Dueño de empresa a la que el IMSS le adjudicó un contrato para la compra de ventiladores, fue inhabilitado por fraude en EU: MCCI

Foto: Presidencia

El propietario de la empresa a la que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), le adjudicó un contrato para la adquisición de 2 mil 500 ventiladores para enfrentar la emergencia del Covid-19, fue sancionado en 2017 en Estados Unidos por presuntamente haber servido de prestanombres de una empresa fantasma que defraudó a inversionistas en aquel país e intentó estafar a Pemex.

De acuerdo con una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), el pasado 3 de abril el IMSS anunció la adjudicación directa de un contrato a la empresa Levanting Global Servicios LLC, para surtir los ventiladores a sus unidades médicas para la atención de los pacientes diagnosticados con Covid-19. El monto de la operación fue de 93 millones de dólares, que al tipo de cambio actual equivalen aproximadamente a 2 mil 223 millones de pesos. El IMSS argumentó la emergencia de salud que se vive para realizar la transacción.

Especialistas en aparatos biomédicos consultados por la organización, con varios años de experiencia en el ramo, cuestionaron el elevado precio de los equipos adquiridos por el IMSS; asimismo, advirtieron que la empresa elegida por el organismo no es reconocida en el mercado de este sector.

La documentación recabada por MCCI indica que Levanting Global Servicios LLC es una firma de servicios petroleros constituida en febrero de 2015 en Houston, Texas. En los registros que existen de la compañía en aquella ciudad, aparece como director Baldemar Pérez Ríos, quien en su currículum afirma haber trabajado para Petróleos Mexicanos, sin embargo, su nombre no figura en los registros públicos del gobierno mexicano que se consultaron. Lo que sí se pudo constatar, es que esta persona tiene registradas en Texas al menos otras seis empresas de servicios petroleros, cuyo domicilio fiscal es su domicilio particular situado en la calle Cedar Creek, en un barrio residencial de Houston.

En su sitio web, Levanting Global enlista como sus clientes a cuatro empresas vinculadas en las que el mismo Baldemar aparece como socio o director. Asimismo, refiere que cuenta con oficinas de representación en distintos países, sin embargo página internet tiene un diseño rudimentario. El dominio de ésta fue registrado el 24 de enero de 2017 a nombre de unos vecinos de la calle Oriente 247-A, en la colonia Agrícola Oriental, en la alcaldía de Iztacalco de la Ciudad de México.

MCCI buscó la postura de las las autoridades del IMSS para cuestionar si sabían de los antecedentes de la empresa y del dueño de la misma, pero no se tuvo respuesta.

La investigación de la organización revela que en octubre de 2012, Baldemar Pérez Ríos fue nombrado director ejecutivo de Chimera Energy Corp., firma señalada por las autoridades estadounidenses de ser una empresa “fantasma” creada en Texas para engañar a inversionistas con la mentira de que la compañía estaba cerca de desarrollar una revolucionaria tecnología de extracción de petróleo. La información al respecto está asentada en una denuncia que formuló la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés).

En uno de los comunicados que Chimera Energy Corp emitió en aquella época, bajo el mando de Pérez Ríos, éste presumió tener 30 años de experiencia en la industria petrolera, “incluidos varios años como ingeniero químico en Pemex”, y que ya había hecho contactos para aplicar la nueva tecnología en México. En otro boletín, fechado en agosto de 2012, afirmó que había un acuerdo con Pemex para aplicar su tecnología alternativa en los pozos Tajín 4, 5 y 6 en la cuenca Chicontepec, lo cual fue desmentido por la empresa mexicana.

Posteriormente, la SEC intervino a finales de 2012 para suspender la negociación de acciones de Chimera e inició una investigación contra el dueño y sus directivos por presunto fraude. El fallo final sobre este caso, fue emitido el 24 de julio de 2017, y al dueño de Chimera se le condenó a pagar 9 millones de dólares en multas y reparación del daño. En tanto, a Baldemar Pérez, se le encontró responsable de haber servido como prestanombres para este fraude y por tal razón fue inhabilitado para desempeñarse como funcionario o director de cualquier empresa emisora de valores en EU.

Este no es el único caso en que está implicado Pérez Ríos; en 2012, la empresa financiera Multiva presentó una denuncia en contra de una firma denominada  Centex Global Energy, por una deuda. En el expediente de este caso, Baldermar Pérez Ríos aparece como representante legal de esa empresa texana.

“En otro procedimiento legal, la empresa Projects and Industrial Products LLC -también dirigida por Baldemar- fue requerida en enero de 2010 a pagar 46 mil 219 dólares por el incumplimiento en que incurrió en la entrega de bienes de un contrato que le había asignado Pemex. La misma empresa había sido acusada en septiembre de 2008 ante un juzgado de la Ciudad de México por el incumplimiento en un contrato asignado por la Comisión Federal de Electricidad para obras de rehabilitación y modernización en la Central Geotermoeléctrica Cerro Prieto. El monto reclamado ascendía a 2.7 millones de dólares”, se indica en la investigación de MCCI.

Contactado telefónicamente por la organización, Baldemar Pérez negó tener participación alguna en el fraude que se le atribuyó a Chimera Energy Corp; según él, sólo fue asesor y cuando la firma fue sancionada ni siquiera alcanzó a cubrirle sus honorarios. Esto a pesar de que en  la documentación oficial aparece su nombre y se corrobora la inhabilitación que se le aplicó.

Consultar la investigación íntegra aquí

arg

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password