Una foto, lo que hay de los 2 mil millones de la FGR para la rifa del avión

lopezobrador.org

Por no cumplir con requerimientos legales, 2 mil millones de pesos que la Fiscalía General de la República (FGR) dio al gobierno federal y que serían dedicados al pago de premios de la rifa del avión presidencial no pueden ser utilizados ni en ello ni en ningún otro asunto.

Cuestionado sobre el limbo jurídico en el que están 2 mil millones de pesos que la FGR aportó en febrero para los premios de la rifa del avión presidencial, recursos que no han podido ser usados, el presidente dijo que es un asunto “de procedimiento”.

Reforma publicó una nota sobre las dificultades legales para el uso de esos 2 mil millones de pesos, un problema entre la FGR, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep, cuyo director renunció esta semana y señaló diversas irregularidades en esa dependencia).

Al respecto, además de sus típicos ataques contra Reforma (“es el hampa del periodismo” que “está dedicado a atacar al gobierno”) por el reportaje sobre los 2 mil millones que aportó la FGR sin el debido sustento jurídico, López Obrador redujo el problema al procedimiento y a un asunto de creencias y de moral.

“Sí es un asunto, vamos a decir, de procedimiento. El aval, pues, es la Fiscalía, que fue la que entregó el cheque, y nosotros le creemos a la Fiscalía, y desde luego está demostrada la integridad del fiscal Alejandro Gertz Manero.

“Es un asunto de procedimiento; entregaron ese cheque, y como sigue el juicio porque hay una defraudación, como dicen los abogados, probable o presunta, para no violar el debido proceso sigue el litigio, pero está asegurado el dinero”, expresó el presidente.

Después agregó: “Y este es el cheque que me entrega Alejandro aquí; entonces hay un asunto de trámite, pero está asegurado el dinero. Sin embargo, esa es la gran nota del Reforma. Si desaparece el dinero, pues tendría que renunciar el presidente y el fiscal, pero no sólo renunciar, sino ser procesados”.

Y dijo que lo que busca el diario es “confundir”.

Reforma publicó una investigación en la que muestra que el cheque que en febrero pasado el fiscal Alejandro Gertz Manero entregó a López Obrador para pagar los premios de la rifa del avión presidencial, fue rechazado por el Indep, que lo devolvió a la FGR debido a que no pudo acreditar jurídicamente que los 2 mil millones de pesos procedían de un aseguramiento, ni tampoco su destino.

Sin embargo, la FGR tampoco aceptó la devolución que le hizo el Indep, por lo que esos recursos no pueden ser utilizados legalmente por el gobierno ni para pagar premios de la rifa ni para ningún otro fin.

El diario resume el problema de los 2 mil millones: el dinero fue entregado por Max y Andrés El Mann Arazi a la FGR como parte de un acuerdo reparatorio por una investigación sobre una indemnización del Infonavit a Telra Ralty. Pero ese acuerdo no ha sido avalado por el instituto; sin embargo, la FGR los puso en disposición del Indep.

Pese a que el Indep ha solicitado a la FGR cuando menos en tres ocasiones el acuerdo de aseguramiento y la determinación del destino de los recursos, no ha habido respuesta de la Fiscalía, que mantiene el dinero en una cuenta bancaria de BBVA.

En su conferencia de prensa del 10 de febrero de este año, López Obrador estuvo acompañado por el fiscal Gertz Manero, de quien dijo que “nos va a informar sobre una acción que significa recuperar dinero de los actos de corrupción o de delitos graves”.

El presidente añadió que “es un procedimiento legal, pero estamos ante el terreno de lo inédito: nunca se había recuperado dinero. Y nos trae el fiscal esa buena noticia, que ya ha iniciado la recuperación de dinero y que se ha tomado la decisión de que ese dinero ingrese al Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado”.

Y dijo que eso ayudaría mucho a seguir “llevando a cabo acciones de bienestar”, por lo que los dos mil millones servirían para pagar los premios de la rifa del avión presidencial, de la que se destinarían 2 mil 500 millones de pesos a la compra de equipos médicos, a lo que llamó “justicia”.

Cuando intervino Gertz Manero dijo, “con mucha satisfacción”, que entregaba un cheque por dos mil millones de pesos al entonces director del Indep, Ricardo Rodríguez Vargas (que en junio fue sustituido por Jaime Cárdenas Gracia, quien denunció que a su llegada encontró graves irregularidades en el instituto).

El fiscal dijo que con ello se busca “recuperar la confianza, devolverle al pueblo lo que merece, recuperarle a la República su patrimonio y hacer todas las gestiones que sean necesarias para que este mal, que es quizá el más profundo que tiene nuestro país, pueda ser resuelto de esta manera”.

Después el presidente pidió a Rodríguez Vargas el cheque para presumir: “Esto es para que les produzca, respetuosamente, un poquito de comezón. Esto no se había visto, ni un solo caso”.

Hasta el momento, siete meses después, ni el procedimiento legal ni las gestiones han podido ser completadas, por lo que los 2 mil millones no han servido para realizar acciones de bienestar, no se ha recuperado la confianza (allí están los señalamientos recientes contra el Indep y la falta de cumplimiento jurídico de la FGR para que se pueda disponer del dinero) y no se le ha devuelto al pueblo lo que merece.

En aquella conferencia de prensa López Obrador le dijo al fiscal: “Lo que sí, sí me gustaría, Alejandro, por favor, vamos a tomarnos la foto”.

Gertz Manero accedió y el presidente remató: “Porque esto es la historia”.

Y se tomaron la foto, que es lo único que hasta el momento hay de la historia de los 2 mil millones de pesos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password