Despedidos en cuestionables condiciones más de 100 de empleados de Milenio

En las últimas dos semanas, el Grupo Multimedios, propietario del diario Milenio, de Milenio televisión y el portal digital Milenio.com (entre otra docena de empresas), despidió a más de un centenar de empleados, según los cálculos más conservadores, a quienes uno a uno y sin aviso previo se llamó a la oficina de recursos humanos para informarles que la empresa se reestructuraba, procedería a liquidarlos y debían firmar documentos de conformidad y confidencialidad sin posibilidad de consulta legal ni de la entrega siquiera de copias de los acuerdos.

La reconfiguración de esa empresa de comunicación era esperada desde el 31 de julio, fecha de la salida de Carlos Marín de la dirección editorial del diario Milenio, como un “movimiento estratégico” y parte de “una profunda transformación empresarial debido a la obligada reconversión digital y tendencias que enfrentan los medios periodísticos en el mundo, así como al crecimiento de nuevas empresas de comunicación del Grupo Multimedios”, según un comunicado firmado por el dueño del grupo, Francisco González, y el propio Carlos Marín.

Sin embargo, nadie esperaba una medida tan radical como el despido de más de un centenar de empleados de distintos niveles (editores, reporteros, redactores, trabajadores de talleres, de rotativa y hasta de intendencia) sin mayor explicación que la reestructuración del grupo, y con el ofrecimiento de liquidaciones inmediatas menores a las establecido por ley según la antigüedad de cada empleado, pues hubo despidos de personas con más de 18 años en la empresa.

Algunos de los afectados, entrevistados por esta revista, comentaron que incluso debieron firmar documentos de aceptación del despido y de conformidad con el finiquito económico, así como la renuncia a proceder legalmente contra cualquiera de las empresas del Grupo Multimedios; además, debieron también firmar acuerdos de confidencialidad para no divulgar lo sucedido.

A los despedidos no se les permitió siquiera leer los documentos ni se les dio oportunidad de consultar su contenido con algún experto o abogado laboral, y tampoco se les entregaron copias de los mismos, como estipula la ley. Los entrevistados señalaron que aunque ilegal, esta es una costumbre de la empresa, pues tampoco da copias de los contratos ni los acuerdos de confidencialidad cuando contrata a los empleados, dejándolos sin garantía laboral y sujetos a la voluntad de la empresa.

Hasta el momento de estas consultas con varios de los afectados, el número de despedidos de Grupo Multimedios, empresa originaria de Monterrey y que se ostenta con orgullo como “socialmente responsable”, oscilaba entre 100 y 200.

Los despidos se dan también en momentos en que el grupo se expande y está a punto de inaugurar nuevas oficinas y estudios de televisión abierta en el tradicional edificio porfiriano que fuera sede del diario Novedades, en la calle de Morelos esquina con Balderas, zona donde Grupo Multimedios posee ya varios inmuebles con instalaciones del diario Milenio, de los estudios de Milenio televisión y del portal Milenio.com

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password