Crisis humanitaria en México por la desaparición diaria de 7 mujeres y 11 feminicidios cada 24 horas; para AMLO no es prioridad; ONG’s

Durante los 40 meses que han transcurrido desde que Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de la república, ha quedado en claro que la atención a las mujeres no es, no ha sido y no será su prioridad. Su indolencia a este sector que representa cerca del 52% de la población se refleja en uno de los datos más cruento que dejarán mella en esta gestión: 7 desapariciones y 11 feminicidios diarios.

En los 3 años y medio que el tabasqueño lleva de mandato, no sólo ha suspendido políticas públicas, programas sociales y protocolos de atención para las mujeres como las estancias infantiles, el seguro de vida para jefas de familia, los albergues para víctimas de violencia doméstica o las escuelas de tiempo completo, sino que su desidia y narrativa de polarización de cada mañana ha agravado la violencia contra las mujeres.

A diario desaparecen 7 mujeres en México: 320 víctimas tienen entre 10 y 19 años. “Hay un incremento notable de casos de niños y niñas a partir de los 12 años, y mujeres”, coinciden el Comité de la ONU contra las desapariciones forzadas y el último Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas. Sólo Entre el 1 de enero y el 14 de abril, se reportaron 748 víctimas en esa condición.

Estado de México, la Ciudad de México y Morelos concentran el 46% de todos los casos. Sumando las desapariciones en Jalisco, Nuevo León y Zacatecas, la proporción se eleva a 71.5%.

Las cifras corresponden a mujeres reportadas como desaparecidas en lo que va del año, y que aún permanecen en esa condición. En el mismo periodo, han sido localizadas 729 en todo México, 12 de ellas lamentablemente muertas.

Ante la alarmante estadística, el Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas alertó sobre un crecimiento en los casos. “Hay un incremento notable de casos de niños y niñas a partir de los 12 años, y mujeres”, indicó el organismo.

“Dichos casos corresponderían a desapariciones vinculadas con la sustracción de niños y niñas, dentro o fuera del ámbito familiar; a desapariciones como medio para ocultar la violencia sexual y feminicidio, reclutamiento y las represalias”.“Las víctimas y las autoridades también reportaron desapariciones que tenían por objetivo la trata y explotación sexual”, añadió.

María Luisa Aguilar, coordinadora del área internacional del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, sostuvo que en las desapariciones de mujeres, el Estado tendría que actuar inmediatamente. “Estos patrones que hemos visto en Nuevo León en estos últimos días tendrían que generar acciones en dos vías. Por un lado, en las búsquedas y los protocolos, pero también en mecanismos de prevención, porque cuando ves que están aumentando las desapariciones en un lugar en concreto tendrían que generarse mecanismos especiales”, señaló

Las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública sobre los delitos contra las mujeres han variado, al grado que dejó de reportar el número de llamadas de auxilio al 911 y desglosa en cuatro categorías el asesinato de mujeres, oscureciendo el dato duro del feminicidio al dividirlo en doloso, culposo, probable feminicidio y feminicidio.

Aunque el discurso oficial asegura trabajar con “verdad” y “transparencia”, la asociación civil México Evalúa sostiene que, al cruzar las cifras del Secretariado con las encuestas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), o en investigaciones de campo directas en las fiscalías, oculta, disminuye el problema o trata de decir que “hay percepciones” y no realidades.

Crisis Humanitaria

De acuerdo con las estadísticas oficiales en materia de desapariciones, feminicidios y violencia, es posible considerar que México atraviesa por una grave crisis humanitaria contra las mujeres, afirmó el Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac).

La asociación civil con sede en la Ciudad de México precisa que, en una semana, entre el 28 de marzo y el 4 de abril, fueron asesinadas 82 mujeres, un promedio de 10,25 todos los días, según el reporte diario de homicidios dolosos que publica el equipo interdisciplinario del gobierno federal, fundado en fuentes abiertas, de las procuradurías, los medios de comunicación y otros.

Datos examinados por SEMlac, revelan que los estados de Guanajuato, Michoacán y Baja California concentraron 35 por ciento de los asesinatos contra mujeres. Igual de preocupante es que fueran asesinadas entre tres a seis mujeres en esa semana en los estados de Colima, Morelos y Veracruz. En la estadística histórica, está el estado de Oaxaca entre los primeros cinco con altos niveles de feminicidio.

