencias, no hay pruebas de que esto sea real. Desde luego no cerramos ningún expediente que tenga que ver con estos hechos, con la posibilidad de que haya dinero en el extranjero que sea de México. Eso no prescribe. Si se investiga, si se tienen elementos, si hay pruebas, si es real, pues entonces el gobierno actuaría para demandar la devolución de esa riqueza en beneficio del pueblo de México. Pero no hay ahora mayor información sobre eso”.

Dijo que ha habido “gente seria” que le ha pedido investigar el asunto, por lo que ha pedido al titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera, que investigue, pero “hasta ahora no ha habido nada”.

Pese a ello, pidió que Herrera informe sobre el asunto: “Que un día esté aquí y explique sobre estas cuentas: si son reales, si existen, no existen, que dé una explicación”.

Y no sólo esa cuenta, sino López Obrador dijo que deberían investigarse otras, como las del líder del sindicato petrolero Joaquín Hernández Galicia, la Quina, y otros personajes, sobre las que informara el secretario de Hacienda.

Al comentar la noticia, el historiador Alejandro Rosas escribió en Twitter: “Chale, ya solo le falta ordenar al Ejército que busquen el tesoro de Moctezuma. ¿Dónde están sus asesores en historia?”.

El año pasado el tema del presunto tesoro de Porfirio Díaz fue mencionado por Mauricio Montijo Lucero, quien presuntamente es administrador y agente liquidador en el Fondo Mixto Privado de Patrimonio Autónomo, quien en una entrevista con Ricardo Rocha afirmó que el dictador dejó un tesoro oculto que asciende a 822 billones de pesos en monedas de oro, centenarios, con los que, afirmó, a cada mexicano le tocarían entre 47 mil y 82 mil pesos.

Según Montijo Lucero, el presidente mexicano (en numerosas ocasiones condenado por López Obrador) depositó en el extranjero como inversión a largo plazo 50 millones de pesos oro para el pago de la deuda pública agraria de los pueblos originarios.

También afirmó que el Banco de México y la SHCP han mantenido en secreto el tesoro, que supuestamente es custodiado en el extranjero por el Fondo Monetario Internacional, y que lo han ocultado incluso a los presidentes. Según la versión de Montijo, esos recursos los dejó Díaz para que fueran distribuidos un siglo después y que los principales beneficiarios serían los pueblos originarios.

Montijo Lucero no terminó allí: dijo que dio información del asunto a Alfonso Romo, entonces jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, quien quedó de entregársela a López Obrador, y que debería ser investigado por la Fiscalía General de la República.

Al difundirse esta versión, en agosto de 2020 en change.org se recolectaron firmas (2 mil 859 para ser exactos) para apoyar la solicitud de que López Obrador recibiera a Montijo Lucero.

Desde hace meses en un artículo el economista Sergio Negrete Cárdenas desmintió con datos y detalles la historia de Montijo Lucero. Concluye de la siguiente forma: “Lo realmente llamativo de toda esta historia es que semejantes farsas sin pies ni cabeza encuentren un público, quizá ávido de buenas noticias en un entorno económico que no es precisamente favorable”.

Pero ahora, mientras los problemas económicos se agravan, López Obrador ordena al secretario de Hacienda informar sobre el supuesto tesoro que Porfirio Díaz dejó como herencia a los mexicanos de un siglo después.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password