El gobierno “premia” a nuevas empresas con adjudicaciones directas

Cuartoscuro

Durante el primer año del actual gobierno, 171 compañías de muy reciente creación han recibido contratos por unos 366 millones de pesos de 92 dependencias federales, en 70 por ciento de los casos a través de adjudicaciones directas.

Según una investigación de Quinto Elemento Lab publicada por Proceso, esas compañías, creadas entre noviembre de 2018 y diciembre de 2019 con consejos integrados en un 77 por ciento de los casos por personas que carecían de experiencia empresarial, consiguieron del gobierno federal 561 contratos, de los que casi 400 fueron obtenidos mediante adjudicación directa, 92 (16 por ciento) por invitación a tres personas y 71 (13 por ciento) por licitación pública.

No sólo ello: de los consejeros con experiencia empresarial, un 30 por ciento integran sociedades comerciales de rubros distintos de los que las flamantes compañías obtuvieron contratos.

Según los datos presentados en el reportaje, entre noviembre de 2018 y febrero de 2019 fueron creadas 90 de las compañías, algunas de las cuales obtuvieron contratos con el gobierno federal en los que fueron apenas sus primeros 15 días de existencia.

Entre las principales dependencias del gobierno que han otorgado los contratos se encuentran los institutos Mexicano del Seguro Social (229) y el de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, Aeropuertos y Servicios Auxiliares, así como las secretarías de la Defensa Nacional (20), de Comunicaciones y Transportes (21), y de Gobernación (19).

Entre los caso más destacados que se mencionan en dos textos que acompañan al reportaje se encuentran las consultoras Ostergard y Borgelund, que brindan asesoría jurídica a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte. De la primera es socia Karime Balu Escartín, una asistente de Ana Gabriela Guevara cuando fue senadora por el Partido del Trabajo y que actualmente trabaja con Manuel Bartlett en la Comisión Federal de Electricidad.

Otra empresa destacada es Hollund Solutions Textile, a la que la Sedena ha entregado contratos para vestimenta y equipo para la Guardia Nacional.

Apenas en enero pasado Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad informó que 78 por ciento de los contratos que otorgó el gobierno federal fueron por adjudicación directa, con lo que superó a las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Ello ocurre pese a que en el Plan Nacional de Desarrollo se establece que el gobierno prohibirá las adjudicaciones directas.

Desde su Proyecto de Nación 2018-2024, en la parte dedicada a las licitaciones públicas, Morena había establecido en unos de sus puntos el siguiente: “Prohibición de adjudicaciones directas. Obligatoriedad de ejercicios de licitación pública y concursos abiertos para todo tipo de adquisiciones”.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que con la adjudicación directa no se permite la corrupción. En abril pasado dijo que así se actúa con el argumento de que así se cuida a quien se le otorga un contrato.

“Tenemos que cuidar mucho lo de las entregas de contratos. Yo prefiero que se cuide a quién se le van a dar contratos porque uno de los problemas que se presentan es que era común que en las pasadas administraciones se abrían las propuestas, se descalificaba con argucias a lo que competían y se le daba el contrato a quien quería el gobierno”, dijo en aquella ocasión.

Además de que no se ha cumplido con la prohibición de las adjudicaciones directas, ahora se han otorgado contratos a empresas de muy reciente creación, la cual, cuando menos temporalmente, coincide con la llegada al poder de López Obrador y el desarrollo de su gobierno.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password