El Gobierno mexicano registró un promedio de 10.5 mujeres asesinadas al día en el 2021, revelaron datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. El organismo documentó 1,899 mujeres asesinadas de enero a junio del año pasado, de las que 1,391 fueron víctimas de homicidio doloso y 508 de feminicidio, como clasifican las fiscalías a los asesinatos motivados por violencia machista o de género.

La cifra es menor a las 1,945 víctimas registradas durante el primer semestre de 2020, cuando asociaciones civiles alertaron de un incremento de violencia en el hogar agudizada por el confinamiento para contener la pandemia.

Pero mientras los homicidios dolosos de mujeres decrecieron 4.27%, desde 1,453 víctimas registradas en el primer semestre de 2021, los feminicidios aumentaron 3.25% para llegar a una cifra de 492.

S.O.S de organismos es ignorado por AMLO

Grupos feministas han protagonizado algunas de las manifestaciones más numerosas para exigir justicia, mientras que el presidente López Obrador ha recibido acusaciones de minimizar sus reclamos.

Así, ente el alza de feminicidios y desapariciones forzadas de mujeres en diferentes estados de la república mexicana, colectivas y organizaciones civiles lanzaron un S.O.S. al gobierno federal para frenar los índices de violencia, los cuales aseguran, se han recrudecido en los primeros meses de este 2022, y que pese a las denuncias y la presión que han ejercido con marchas y protestas, sigue sin castigarse a los responsables.

Y es que los reportes que han levantado las organizaciones civiles y colectivas de todo el país en las últimas semanas de este 2022 contrastan con las cifras de la Secretaría de Seguridad Pública, la cual argumenta que los feminicidios van a la baja en lo que va de este año y se han empleado estrategias para blindar a las mujeres en los estados considerados como “focos rojos”.

Para el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) la cifras oficiales contrastan con los reportes de las ONG´s, pues a pesar de los constantes llamados que se han hecho ante las autoridades, ven una ausencia de una política estructural efectiva para su prevención, atención, sanción, erradicación y reparación integral. Esto debido a que la cifra de 11 mujeres asesinadas cada 24 horas se mantiene en esta administración.

Precisaron que los casos de desapariciones y feminicidios que se han suscitado en Nuevo León y en diferentes zonas del país revelan el fracaso del gobierno federal y autoridades estatales para erradicar o reducir los índices de violencia que persisten en México. Incluso detallan que se ha recrudecido la violencia en contra de mujeres en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien se niega a atenderla.

“Preocupa la narrativa que señala (López Obrador) de que el Estado ya no es el principal violador de los derechos humanos o que hay una vinculación entre la corrupción y violencia contra las mujeres”, agregó Edith Olivares Ferreto, presidenta del Comité Directivo de Amnistía Internacional México

Al respecto, el titular del Ejecutivo federal aseguró en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que su gobierno ya no era el principal agresor hacia los derechos humanos como en gestiones pasadas.

Durante dicha conferencia matutina del 25 de noviembre pasado, el primer mandatario afirmó que las causas de un feminicidio y un homicidio son las mismas en lo general, lo cual después corrigió la aún secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

“Las causas de un feminicidio, concretamente, no son las mismas que un homicidio violento en contra de una mujer, por otra razones”, respondió la titular de la Segob.

Ante este panorama, Olivares Ferreto apuntó que el gobierno de México tiene una serie de compromisos y recomendaciones por cumplir, como los emitidos por la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

En ese sentido, insistió en la necesidad de que el Estado mexicano instaure una ruta para erradicar los estereotipos sexistas que reproducen la violencia contra las mujeres, para así atender los casos de violaciones a los derechos humanos de las féminas.

La activista de Amnistía Internacional hizo hincapié en que “las palabras no bastan” y que se requieren de hechos, como políticas públicas al respecto y un reconocimiento de la gravedad de la violencia que se ejerce contra las mujeres.

Sobre los feminicidios en el país, Patricia Olamendi Torres, representante de la organización Nosotras Tenemos Otros Datos, lamentó la impunidad en la que permanecen: “Nuestro país se ha convertido en tierra de feminicidios e impunidad y donde las mujeres, niñas y adolescentes no logran acceder a la justicia por un sistema corrupto y patriarcal”.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password