EEUU endurece críticas Vs. AMLO; violencia e impunidad son reflejo de una complicidad Estado-crimen organizado

El gobierno de los Estados Unidos endureció sus críticas al gobierno mexicano encabezado por Andrés Manuel López Obrador al asegurar que la “gran mayoría” de los crímenes en México no se investigan y quedan impunes, además de que externó su preocupación de que el crimen organizado se el “principal perpetrador” de crímenes violentos en México, lo cual pone bajo sospecha cierta complicidad entre el Estado y organizaciones criminales.

La administración del presidente Joe Biden destacó también la violencia registrada en México durante el proceso electoral 2021, el cual consideró como uno de los períodos políticos más violentos en la historia del País.

En la edición 2021 de su reporte anual de derechos humanos en el mundo, el departamento de Estado de EEUU explicó que  la impunidad durante el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador sigue siendo un “problema” que abarca a todos los delitos que se cometen en el país, “incluidas las violaciones de derechos humanos y la corrupción”.

El informe señaló que el crimen organizado es el “principal perpetrador” de los crímenes violentos en México, como homicidios, torturas, secuestro, extorsiones y tráfico de personas, además de que algunas autoridades son “cómplices” de las bandas criminales.

El Gobierno (de México) investigó y procesó algunos de estos delitos, pero la gran mayoría permaneció sin investigar ni enjuiciar”, expresó el reporte.

Sobre la libertad de expresión en México, EE.UU. recordó que en 2021 el gremio periodístico fue víctima de asesinatos, ataques, acosos e intimidaciones, especialmente por parte de funcionarios y del crimen organizado.

Señaló que no existen restricciones para que la prensa critique abiertamente al Gobierno, pero destacó que “los políticos desacreditan públicamente a los periodistas” que lo hacen.

“Los altos niveles de impunidad, incluido en los asesinatos de periodistas, generan autocensura y reducen la libertad de expresión de la prensa”, consideró.

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, denunció en febrero a través de Twitter que el “alto número de periodistas asesinados en México este año y las continuas amenazas que enfrentan son preocupantes”.

López Obrador respondió a Blinken que estaba “mal informado” y reivindicó que en México “no hay impunidad”.

Por otro lado, en la edición 2021 de su reporte anual de derechos humanos en el mundo, el Departamento de Estado de EEUU puso énfasis en los asesinatos contra políticos mexicanos durante las elecciones asegurando, además, que los mecanismos de protección no tienen efecto para evitar los ataques en contra de figuras públicas.

Según las cuentas del Gobierno estadounidense, al menos 100 figuras políticas fueron asesinadas el año pasado.

“La tasa de agresiones contra figuras políticas durante el proceso electoral (2021) estuvo a la par de las elecciones de 2018, en lo que es uno de los períodos políticos más violentos de la historia reciente”, dijo la dependencia estadounidense en su reporte anual sobre México de 47 páginas de extensión.

“Los Estados donde más violencia política ocurrió fueron Veracruz, seguido de Guerrero y Guanajuato. Los candidatos municipales y sus contrincantes fueron las víctimas más comunes de la violencia política, con víctimas repartidas en todo el espectro político”.

También destacaron que expertos en seguridad dijeron que los programas gubernamentales de protección de candidatos, “que no cubrían a todos los posibles”, tuvieron un impacto insignificante en la reducción de la violencia política”.

Apenas a inicios de marzo pasado, las principales agencias de inteligencia de EU habían concluido en su Evaluación Anual de Amenazas en el Mundo 2022 habían asegurado que las organizaciones criminales mexicanas usan las ganancias del tráfico ilícito de drogas para tener influencia en las elecciones.

A lo largo de la mayor parte del texto, la edición 2021 del reporte de derechos humanos del Departamento de Estado de EEUU sobre México repite aseveraciones hechas en ediciones previas en las que se advierten de “problemas significativos” de derechos humanos que van desde desapariciones hasta torturas.

“La impunidad y las tasas extremadamente bajas de enjuiciamiento siguieron siendo un problema en todos los delitos, incluidos los abusos contra los derechos humanos y la corrupción”, dice la introducción del reporte del Departamento de Estado de EU en un párrafo que año con año repite sobre México.

“Hubo informes de que algunos agentes del Gobierno fueron cómplices de grupos del crimen organizado internacional, y que las tasas de enjuiciamiento y condenas por estos abusos fueron bajas”.

El informe revela por otra parte que a menudo, la violencia de los grupos del crimen organizado provocó incidentes de altos niveles de violencia, que tuvieron lugar en 10 estados y desplazaron a 11 mil 560 personas hasta agosto (de 2021). Los conflictos por la tierra, la violencia social y étnica o las disputas políticas locales causaron otros incidentes”, señaló la dependencia.

También advirtió que debido a la pandemia del Covid-19 el monitoreo del desplazamiento de personas en México había sido difícil, el Departamento de Estado había señalado ya que en el año 2020 el desplazamiento de personas había involucrado al menos 15 incidentes en ocho Estados involucrando a 8 mil 664 personas.

En el apartado dedicado a la corrupción, la dependencia aseguró que durante 2021 existieron numerosos reportes por corrupción gubernamental, pero evitó hacer un listado integral; el documento únicamente cita los casos de los ex Gobernadores Cesar Duarte de Chihuahua, Roberto Sandoval de Nayarit y el proceso contra el ex director de Petróleos Mexicanos Emilio Lozoya.

Con información de EFE y Reforma

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password