Críticas y burlas en redes por el lloriqueo de AMLO

Twitter

Después de que en su conferencia de prensa el presidente Andrés Manuel López Obrador llegó a una suerte de lloriqueo por el espionaje y la persecución que, dijo, ha padecido su familia, en las redes sociales se hizo la crítica y hasta la burla de su actitud.

En su conferencia de prensa, tras atacar a Enrique Krauze, a Reforma, a Carlos Loret de Mola, a la Comisión Federal de Competencia Económica, al Instituto Federal de Telecomunicaciones, a Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, a María Amparo Casar, a Claudio X. González, a Latinus, al gobierno y a las empresas españolas, ya al final, la ternura invadió a López Obrador casi hasta las lágrimas al referirse a la persecución y espionaje contra sus hijos, de los que dijo estar orgulloso.

“Cuando empezamos a ser oposición en Tabasco, nos costó trabajo conseguir escuelas para que los inscribieran. Ya se pueden imaginar las que hemos pasado. Ellos saben que, desde niños, hemos tenido carros de vigilancia enfrente de nuestra casa. Ellos han visto cómo, cuando el movimiento de la defensa del petróleo (allá por 1995–1996) yo traía orden de aprehensión y me metieron todo el Código Penal (como 11 delitos) y entonces, para obligarme a que yo me amparara o me fugara, pasaban helicópteros, en ese entonces, del CISEN y se quedaban encima de la casa”, dijo el mandatario.

Sin embargo, recordó que a un par de periodistas que en alguna ocasión acudieran al rescate de sus hijos, entre ellas Carmen Lira, la directora de La Jornada.

Allí casi le gana el sentimiento y estuvo a punto de sollozar al referirse a sus hijos: “Entonces, ya ellos saben qué es esto. Me da mucho orgullo que resistan. Y se han portado bien, aunque saben de que una cosa es lo familiar y otra cosa es el servicio público. Lo saben perfectamente”.

Así fue el presidente en su conferencia de prensa: en el contexto del escándalo de la casa en Houston de su hijo José Ramón, fue de su típico ataque a personas, medios, periodistas, gobiernos y empresas, al casi llanto familiar.

Este arranque del presidente que ha realizado diversas burlas y hasta ha puesto canciones en su conferencia de prensa, generó diversas reacciones en las redes. En primer lugar, aquellas que recordaron, en son de reproche, otros dolores, muy reales, de la sociedad mexicana.

Así, circuló una imagen con una leyenda que señala cinco razones para llorar de verdad, entre las que se mencionan los 2 mil 190 niños con cáncer que han fallecido por el desabasto de medicamentos; 34 periodistas asesinados por su labor; 313 mil personas muertas por Covid-19; 2 mil 900 víctimas de feminicidio y 107 mil personas víctimas de homicidios dolosos.

Azucena Uresti colocó las imagénes de un entierro realizado hoy con el siguiente mensaje: “Estos padres lloran por sus hijos asesinados en Zacatecas, entre ellos Alexia una joven de apenas 25 años de edad”.

Marco Levario, director de etcétera, tuiteó: “Presidente, usted no lloró por los niños con cáncer sin medicinas, los más de 116 mil crímenes, los 55 periodistas acribillados. No lloró por las muertes evitables por el Covid ni por los muertos de la L12. Llora y chantajea porque su bodoque fue exhibido en conflicto de interés”.

En el marco del Día Internacional contra el Cáncer Infantil también hubo referencias al desabasto de medicamentos que ha provocado el gobierno de López Obrador y que ha perjudicado a los niños que padecen ese mal. Así, Leonardo Curzio escribió: “Cuando un padre @lopezobrador_ llora por el recuerdo de sus hijos acosados por el Estado, merece simpatía… hoy, por decisión suya, hay Padres e hijos que están viviendo la misma sensación….la congruencia es la virtud del político…”.

En un devastador cartón, Chavo del Toro también se refirió al mismo asunto: se ve a López Obrador sosteniendo a su hijo José Ramón cuando este duerme, mientras un niño con cáncer, acompañado por su padre, le pregunta: “¿Se siente feo?”.

