López-Gatell: neoliberalismo, culpable del deterioro de la salud

En un discurso más enfocado para los oídos del presidente Andrés Manuel López Obrador que para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el subsecretario Hugo López-Gatell afirmó que al neoliberalismo se debe el deterioro de la salud de los pueblos.

En su intervención en la edición 75 de la Asamblea Mundial de la Salud, organizada por la OMS y realizado en Ginebra, el funcionario mexicano, en total armonía con el discurso presidencial, culpó al neoliberalismo de todos los males, por supuesto entre ellos la salud.

A un día de que el presidente declarara que durante su gobierno no ha habido un rico que haya perdido dinero, López-Gatell dijo que “el neoliberalismo, como doctrina y como sistema, se ha justificado con el dogma de que el sector privado es invariablemente más eficiente que el público, y que es deber de los gobiernos nacionales limitarse a regular e intervenir sólo para compensar las llamadas fallas del mercado’’.

Mientras en México ha aumentado el número de pobres bajo el gobierno de López Obrador ha aumentado el número de pobres, López-Gatell dijo en Ginebra: “Los efectos negativos de este modelo son enormes: en las últimas cuatro décadas se han exacerbado y perpetrado las desigualdades sociales al interior de los Estados miembro, las regiones y el mundo”.

Cuando en el país hay luchas ambientalistas contra obras como el Tren Maya, se ha destruido el sistema de salud y de abasto de medicamentos anteriores a cambio de nada, mientras el gobierno cuida a bandas delictivas y se disminuyen los presupuestos a cultura, el subsecretario afirmó sobre su descripción neoliberal: “Este escenario funesto conduce a la precarización de las relaciones laborales, la degradación de los ecosistemas, el desmantelamiento de los sistemas de bienestar, a la inseguridad alimentaria, al incremento de la violencia y a la erosión de la riqueza cultural. Consecuentemente se ha deteriorado la salud de nuestros pueblos’’.

Presuntamente en sentido contrario, y mientras menudean casos de corrupción y los de administraciones anteriores permanecen impunes, además de que los vínculos con grupo empresariales están presentes hasta el conflicto de interés, López-Gatell dijo: “El gobierno de México impulsa la transformación de la vida pública orientado por dos principios fundamentales: la aspiración de eliminar la corrupción estructural y el empeño de separar al poder público del poder económico para promover, proteger y defender el interés público’’.

Frente al evidente fracaso del Instituto de Salud para el Bienestar y la puesta en marcha del IMSS-Bienestar, el funcionario comentó: “En este contexto hemos avanzado en la transformación del sistema nacional de salud y la atención de los determinantes sociales de la salud’’.

López-Gatell, principal responsable de la estrategia contra la Covid-19 que ha costado más de 600 mil muertes por esa enfermedad, que es 10 veces la cifra que citó como “escenario catastrófico”, ofreció tres lecciones para justificar su deficiente labor: el mayor factor de riesgo son los estilos de vida propiciados por el neoliberalismo; se deben cerrar las brechas de las desigualdades socioeconómicas y establecer sistemas públicos de salud de cobertura universal y gratuitos.

Después se fue contra las empresas multinacionales de alimentos y bebidas procesadas, de sucedáneos de la leche materna, así como de tabaco y alcohol.

Pese a la evidente debacle del sistema de salud, que está en las antípodas del danés prometido por López Obrador, López-Gatell se atrevió a presumir: “México está a disposición de la Organización Mundial de la Salud y de la comunidad global para compartir sus experiencias, retos y logros con el mejor ánimo de construir puentes de solidaridad y colaboración que nos ayuden a lograr estas metas comunes en beneficio de nuestros pueblos’’.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password