El INAI ordena a Presidencia entregar datos sobre ciberacarreo; García Vilchis se basó en dos fanáticos de AMLO

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a la Presidencia de la República aclarar las herramientas que utilizó para ubicar bots y ciberacarreo en redes sociales y su análisis, cifras que presentó el 16 de febrero en la sección “Quién es quién en las mentiras de la semana”. Pero entonces su base fueron citas de un par de fanáticos de Andrés Manuel López Obrador y nada más.

El Pleno del INAI aprobó, de manera unánime, solicitarle la información referida a la Oficina de la Presidencia de la República, que con anterioridad la entregó incompleta a un ciudadano que pidió tanto el método como las herramientas con las que se realizó el supuesto análisis que presentó Ana Elizabeth García Vilchis en la sección referida sobre bots y cuentas automatizadas.

Como respuesta, la Presidencia se limitó a decir que usó la metodología Poynter, recomendada por la Relatoría de la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con la que se identifican fuentes confiables en una verificación de hechos.

Empero, el solicitante se inconformó con la respuesta de Presidencia porque no incluyó las herramientas utilizadas ni el análisis respectivo. En ello estuvo de acuerdo el comisionado ponente, Adrián Alcalá Méndez, quien consideró que el sujeto obligado debe entregar la información respectiva, en lo que fue respaldado por sus compañeros del INAI.

Alcalá Méndez consideró que para lo declarado en la conferencia de prensa presidencial sobre bots y ciberacarreo, la Presidencia tuvo que haber hecho una investigación y producir un soporte documental para sustentar lo afirmado por García Vilchis.

Después de que el viernes 11 de febrero el presidente Andrés Manuel López Obrador presentara, de manera ilegal, los presuntos ingresos de Carlos Loret de Mola, por la noche se realizó en Twitter un Space al que se integraron más de 60 mil personas, lo que fue un fenómeno mundial, además de que se viralizó el hashtag #TodosSomosLoret durante el fin de semana.

Eso condujo a que desde la Presidencia de la República se intentará minimizar el hecho. Así, el miércoles 16 de febrero García Vilchis se lanzó al ataque: afirmó que existe el ciberacarreo, para lo cual se utilizan bots. Para validar su dicho no mencionó la metodología Poynter ni nada remotamente parecido, sino comentarios de un par de fanáticos de López Obrador en Twitter: primero, Marco Antonio Becerra Bonilla, quien afirmó que 44 mil de los asistentes fueron invitados desde una cuenta árabe (lo que después fue ampliamente desmentido) y, segundo, Fabrizio Mejía, quien cree que la censura debe ser como la que se practicaba en tiempo de Porfirio Díaz o de otra forma no lo es.

Es decir, los dichos de García Vilchis sobre bots y ciberacarreo no se sustentaron en ninguna metodología con un mínimo de rigor, sino, como ella misma reveló el 16 de febrero, en declaraciones de un par de adictos a López Obrador que no cuentan con ninguna credencial ni autoridad en la materia.

Ahora la Presidencia de la República deberá entregar la información al respecto.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password