Hasta la CNDH rechaza las declaraciones de John Ackerman

Cuartoscuro

Después de las acusaciones de “sicarios mediáticos” que John Ackerman hizo contra periodistas tras el atentado contra Omar García Harfuch el pasado viernes, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dijo rechazar categóricamente esas declaraciones.

El viernes pasado, tras el tiroteo que costó tres vidas y que el secretario de Seguridad Ciudadana de la capital, el conductor de televisión aprovechó para colocar en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: “Los sicarios del narco son la contracara del sicariato mediático. Buscan desestabilizar a toda costa”.

Esa declaración fue de inmediato reprobada por muchos en Twitter, como el Comité Para la Protección a los Periodistas y Reporteros Sin Fronteras. Sin embargo, en posteriores tuits Ackerman insistió en su dicho y hasta atacó a esas organizaciones internacionales.

Desde una semana atrás la que utilizó la expresión “sicarios mediáticos” originalmente fue la esposa del locutor, Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, quien recibió un llamado de atención por el relator para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

Ahora el mensaje del viernes del conductor de televisión fue calificado por la CNDH como “un mensaje desafortunado”. Debido a ello le hace un exhorto por expresiones estigmatizantes y “a que se conduzca con civilidad y respeto a los derechos humanos de todas las personas y, en especial, de quienes ejercen el periodismo, porque son expresiones que pueden contribuir a agravar las condiciones en que las y los periodistas desarrollan su trabajo”.

La CNDH destaca que la declaración del locutor “pueden contribuir a agravar las condiciones en que los periodistas desarrollan su tarea, fundamental para la democracia”. Al respecto, cabe destacar que Ackerman es director del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad de la UNAM.

La Comisión también destacó en su comunicado sobre el locutor la violencia que se ha ejercido contra los comunicadores, por lo que se deben evitar la estigmatización y el descrédito de los profesionales de la comunicación.

Al recordar que desde 2000 hasta el presente año 159 periodistas y trabajadores de medios de comunicación han sido asesinados, la CNDH aclaró a Ackerman que “la violencia, impunidad y falta de condiciones de seguridad en diversas regiones del país, es parte del complejo panorama que ellos enfrentan, pero también lo es la estigmatización y el descrédito, factores que inciden en la materialización de todo tipo de agresiones, desde las amenazas hasta el homicidio contra los periodistas y personas defensoras, recorrido que pasa por el miedo, la incertidumbre, la autocensura, el cierre de medios informativos, el cambio de profesión de periodistas y personas defensoras y el auto destierro o movilidad forzada”.

El organismo de derechos humanos recordó que en febrero nombró al locutor como integrante del Comité Técnico de Evaluación del proceso de selección de consejeros del Instituto Nacional Electoral, “designación efectuada en consideración a su capacidad y trayectoria profesional reconocidas”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password