Exigen renuncia del historiador Pedro Salmerón, quien desaparece de las redes; la Secretaría de Cultura se deslinda

La Secretaría de Cultura del gobierno federal se deslindó de la postura emitida por el historiador Pedro Salmerón, quien, en su calidad de director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) manifestó simpatía hacia el grupo guerrillero Liga Comunista 23 de Septiembre, quienes asesinaron al empresario Eugenio Garza Sada en 1973.

En un breve comunicado enviado al diario Reforma, la dependencia federal aseguró que los dichos de Salmerón no representan una postura institucional y que “representamos a un movimiento pacifista”, en alusión a la así llamada Cuarta Transformación.

Al tiempo, políticos, empresarios, periodistas y usuarios de redes sociales criticaron duramente a Salmerón y en Twitter colocaron como tendencia el hashtag #RenunciaSalmerón. En reacción, el funcionario cerró sus perfiles de Facebook y de Twitter.

El martes de esta semana Salmerón recordó en la página de Facebook del INEHRM el secuestro y asesinato del empresario Eugenio Garza Sada por parte de integrantes de la Liga Comunista 23 de Septiembre.

En una larga nota, se relataba lo ocurrido y en cierto punto, calificaba de “valientes jóvenes” a los miembros de dicho grupo guerrillero. En los comentarios de la publicación Pedro Salmerón abundaba en las razones por las que consideró apropiado llamarles “valientes”, a pesar de que provocaron la muerte de Garza Sada.

A una usuaria que se mostró en desacuerdo le respondió: “Intentamos entender a jóvenes que vieron cerradas todas las vías pacíficas de transformación, que habían visto asesinados a mansalva a sus compañeros y que decidieron enfrentar al poder del Estado en condiciones desventajosas. No pensaban matar a don Eugenio”.

Fue el diario Reforma quien dio cuenta de esta publicación, criticando que un funcionario del actual gobierno mostrara simpatía por un grupo violento. Posteriormente, la Secretaría de Cultura envío un breve comunicado al diario, para asegurar que la postura de Salmerón no era la del gobierno federal.

Primero, la publicación fue editada con un comentario irónico del historiador, quien dejó en claro que aunque retiraba el adjetivo “valientes”, su opinión no variaba. Además, en sus cuentas personales sostuvo su postura.

“Muchos jóvenes que veían canceladas las posibilidades de participación y transformación pacífica de un sistema político vertical y autoritario, buscaron cambiar las cosas por la vía violenta…de modo que cuando un comando de valientes jóvenes de la Liga Comunista 23 de Septiembre intentó raptarlo, se desató una balacera en la que perdieron la vida Don Eugenio y sus escoltas, Bernardo Chapa y Modesto Hernández, y dos de los guerrilleros”, decía la publicación.

Imagen: Reforma

Después de la edición el texto quedó así: “cuando un comando de [había aquí un adjetivo: no les importó la elogiosa nota, fue este adjetivo, que demuestra que hay quienes siguen librando esa guerra: nosotros hacemos historia y, por hoy, lo quitamos] jóvenes de la Liga Comunista 23 de Septiembre…

Con dicha edición, Salmerón quiso decir que el hecho de que a muchos haya molestado el adjetivo es muestra de que dicha guerra se sigue librando, es decir, la desigualdad, al tiempo que se mostraba irónico con quienes mostraron su desacuerdo. Al no ser una verdadera corrección o retractación, las críticas no aminoraron y finalmente la publicación fue retirada.

Durante el jueves y viernes las redes y los medios mantuvieron una intensa actividad en torno al tema y, con excepción del periodista Federico Arreola, la reprobación fue general. El también historiador Reidezel Mendoza exigió al presidente López Obrador la renuncia de Salmerón por ser una “vergüenza de funcionario”.

Y, mientras el asunto servía de pretexto a Vicente Fox para llamar “imbéciles” a los miembros de la “Cuarta Transformación”, el ex presidente Felipe Calderón dijo que “sólo en México se le llama valiente a un asesino”.

El Consejo Coordinador Empresarial externó que “”Es incomprensible que un funcionario, que además es historiador de profesión se vuelva un apologista de la violencia”.

A su vez, la senadora morenista Lily Téllez dijo desde su cuenta de Twitter que los guerrilleros no fueron valientes, sino cobardes. “El secuestro es un vil acto de cobardía. No hay justificación para la violencia criminal de los jóvenes de la Liga Comunista 23 de Septiembre contra Eugenio Garza Sada. Pido, ahora sí en calidad de senadora, que Pedro Salmerón renuncie”.

En comunicado de prensa, el senador panista Víctor Fuentes también se pronunció al respecto, al señalar que no puede haber transformación verdadera con funcionarios de cuarta.

“Lo que hizo el funcionario público representa una apología del delito, además de reivindicar la violencia de una manera inaceptable. Es una ofensa para la memoria de un héroe de Nuevo León y para su familia. Es una afrenta también para todas y todos los neoleoneses”.

Quien se manifestó completamente a favor y dedicó intensos esfuerzos para defenderlo fue el periodista Federico Arreola quien en un editorial en su sitio web SDP Noticias dijo toda la molestia vino de parte de “gente de derecha” y la palabra que molestaba ya fue editada y “ahí debe quedar la cosa”.

“Espero que Andrés Manuel no descalifique a Salmerón. Anoche alguien cercano al presidente López Obrador me aseguraba que van “a correr” a Pedro Salmerón si este no se disculpa. Ojalá no ocurra. No tiene por qué ocurrir. Es suficiente lo que ya hizo Salmerón: editó una palabra que molestaba de más a la gente de derecha. Ahí debe quedar la cosa”, sostuvo.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password