Identifican restos de estudiante de Ayotzinapa, pero aún no hay otra verdad

FGR

La Fiscalía General de la República (FGR) informó que halló e identificó los restos de uno de los estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014. Según presumió, “con este nuevo hallazgo (…) la verdad histórica se acabó”, aunque no ha aportado un relato de lo ocurrido.

Los restos fueron encontrados en Cocula en un punto llamado Barranca de la Carnicería, Ejido de Cocula, que se encuentra a 800 metros del basurero del municipio. Según se informó, la Unidad Especializada en Investigación y Litigación del Caso Ayotzinapa (UEILCA) hizo una búsqueda en ese lugar en noviembre del año pasado. Allí fueron hallados 15 indicios, que fueron analizados en febrero de este año por los servicios periciales de la FGR, ante representantes de las familias y especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Tras esa revisión se decidió que seis de las piezas podían ser utilizadas para realizarles análisis genéticos. Por ello fueron llevadas al Instituto de Genética de Innsbruck, en Austria, donde ya habían sido identificados los restos de dos estudiantes de la Normal de Ayotzinapa.

El mes pasado la Universidad de Innsbruck informó a las autoridades mexicanas de los resultados: una de las piezas es de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, unos de los estudiantes desaparecidos en septiembre de 2014. Esto fue confirmado por un análisis hecho por el EAAF. De esto fue informada la familia del alumno de la Normal de Ayotzinapa.

Sin embargo, en la información presentada por la FGR no se detalla el estado de los restos hallados (por ejemplo, si estaban calcinados) ni cómo llegaron a ese lugar, sobre lo que dice tener líneas de investigación pero que necesitan “consolidarse”.

Según dijo Omar Gómez Trejo, titular de la UEILCA, “a más de cinco años de los hechos, ha sido identificado un resto humano perteneciente a una de las víctimas. Éste, además, no fue tirado ni encontrado en el basurero de Cocula ni en el río San Juan, tal y conforme a la versión que, pública y judicialmente, sostuvo la anterior administración. Con este nuevo hallazgo, como lo señaló el fiscal general de la República, el doctor Alejandro Gertz Manero, la verdad histórica se acabó. Y enfatizo: el caso sigue abierto. Con estas acciones, hacemos patente que el compromiso de garantía de justicia y verdad en el caso será cumplido”.

Según Gómez Trejo, con este hallazgo las autoridades actuales han roto con “el pacto de impunidad y de silencio que rodeaba el caso Ayotzinapa, y que “esta es una nueva identificación que rompe con la narrativa de una mentira que cerró más posibilidades de buscar y encontrar”. Sin embargo, hasta el momento no hay ningún relato distinto al expuesto por la antigua Procuraduría General de la República.

Asimismo, Gómez Trejo afirmó que más restos, escogidos por la FGR y el EAAF, serán enviados a Innsbruck para su análisis.

Por su parte, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, afirmó que “vamos a asumir el compromiso de que nosotros no vamos a inventar una nueva verdad histórica porque lo que tenemos que hacer es justicia con los familiares de Ayotzinapa”.

Y también dijo que “desde un principio dije que en el caso Ayotzinapa la única verdad es que no había verdad. Hoy se abre una ruta para ello y seguramente encontraremos reacciones con las que intentarán desacreditar los avances obtenidos en la investigación”.

También informó que el próximo viernes se llevará a cabo una reunión entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y los padres de los jóvenes normalistas desaparecidos en Iguala en 2014.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password