FGR detiene a Tudor, presunto líder de la Mafia Rumana en México

La Fiscalía General de la República (FGR) informó de la detención de Florian Tudor en la Ciudad de México, cuya extradición es solicitada por el gobierno de Rumania. Hubo resistencia en su arresto por el abogado de Tudor y un agente del Ministerio Público intentó impedirla.

La detención se llevó a cabo en cumplimiento de la solicitud de extradición que el gobierno rumano ha realizado por los delitos de delincuencia organizada, extorsión y tentativa de homicidio agravado, por lo cual se obtuvo la orden respectiva de un juez de Control del Reclusorio Norte.

Mediante un comunicado, la Fiscalía destacó que un agente del Ministerio Público Federal intentó impedir la detención y que el abogado de Tudor incluso se lio a golpes con los agentes que cumplimentaron la orden, por lo que también fueron arrestados y presentados ante el Ministerio Público.

Hace casi un año, el 3 de junio, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y Quinto Elemento Lab dieron a conocer un reportaje en el que señalaron la operación en varios e importantes destinos turísticos de México, desde 2014, de una organización criminal de origen rumano que, mediante la utilización de cajeros automáticos alterados, ha robado unos mil 200 millones de dólares a cuentahabientes, presumiblemente con la complicidad de diversas autoridades.

A ese grupo delictivo, que también ha sido llamado Mafia Rumana y Banda de la Riviera Maya, también se le vinculaba con homicidios no aclarados, con otros actos de corrupción y con campañas mediáticas contra policías que los han enfrentado, como dice el reportaje de MCCI y Quinto Elemento Lab.

En marzo de este año, el Tribunal de Bucarest emitió una orden de arresto contra Tudor, cuya extradición solicitó posteriormente al gobierno mexicano debido a que el imputado permaneció en México bajo amparo, mientras que en su país seis de sus colaboradores enfrentan condenas de prisión de entre seis y 10 años por la operación ilícita en los cajeros automáticos.

Apenas en abril autoridades de Rumania habían expresado su temor de que Tudor (que es apodado el Tiburón) pudiera evadir la acción de la justicia. Tudor ha sostenido sus defensa en México mediante amparos, con los que ha buscado recuperar bienes que le fueron confiscados como parte de la investigación y evitar la extradición a su país de origen.   

En ese contexto, apenas el pasado tres de marzo el Tiburón fue recibido en reunión privada por la titular de la Secretaría de Seguridad y Participación Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, en atención de la demanda del rumano de ser escuchado por las autoridades mexicanas.

En dicha reunión se acordó la fecha de la garantía de audiencia de Tudor ante la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dependencia que tenía aseguradas varias de sus cuentas.

Entonces quedó claro que el encuentro se dio para dar cumplimiento a una instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Un día después, en la conferencia de prensa presidencial, Rodríguez explicó el encuentro con Tudor de la siguiente manera: “Le dimos el derecho de audiencia; no somos la persona o la instancia encargada de investigar el caso, está en manos de la fiscalía. No tenemos conocimiento nosotros de una orden de aprehensión hasta ayer, no era una persona señalada para la secretaría. Nuestro trato es como a cualquier ciudadano de escucharlo. No dimos opinión, su caso es de la fiscalía”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password