Recomendamos: INE-Veracruz: dictadura política, por Martín Moreno-Durán

Foto: Twitter

Más allá de las reyertas internas en Morena por definir a su candidato(a) presidencial –no se hagan bolas, diría el clásico: la favorita de AMLO es Claudia Sheinbaum–, lo realmente grave y que amenaza a nuestra democracia son las embestidas dictatoriales ordenadas, impulsadas y solapadas desde Palacio Nacional. Y si alguien piensa que López Obrador es ajeno, por ejemplo, a los ataques contra los consejeros del INE, no tiene la menor idea de lo que está ocurriendo en México.

Sí: desde Palacio Nacional se ha diseñado y practicado una dictadura política que en sólo tres años ha minado los órganos autónomos del país que servían de contrapeso al siempre desbocado poder presidencial que corrompe a muchos, marea a casi todos y envilece a no pocos mandatarios. La construcción de una presidencia autoritaria con AMLO al frente es, se quiera o no reconocer, un retroceso democrático del cual hoy sufrimos las consecuencias y no serán pocos los años que deberán discurrir para recuperar esos espacios que han servido como equilibrios del Presidente en turno.

Y los dos ejemplos más claros se dan, primero, con la embestida oficialista en contra del Instituto Nacional Electoral (INE), y segundo, en el estado donde mal gobierna uno de los favoritos de AMLO: Cuitláhuac García, a quien públicamente López Obrador califica –en broma macabra–, como “uno de los mejores gobernadores que ha tenido Veracruz”. Vaya cinismo.

Al INE, López Obrador –bajo la influencia directa de Manuel Bartlett–, pretende desmantelarlo para que sea el propio Gobierno quien organice, maneje y controle las elecciones, como en los tiempos dorados del priato. Seamos claros: AMLO y su régimen quieren controlar las próximas elecciones presidenciales del 2024, y por eso buscan apoderarse del Instituto, uno de los pilares de la democracia mexicana y que, inclusive, está por encima de López Obrador en cuanto a confianza ciudadana, algo que, dicho sea de paso, tampoco tolera el ego de AMLO.

Y en Veracruz, el Gobierno de Cuitláhuac está encarcelando a los opositores. Sí, como también ocurre en Nicaragua. Y ha sucedido en Cuba y Venezuela. A la oposición se le mantiene amenazada con ir a prisión si protestan por la pésima administración de García. Todo, con la complacencia del Presidente de la República.

¿Cómo se debe calificar cuando un gobierno pretende eliminar a la autoridad electoral para erigirse en juez y parte de las elecciones? Dictadura política.

¿Cómo se debe calificar cuando un Gobernador ordena que encarcelen a los opositores a su gobierno? Dictadura política.

Y esa dictadura política –que no la ven quienes no la quieren ver– ha llegado a México.

INE. “Morena está a favor de que las funciones que hoy hace el INE, regresen a la secretaría de Gobernación”. (La Razón/Jorge Chaparro/ 26-Mayo-2021).  La declaración es de Sergio Gutiérrez Luna, entonces representante de Morena ante el INE. Sí, el mismo personaje que hoy, en su calidad de presidente de la Cámara de Diputados, denunció penalmente ante la FGR a seis consejeros del INE encabezados por Lorenzo Córdova por aplazar la consulta de revocación de mandato presidencial.

AMLO y Morena quieren o amagan con encarcelar a los consejeros que consideran opositores, bajo el tufo de una dictadura política encaminada más rumbo al 2024 –elección presidencial– que al 2022  –Revocación de Mandato–. Córdova, Ciro Murayama, Dania Paola Ravel Cuevas, Jaime Rivera Velázquez, José Roberto Ruiz Saldaña y Beatriz Claudia Zavala Pérez, así como el secretario ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo Molina, son declarados públicamente enemigos de la 4T y atacados, a coro, por gobernadores, por Sheinbaum, Ebrard y todo aquel que quiera quedar bien con AMLO, quien desde Palacio Nacional ataca un día sí y otro también al INE.

No nos equivoquemos:

La tramposa Revocación de Mandato solamente es el pretexto para atacar al INE. El fondo es apoderarse del Instituto para que AMLO y Morena controlen las próximas elecciones presidenciales. Y no es suposición ni teoría. No. Allí está lo dicho claramente por Gutiérrez Luna en mayo pasado: que Gobernación maneje las elecciones.

Ya lo avisaron: quieren controlar las elecciones.

Si perdemos al INE, perdemos la democracia.

Así operan las dictaduras.

VERACRUZ. La expresidenta del Instituto de Acceso a la Información local, un líder del PAN, un empresario, diputados, alcaldes, dirigentes de organizaciones sociales y más de veinte opositores al Gobernador Cuitláhuac García, hoy están en prisión. Su delito: oponerse a las arbitrariedades de García quien, fiel reflejo de AMLO, pretende gobernar sin respeto a las leyes.

A los opositores encarcelados se ha sumado el secretario técnico de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, José Manuel del Río Virgen, operador político y cercano no sólo al senador morenista Ricardo Monreal, sino también al líder de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, bajo una acusación que hasta ahora no se ha podido comprobar: participar en el homicidio de René Tovar, candidato de MC a presidente municipal. Vamos, ni siquiera ha habido una acusación formal. Del Río Virgen fue llevado de manera ilegal al penal de Pacho Viejo.

¿Por qué encarcelar a del Río Virgen?

Hay que conocer un antecedente clave:

Monreal ha exhibido e insistido en que el Gobernador veracruzano viola los derechos humanos y ejerce una represión abierta en la entidad. El 18 de diciembre pasado, un Juez federal ordenó la liberación de seis jóvenes que permanecían encarcelados desde septiembre, acusados de un delito inventado por Cuitláhuac García: “ultrajes a la autoridad”… aunque se carezcan de pruebas.

Debido a la defensa legal y política de Monreal, los jóvenes fueron liberados, lo cual provocó la furia de Cuitláhuac, quien sin medir consecuencias y envalentonado por la gracia que recibe desde Palacio Nacional, ordenó en represalia detener a del Río Virgen para, de paso, minar a dos políticos que no están del todo alineados con AMLO: Monreal y Dante Delgado. El golpeteo por la designación del candidato de Morena en 2024 ha generado una batalla interna a muerte.

Sin embargo, lo que nos debe preocupar –y mucho– no es la noche de los cuchillos largos que se ha desatado dentro de Morena por la sucesión presidencial. Esa es bronca de ellos. Lo que realmente debe alertarnos es esa dictadura política que el morenista Cuitláhuac García ha instaurado en Veracruz: encarcelar a sus rivales opositores.

Ya lo avisaron: opositores a prisión.

Como en Nicaragua.

Así operan las dictaduras.

Ver más en Sin Embargo

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password