Fernández Noroña, infectado de “coví”; en guerra contra el cubrebocas pese a que su suplente murió de coronavirus

Cuartoscuro

“Como me lo temía, salí positivo al coví”, escribió en Twitter este lunes, lacónico, Gerardo Fernández Noroña, diputado federal por el Partido del Trabajo. Ha mantenido una gran resistencia al uso del cubrebocas y había hecho sorna de esa medida, pese a que su suplente, Balfre Vargas Cortez, murió por la Covid-19.

Como se puede leer en su cuenta de Twitter, el legislador sospechaba, desde la semana pasada, de padecer un contagio de coronavirus. El viernes 23 de julio comentó que su chofer “dio positivo al coví. Llevaba tres días pensando que era una gripe leve y lo mandé a hacerse la prueba. Convive conmigo todo el tiempo. Así que me hice la prueba y para desesperación de la derecha, volví a salir negativo”.

De ese mismo día mostró el documento con el resultado de su prueba de Covid-19, que fue negativo: “Lo dicho, la derecha muere de rabia por este resultado. Francamente exhiben su enorme miseria humana. Se les olvida que el que por otro pide, por si aboga”.

Ese mismo día afirmó que se cuida, aunque casi al mismo tiempo siguió con su mofa de las medidas de prevención: comentó con un “Xacto” el tuit que le envió un tal @SirChairo: “Para que se enchilen tus malquerientes. Los que dicen que uses cubrebocas, que te debes vacunar, que promuevas las medidas, etcétera. Tómenla!”.

El sábado defendió a Manuel Bartlett y su ataque al cubrebocas: a un tuit de Sergio Sarmiento sobre la expresión del director de la Comisión Federal de Electricidad, respondió: “Demuéstrale que tú siempre has podido hablar con bozal”.

Ese mismo día tuvo una reunión política en Tenancingo. Y este lunes por la mañana escribió que pasó una noche dura y que acudiría a realizarse la prueba, para lo cual se bañó porque “si me muero, me moriré fresco y limpio”.

Posteriormente confirmó que salió positivo al “coví”.

El 26 de noviembre de 2020 se informó del fallecimiento por Covid-19 del diputado suplente de Fernández Noroña, Balfre Vargas Cortez. Este había anunciado en Twitter, el 11 de ese mes: “Ni hablar resulte positivo”, y añadió en otro mensaje: “Al que le va a dar le va a dar, y aquí estoy”.

Ese mismo día Fernández Noroña escribió: “Mi hermanito @balfrevargas dio positivo a COVID. Pronta recuperación”.

Apenas 15 días después se dio la noticia del fallecimiento de Vargas Cortez, y Fernández Noroña pidió en la Cámara de Diputados un minuto de silencio por él. “Era mi hermanito, un baluarte de la cuarta transformación”, dijo entonces el legislador petista.

Y pese a ello Fernández Noroña siguió su resistencia al cubrebocas. Ese mismo día se dio su más célebre intervención contra el cubrebocas, durante una sesión del Instituto Nacional Electoral (INE) en la que se trataría el caso de una acusación en su contra por violencia política de género.

Cuartoscuro

En aquella ocasión, cuando le tocó el turno de hablar, el petista se retiró el cubrebocas, por lo que el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, le hizo un llamado a colocárselo por normas sanitarias de ese organismo.

En un alegato pueril, Fernández Noroña respondió: “Yo sé que me quieren amordazado; hablaré sin mordaza. Además, tomo mucha agua; consumo mucha energía al momento de intervenir”. Sorbió de su botella de agua y añadió: “Y no puedo tomar agua con el cubrebocas puesto”. E incluso mencionó que querían “censurar” su intervención.

Reconvenido, insistió: “El responsable del manejo de la pandemia a nivel nacional, Hugo López-Gatell, insiste en que el cubrebocas da una falsa sensación de seguridad y no evita el contagio. Y tenemos la sana distancia y el espacio está ventilado”.

Quiso apoyar su alegato con la mención de que por la mañana “un hermanito” suyo (Vargas Cortez) había fallecido de Covid-19, por lo que, dijo “no soy ningún irresponsable ni ligero con el tema”.

Entonces Córdova declaró un receso para que los consejeros se trasladaran a sus oficinas y la sesión se hiciera de manera virtual y el diputado quedó solo en el salón principal. Cuando continuó la sesión, el Consejo General determinó, de forma unánime, que Fernández Noroña incurrió en violencia política de género contra una diputada panista. Posteriormente esta resolución fue avalada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Continuó la guerra de Fernández Noroña contra el cubrebocas: en enero de 2021 se negó a asistir a la instalación de la Asamblea Nacional de Venezuela porque la instrucción era ponérselo. Dijo que no lo usaría allí “ni en China”.

El 17 de marzo presumió en Twitter otro resultado negativo a Covid-19: “Para rabia de mis malquerientes, volví a salir negativo en coví”. Y continuó en otro mensaje: “Más me convenzo de la necedad del cubrebocas. Marqué 95% de oxigenación, sin él, 99%”.

En octubre de 2020, ante leves síntomas, Fernández Noroña escribió sobre una prueba que le resultó negativa: “Fui precavido de más. Para los que ya celebraban que me hubiese enfermado porque no uso cubrebocas, les comunico que salí negativo”.

Hoy resultó positivo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password