En la impunidad, muertes por la aplicación de medicamento contaminado en hospital de Pemex en Tabasco

Foto: Apro

A un año de distancia, continúan sin esclarecerse las muertes por la aplicación de heparina sódica en mal estado en el hospital regional de Pemex en Villahermosa, Tabasco; las investigaciones judiciales se encuentran estancadas y por lo tanto no hay ningún responsable por estos hechos. Asimismo, las dependencias involucradas  han decidido reservar por cinco años la información relacionada con este caso.

De acuerdo con un reportaje de Animal Político, en la Fiscalía de Tabasco  fueron abiertas algunas carpetas por homicidio, pero hasta el momento nadie ha sido detenido ni llamado a declarar por las muertes en el hospital de Pemex. Tal es el caso de Javier Acosta, cuya viuda, ni siquiera ha recibido la pensión correspondiente por parte de la empresa paraestatal.

Tampoco existen avances en la investigación que tiene a su cargo la Fiscalía General de la República (FGR), por el delito de fraude contra quien resulte responsable por la adquisición de la heparina sódica adulterada que causó la muerte de al menos ocho personas. Tras casi 12 meses, no ha rendido un solo informe sobre este asunto.

Más aún, la FGR reservó por cinco años toda la información relacionada con estas indagatorias, y por la misma razón, se ha negado a proporcionar una versión pública de este expediente.

Pemex también se ha conducido con opacidad en este caso, pues también clasificó como reservada la información relacionada con los contratos de adquisición de la heparina sódica que se suministró a los pacientes que perdieron la vida; alegó que tales datos forman parte de una investigación judicial en desarrollo.

Aun cuando el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI),  tras un recurso de revisión, ordenó a Pemex revocar dicha reserva y entregar la información a los peticionarios, la empresa no ha cumplido.

A su vez, la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) reservó, también por cinco años, la información sobre la procedencia del lote de heparina sódica que causó la muerte de los pacientes del hospital de Pemex. Lo anterior, a pesar de que el propio organismo emitió una alerta sanitaria a todas las farmacias del país para retirar el producto.

Cabe recordar que desde marzo del año pasado, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ofreció que el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, informaría sobre las muertes en el hospital regional de Villahermosa, pero hasta la fecha esto no ha sucedido. Asimismo, cada vez que se cuestiona a Romero sobre este asunto, evade las preguntas y aduce secrecía de las investigaciones.

La empresa ni siquiera ha sido clara con respecto al número de pacientes fallecidos y afectados por el suministro de la heparina sódica: en sus comunicados sólo reconoce ocho muertes, pero familiares de los pacientes aseguran que son más, ya que algunos no murieron durante su estancia en el hospital, sino tiempo después por las secuelas que les dejó el fármaco.

Tampoco hay concuerdan sus cifras respecto a los pacientes con daños por la aplicación del medicamento. En su último boletín se habló de 50, cuando en los anteriores se había manejado la cifra de 67.

arg

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password