Premio Nacional de Protección Nacional

El balance de los derechos humanos “no es favorable”: González Pérez

El balance de los derechos humanos "no es favorable": González Pérez
Luis Raúl González Pérez, presidente la CNDH. FOTO: GALO CAÑAS / CUARTOSCURO.COM

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, sostuvo que en lo que va del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto “el balance no es favorable” en la materia, pues México no ha experimentado un cambio significativo y objetivo hacia un mayor respeto y vigencia de las garantías individuales.

Al entregar al expresidente Ernesto Zedillo su informe Anual de Actividades 2017, el ombudsman aseveró que se requiere una transición a la genuina legalidad, sustentada en el respeto a los derechos humanos; se manifestó por un México con una institucionalidad fuerte que recupere para los ciudadanos la expectativa de un rumbo de paz, seguridad y desarrollo.

Una expectativa, explicó, “que haga a un lado el miedo y la incertidumbre que cada persona y el conjunto de la sociedad vuelvan a tomar el control y responsabilidad de nuestro futuro, hoy empañado por la violencia, la impunidad y la corrupción”, asentó.

Ante el presidente Peña y el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, afirmó que en este sexenio “hubo violaciones graves a los derechos humanos” y quedará “marcado” por casos como Chalchihuapan, Iguala, Tanhuato, Apatzingán, Tlatlaya y Nochixtlán.

Advirtió que los mexicanos no pueden seguir limitando su destino y planes de desarrollo profesional y vida personal al miedo, la desconfianza, la incertidumbre que generan la inseguridad, la violencia y la impunidad.

“El dolor y el sufrimiento derivado de las miles de personas que han sido privadas de la vida, que han sido lesionadas en hechos de violencia, que se encuentran desaparecidas, que se han visto forzadas a desplazarse de sus lugares de origen por la inseguridad o que han sido víctimas de algún delito es algo que no se puede cuantificar o reparar.

“Son saldos de dolor e impunidad que no han disminuido durante este periodo. El miedo a los alcances de la violencia subsiste y ha generado desesperanza entre la sociedad, distanciamiento hacia las instituciones y desconfianza en las autoridades”, puntualizó.

Por su parte, el presidente Enrique Peña reconoció que el fortalecimiento de la legislación nacional no ha sido suficiente para una plena vigencia de los derechos humanos; confió en que, “a pesar de que falta camino por delante”, los mexicanos avanzan en la dirección correcta hacia la plena implementación de las garantías fundamentales.

Dijo que desde el inicio de su administración, el gobierno de la República ha demostrado su absoluta disposición para recibir, aceptar y dar cumplimiento a las observaciones que ha realizado la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

“Éste también será el caso para el total de las recomendaciones que la Comisión emitió en 2017”; sostuvo que la participación de la sociedad civil en la agenda de los derechos humanos es fundamental pues en muchos casos son voces ciudadanas las que señalan áreas de oportunidad, denuncian abusos o generan valiosas propuestas de políticas públicas en favor de los derechos fundamentales.

Hizo un reconocimiento a los funcionarios de la CNDH que realizaron el Informe Anual 2017 y manifestó la voluntad del gobierno de continuar trabajando “en estrecha colaboración y coordinación”; “juntos, sociedad y gobierno, avanzamos hacia un México donde impere la ley y se haga justicia para que cada ciudadano ejerza con plenitud sus derechos fundamentales”.

Tras ratificar la voluntad del gobierno para asegurar la observancia plena de las recomendaciones de la CNDH, enfatizó que aunque en ocasiones haya diferencias y opiniones distintas, el Estado en su conjunto debe valorar las contribuciones de la sociedad mexicana y continuar abriendo espacios para la activa participación de la sociedad civil.

Peña Nieto dijo que hoy se cuenta con un elemento a favor: la existencia de una nueva cultura ciudadana que reconoce a los derechos humanos como una causa que nos une y nos convoca a todos. Consideró que el Informe 2017 de la CNDH contribuirá a fortalecer las funciones del gobierno en la materia.

Dijo que en la actual administración, la protección y defensa de los derechos humanos se ha sustentado en tres pilares: la construcción de un marco legal adecuado, el desarrollo de instituciones sólidas, que aseguren su cumplimiento y en la promoción de su plena observancia en todos los ámbitos.

Refirió que gracias al trabajo conjunto entre el gobierno de la República, los Poderes Legislativo y Judicial, y la sociedad civil, hoy se cuenta con la Ley General de Víctimas, que garantiza una reparación integral del daño, y la no repetición de agravios.

Además de la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura, cuya finalidad es erradicar esta práctica, que atenta contra la dignidad humana y pervierte la justicia y la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, ordenamiento con un Consejo Nacional Ciudadano, integrado por defensores de derechos humanos, especialistas y familiares de las víctimas.

Agregó que también se tiene la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que establece mecanismos para hacer efectivas estas garantías , el Código Nacional de Procedimientos Penales, que fija las mismas reglas para los juicios penales en todo el país.

“Destaco, también, la Reforma al Código Penal Militar, para que las violaciones y los delitos en materia de derechos humanos contra civiles sean investigados y perseguidos por autoridades civiles. Y la Nueva Ley de Amparo, que ahora también tutela los derechos humanos, contenidos en los tratados internacionales reconocidos por México”.

“Contar con una legislación adecuada es esencial, pero también hay que decirlo, no es suficiente”, admitió; por ello se ha avanzado paralelamente en el desarrollo de instituciones sólidas que contribuyan a que los derechos humanos pasen del papel a la práctica como el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, que modifica sustancialmente la manera de investigar, perseguir y sancionar los delitos, y fortalece el debido proceso.

Peña Nieto también destacó la elaboración de protocolos para el uso de la fuerza y la capacitación en materia de derechos humanos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Federal.

aml

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password