Héctor Suárez se mimetizó con el mexicano como ningún otro actor: Suárez Gomís

Héctor Suárez “se mimetizaba con el mexicano. Creo que no ha habido otro actor, hasta el momento, que lo haya logrado así”, afirmó el hijo del actor, Héctor Suárez Gomís, a etcétera en una conversación acerca de su más reciente libro y de la situación política actual.

En una entrevista con Marco Levario, director de etcétera, el actor y director de teatro habló de su libro Gracias, papá. Una historia de amor, que ya va en su tercera edición, al que considera “un homenaje a las grandes enseñanzas que me dejó este maestro que la vida me dio”.

Acerca de la razón de escribir el libro, Suárez Gomís explicó: “A mí lo que me apasiona es que conozcan a mi papá, porque la gente cree que conoce a la gente pública por las entrevistas o por lo que ven en la tele, en el teatro, y no. Este hombre era de verdad una persona muy amorosa, muy generosa, muy tierna, muy cándida, que todo el tiempo nos hablaba y nos trataba con amor. Además, tenía una sabiduría sui géneris que yo quería compartir con la gente”.

Suárez Gomís recordó que nació en una familia acomodada debido a que su padre había ganado mucho dinero, lo cual le permitió llevar a su familia a viajes y a visitar numerosos museos. Sin embargo, pese a esa condición su padre nunca pudo olvidar, sino al contrario, su barrio de origen: la colonia Obrera.

También mencionó la importancia que tuvo su abuela, de la que dijo que para el actor “era su estandarte; era la persona más importante en su vida, quien lo educó. Era una mujer con una filosofía y una sabiduría de barrio muy sui géneris”.

En opinión de Suárez Gomís, buena parte del éxito de su padre se debe a aquellas raíces, por los 25 años que vivió en la colonia Obrera y por todos los amigos de su barrio, “a los que nunca olvidó”. Recordó que por ello también a él lo llevó allí y “me dio unos baños de barrio”, donde aprendió el valor de la lealtad en ese lugar de origen.

Al hablar de los diversos papeles que interpretó su padre, especialmente en el cine en filmes como Mecánica nacional, Lagunilla mi barrio y El Mil Usos, Suárez Gomís destacó que por su origen su padre pudo lograr lo que ningún otro a su nivel: “Se mimetizaba con el mexicano. Creo que no ha habido otro actor, hasta el momento, que lo haya logrado así. Yo estoy seguro que es por sus raíces, por esos 25 años que vivió en la colonia Obrera”.

Pero para lograrlo también tuvo que prepararse intensamente: Suárez Gomís mencionó que cuando Ricardo Garibay le dio el guion de El Mil Usos se volvió loco, y tomó con tanta seriedad el pape que se fue a vivir a Tlaxcala con los indígenas para no caer en el cliché de hacer solamente “la voz de indito”.

Gracias a todo ello, consideró que su padre hacía muy bien lo que desea todo artista: que la pantalla de cine se transforme en un espejo.

Acerca de su relación familiar, Suárez Gomís comentó que la vertiente cultural se las debe a su madre y a su tía, Pepita y Anamari Gomís, mientras que el lado artístico a su padre, quien lo llevó a recorrer, por ejemplo, legendarios cabarets y centros de la vida noctura.

Con afecto, el autor del libro rememoró que alguna ocasión, la primera, le dijo “cabrón” a su padre, quien le respondió: “Hijo: tú me puedes decir cabrón todas las veces que quieras, y eres mi mejor amigo”.

Dijo que así se llevaron toda la vida, y destacó que se trataba de “un hombre que, a pesar de ese rostro tan duro, era increíblemente tierno, dulce, cariñoso”.

No todo el pueblo es bueno

Por otra parte, la conversación entre Suárez Gomís y Levario derivó en la situación política del país, debido a que el actor y director de teatro ha tenido diversas discusiones en Twitter por sus opiniones contrarias al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Al recordar cuando empezó Twitter, dijo que era “como la preparatoria más grande del mundo: todo el mundo echaba relajo y yo me divertía muchísimo.  Podías poner tu opinión del momento político que estaba viviendo el país, y yo siempre lo ponía. Me tocó Calderón, al que yo apodé ‘Milhouse’ todo el tiempo porque es idéntico a este personaje de Los Simpson. Después tocó Peña Nieto, que todo mundo criticábamos lo que hacía y nadie te caía encima”.

Sin embargo, esa situación cambió con el arribo de López Obrador al poder: “Tiene una jauría que parece que está en un estadio y te están lanzando orines, porque además no tienen siquiera tantito ingenio para poder discutir. Nada más es insultarte porque a ellos los prepararon y les dijeron: ‘Mira, mientras tú lo insultes, mientras le digas que su trabajo es una porquería y que él como persona no sirve, vas a ir disminuyendo su autoestima. Va a llegar el momento en que ya no escriba y a lo mejor hasta se sale de esta red social’”.

Sin embargo, comentó que eso no va con él: “Pero conmigo, como decía mi papá: ‘A mí me la redonfelipenjuagan’. Entonces, como no me hace daño lo que ellos dicen, yo me divierto mucho y me encanta contestarles. Lo que más me encanta es lanzar anzuelos porque los muerden todos (…) Todos están balando en la misma tonada”.

Suárez Gomís fue muy crítico con el discurso populista del presidente: “Eso de que el pueblo —y lo voy a decir con todo el amor y el respeto de mi vida—es bueno y sabio es una mentira bien grande. No todo el pueblo es bueno y no todo el pueblo es sabio. ¿Cuál es el promedio de escolaridad de nuestro país? ¿Segundo de primaria, tercero? Es imposible estar informado y ser sabio, y leer y entonces poder discernir, poder empaparte de todo y poder tomar una decisión. Por eso somos tan indecisos en este país y en Latinoamérica, y a todos esos indecisos les dan atole con el dedo, y dicen: ‘Ay, esto ya cambió’, y nos ven como enemigos a los que no les creemos a quienes les están dando de comer mentiras”.

Consideró que en México se ha pasado de “una dictadura disfrazada llamada PRI” a “un supuesto cambio” encabezado por un hombre que “va a cambiarlo absolutamente todo, y no. Él trae un discurso muy bien planteado que le dijeron en el Foro de Sao Paulo, y repite exactamente lo mismo que Chávez”.

Además, tachó a López Obrador de “un demagogo, un tirano” que lidera lo que piensa que “es el peor gobierno del que yo tengo recuerdo”.

Sobre sus deseos para el país, dijo: “Me encantaría ver a México bien, creciendo chingón, y que no esté dividido, y que no esté alguien en el poder con un discurso de división. Un verdadero líder une a su gente, no la divide, y acepta cuando se equivoca, sabe decir ‘la cagué, y voy a hacerlo mejor, perdónenme’. Ese es un verdadero líder; este güey es… pues salió del Foro de Sao Paulo, es lo mismo que han hecho Hugo Chávez y los populistas”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password