Gobierno de AMLO pidió al INE su base de datos biométricos; “los datos no se entregarán”, responde

El consejero electoral Marco Antonio Baños Martínez informó que, tal como lo hicieron gobiernos anteriores, la administración de Andrés Manuel López Obrador (por medio de la Secretaría de Gobernación) pidió al INE que le entregara la base de datos biométricos que resguarda dicho instituto para emitir la “cédula de identidad ciudadana” y aseguró que el INE no cumplirá esa petición.

“Estamos obligados a la protección de los datos personales, y la ley electoral establece que el padrón es para uso exclusivo de las elecciones. Hay información que se puede entregar sólo que un juez la pida; por ejemplo, por un procedimiento de pensión de alimentos, pero lo que quiere hacer Gobernación… no estamos en esa condición”, dijo.

“Sería un error poner a competir dos credenciales, y sería también un gasto inútil tener dos bases de datos ciudadanas distintas en manos del Estado mexicano”, agregó al considerar que, para fines de identificación, es suficiente con la credencial de elector.

Baños Martínez, presidente de la Comisión de Registro del INE, dijo en entrevista con El Universal que “en su momento”, los gobiernos del PRI y del PAN hicieron lo que el gobierno morenista: pedir al instituto electoral que entregara a la Segob los datos de más de 90 millones de ciudadanos recogidos en sus archivos. El INE posee nombres, direcciones, fotografías, huellas digitales y firmas de todos los registrados en el padrón electoral.

En el presente gobierno se hizo lo mismo. “En su momento el PRI o el PAN lo plantearon, para la emisión de la cédula de identidad y la respuesta del Instituto Federal Electoral (IFE) y ahora del INE es exactamente la misma: los datos de los ciudadanos no se entregarán al gobierno, sea cual sea su color”, dijo el consejero.

El consejero dijo que una labor central del INE es el resguardo de los datos ciudadanos, los cuales deben estar protegidos por una institución autónoma.

“El INE sostiene enfáticamente que es necesario que el padrón se mantenga en la administración de una institución autónoma y que no dependa del gobierno”, y recordó que esa fue una medida clave de la transición

Manifestó que en a fines de 2019 funcionarios de la Segob insistieron que “de acuerdo con la ley estamos obligados a entregarles los biométricos que tengamos, pero el INE no está en esa condición”.  Baños Martínez dijo que tuvo pláticas al respecto con el subsecretario Alejandro Encinas y el director del Registro Nacional de Población, Jorge Wheatley.

La Segob, desde hace varios años, ha querido emitir una identificación similar a la credencial de elector, pero sin fines electorales: la cédula de identidad. Sin embargo, no se ha dedicado a recoger la data necesaria y ha solicitado en varias ocasiones al INE utilizar su base de datos, a lo que dicho instituto se ha negado.

De hecho, la Segob ha hecho discretos intentos de elaborar su propio padrón, pero la ciudadanía ha respondido con enorme desconfianza. Lo que sí ha logrado la Segob es implementar la Clave Única de Registro de Población (CURP), pero quiere ir más allá al contar con fotografías y huellas digitales.

La Segob también intentó elaborar una cédula de identidad para menores de edad, con la intención, se dijo en su momento, de frenar el secuestro de niños y, supuestamente, irlos educando en la “cultura ciudadana” de poseer una identificación oficial. Esta iniciativa se lanzó como un experimento durante el gobierno de Felipe Calderón y fue un rotundo fracaso, ya que generó enorme recelo entre la población por el hecho de estar dirigida a los niños.

Esta idea sigue vigente. De acuerdo con datos oficiales, son 40 millones de menores de edad en el país sobre los que la Segob no tiene datos biométricos.

En la presente administración, la Segob quiere usar las bases de datos del INE y retomar el proyecto de registrar a todos los menores de edad. Para ello, según reportó El Universal, invertirá 600 millones de pesos en un software especializado.

El gobierno quiere ahorrar el gasto de levantar su propio padrón y evitar la dificultad de que la ciudadanía no quiera acudir a su convocatoria, de ahí que piense en usar los datos que ya están acopiados por el INE, pero el instituto se ha negado reiteradamente.

La petición del gobierno de AMLO, de ser cumplida, vulneraría la autonomía del INE, la cual ha sido sistemáticamente atacada por la presente administración, por medio de recortes presupuestales, ofensas por parte del presidente e intentos de reformas legales para limitar su margen de operación.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password