Los señalamientos políticos también menudearon: el politólogo José Antonio Crespo se remitió a un clásico: “Recomienda Maquiavelo que a veces hay que fingir emociones para conmover al público. Suele ser muy eficaz”. Y acompañó el mensaje con una foto en la que se ve llorar a Nicolás Maduro, Evo Morales, Hugo Chávez y López Obrador.

También rememorando políticos que han utilizado lloriqueos en público, Denise Dresser colocó una imagen en la que se ve a José López Portillo y a López Obrador limpiándose los ojos, con la siguiente leyenda: “Defenderé el peso como un perro/ ”Purificaré la vida de México”.

Asimismo, Guadalupe Acosta Naranjo recordó aquella época (cuando López Obrador ya era priista, por cierto): “Una vez vi llorar en tribuna a otro presidente que llevaba el apellido López, y el peso se hundió. Fin de la cita histórica”.

Pascal Beltrán del Río recordó las razones de las lágrimas de López Portillo, por si a alguien le suena familiar aquella retórica: “No lloró por el peso sino por haberle fallado a ‘los desposeídos y marginados’ (sic)”.

En términos políticos, Max Kaiser comentó: “El llanto de los populistas acorralados. Es un truco viejo, chafa y desesperado”, mientras que Ricardo Alemán escribió: “Atrapado en sus propias contradicciones, un patético @lopezobrador_ llora por el orgullo de su nepotismo! Renunciará?”.

Por su parte, Diego Petersen hizo una aclaración de hechos sobre lo dicho dramáticamente por el presidente: “No le quiero agüitar la telenovela nadie, mucho menos poner en duda la sinceridad de las lágrimas mañaneras de @lopezobrador_ . Solo un dato: aunque en ocasiones eran bastante burdos para espiar, el Cisen nunca tuvo helicópteros”.

El mandatario fue víctima de sus propias y evidentes contradicciones: Antonio Garci señaló: “El presidente que se ríe de las masacres llora si exhiben la corrupción de su hijo. El que vuelve secreto de estado las obras públicas exige que los que no son funcionarios públicos muestren su patrimonio. El que niega medicinas los niños con Cáncer dice: Con los hijos NO”.

Dresser la tuvo fácil: “Sin duda usted y sus hijos sufrieron mucho cuando estaban en la oposición, presidente @lopezobrador_ Eso no justifica que ahora en el poder, victimicen a otros, abusen, gocen de privilegios, violen la ley, nieguen conflictos de interés y hagan lo mismo que tanto criticaron”.

Fernando Belaunzarán fue al aspecto mental: “Llora @lopezobrador_ al recordar la afectación a sus hijos por el acoso del poder cuando era opositor minutos después de acosar con calumnias a la esposa de @CarlosLoret. ¿Se puede ser más bipolar?”.

El mismo aspecto fue señalado por Héctor de Mauleón: “Pisotea la ley en vivo, anuncia que va por la destrucción de los órganos autónomos y se pone a llorar. Así el estado emocional del presidente de México”.

En la vertiente mental también, Carlos López Jones comentó: “Seré breve: La misma persona que llora por el acoso hacia su familia, quiere difundir información confidencial de otra familia… Es un tema para el Psiquiatra por decir lo menos…”.

En términos más humorísticos, varios pusieron otra leyenda que hace obvia referencia a una de las justificaciones habituales del oficialismo: “Sí, pero López Portillo lloraba más”.

A su vez, Héctor Manjarrez pensó en términos literarios y humorísticos: “Una obra que se llame ‘José Dramón’”.

Aurelio Asiain fue poético:

«Aquel Rey, al ver su suerte

Comenzó a llorar tan fuerte

Que, al llorar, tiró el castillo

Y un merengue lo aplastó» 🎶

Sergio Negrete Cárdenas fue más allá: “No llora porque tenga un hijo ratero y zángano. Llora porque tiene un hijo ratero y zángano, y lo cacharon”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password