Frente a AMLO, González Pérez critica al Ejecutivo respecto a salarios, seguridad y justicia

Twitter

“La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) siempre ha estado del lado de la ley y de La gente. La autoridad que pretende vulnerar nuestra independencia y autonomía vulnera los principios democráticos y siembra las semillas de un autoritarismo despótico que contraviene la esencia misma de nuestra Constitución”.

Lo anterior fue expresado por el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, durante la ceremonia de entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos, ante el presidente Andrés Manuel López Obrador.

González Pérez también hizo señalamientos acerca del actual conflicto por la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos: “Compartimos la premisa de que austeridad permee vida pública, y llamamos la atención sobre necesidad de que, sin violentar derechos, se revisen las estructuras burocráticas con un enfoque integral, informado y coherente, que trascienda el ámbito de las cuestiones salariales.

“Estamos convencidos de necesidad y conveniencia de ajustar remuneraciones -tanto excesivas, como las insuficientes- pero siguiendo estándares internacionales, parámetros objetivos y fundados en Constitución, que no vulneren derechos, precaricen y debiliten el servicio público”.

El titular de la CNDH también hizo referencia al Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024: “CNDH no puede dejar de llamar la atención, al igual que lo hizo frente a la Ley de Seguridad Interior, sobre los riesgos implícitos en privilegiar las acciones de carácter reactivo y sustentadas en el uso de la fuerza, en particular con el establecimiento de Guardia Nacional”.

Remarcó: “Desde la CNDH hemos sostenido que México necesita mayor y mejor seguridad, pero no a cualquier costo y no de cualquier tipo. Requerimos la seguridad propia de un Estado democrático de derecho, donde las instituciones civiles no están subordinadas ni acotadas a mandos o estructuras militares, donde los derechos y el respeto a la dignidad de las personas no estén condicionadas a actuaciones autoritarias o discrecionales. Donde el respeto y aplicación de la ley, así como la debida investigación y persecución de los delitos sean cuestiones prioritarias. Nuestro país no puede permitirse renunciar a la institucionalidad civil y democrática.

“Por mejor capacitada que esté una policía, poco o nada abonará al abatimiento de la impunidad si no contamos con fiscalías autónomas, eficientes, con recursos y capacidades suficientes para que los delitos se investiguen y las sanciones a los responsables sean posibles.

“México demanda un cambio y una transformación, pero sustentada en el respeto a la Constitución, a las leyes, a los derechos, y a los recursos y garantías que nuestro sistema jurídico concede y reconoce a todas las personas”.

Finalmente se refirió a las diferencias entre los Poderes de la Unión, que “deben dirimirse en el marco de la Constitución y de sus leyes, no deben transformarse en confrontaciones que polaricen posiciones y dividan a las instituciones y a la sociedad”. E hizo una cita de Benito Juárez en la que resaltó que la Constitución debería convertirse en “la salvaguardia de las libertades públicas, la única bandera que sigamos para no someternos jamás a la voluntad caprichosa de ningún hombre”.

Por su parte, el presidente López Obrador se comprometió a respetar la autonomía de la CNDH, que el Ejecutivo Federal “no va a proteger a quienes violen derechos humanos. Vamos a aceptar y cumplir todas las recomendaciones de la CNDH”, así como a garantizar el derecho a disentir.

arm

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password