Creará AMLO el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado; renunciará a su facultad de condonar impuestos, adelanta

Foto: Cuartoscuro

Tras reiterar que el presupuesto alcanzará para cumplir con sus proyectos prioritarios, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló que con el combate a la corrupción y abaratar el costo del gobierno, se dispondrá de recursos con lo que antes no contaba para poder cumplir con estos compromisos, pero especialmente, para atender a la población más vulnerable.

Afirmó que con el plan de austeridad que se aplicó desde el inicio de esta administración, se tiene una bolsa de 100 mil millones de pesos que se podrán destinar a la entrega de apoyos directos a la gente, y si es necesario, dijo, se reducirá aún más el gasto de gobierno, ya que para este propósito no hay límites.

“Para enfrentar el dolor, para enfrentar la enfermedad, para enfrentar el sufrimiento, la pobreza, no hay límites, aunque nos quedemos sin camisa. Le podemos dar todavía otra vuelta a la tuerca si hace falta; es decir, reducir más el gasto en el gobierno, el costo del gobierno a la sociedad para tener fondos y destinarlos a lo fundamental”, manifestó durante su conferencia de prensa matutina.

El mandatario anotó que otra fuente para poder financiar la política social y otros planes de gobierno, será a través de los bienes que se les confisquen al crimen organizado y a los delincuentes “de cuello blanco” y en ese sentido, adelantó que en breve será creado el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, a fin de resarcir el daño ocasionado por el saqueo que se perpetró en el periodo neoliberal. Desde su punto de vista, si se hubiese creado una instancia así, mucho se hubiera podido hacer; según sus cálculos, por esta vía se obtendrán este año alrededor de mil 200 millones de pesos.

“Imagínense si hubiese existido este instituto cuando decomisaron los dólares al ciudadano chino mexicano, hubiese alcanzado para muchas cosas. Estamos definiendo cómo vamos a devolver el dinero, en algunos casos va a ser directo a las sociedades de padres de familia de las escuelas, para el mantenimiento, para la construcción de unidades deportivas, para ambulancias, para caminos, todo lo que pueda hacerse con este apoyo. O sea, sí hay presupuesto”, aseveró.

López Obrador también anticipó que emitirá un decreto para renunciar a su atribución legal de condonar impuestos; precisó que esto es diferente a la obligación que tiene el gobierno de devolver a algunos contribuyentes el pago de algunos gravámenes; de lo que se trata, dijo, es de ya no dar privilegios a “los de arriba” como antes se hacía, para evitar que cumplan con sus obligaciones fiscales. Adelantó que la próxima semana informará cuánto y a quiénes les condonaban impuestos en los gobiernos anteriores y arremetió contra el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) por prestarse a ocultar estos datos.

“Es que de estas cosas ya no se quieren acordar algunos, hay amnesia. Acuérdense que cuando Fox, se inició el Instituto de la Transparencia y la primera decisión importante del Instituto de la Transparencia fue reservar, imagínense la contradicción, el Instituto de la Transparencia reserva la información acerca de la condonación de impuestos que autoriza Fox hasta este año, porque se vence y a partir de que ya se vence el término ya se puede dar a conocer a quién se les condonó”, expuso.

Por otra parte, el presidente insistió en que contrario a lo que sus adversarios piensan, la refinería de Dos Bocas se podrá hacer con los 8 mil millones de dólares estimados, o quizá menos, porque ya no hay corrupción; negó estar cerrado a las opiniones y aseguró que el siempre escucha, pero más al pueblo que a los expertos, pues a su juicio, no son objetivos y en cambio, la gente, es sabia. Según dijo, no hay servidor público que escuche más a los demás que él.

“No es para presumir, que soy el servidor público que más escucha al pueblo. Diariamente escucho a los ciudadanos, creo que en una semana escucho como a mil personas, no sé si haya otro servidor público que escuche a tanta gente. Y no me entra por un oído y me sale por otro, escucho e internalizo y obedezco al pueblo, a los ciudadanos. muchas veces se hace la diferencia entre el ciudadano, entre el pueblo y el experto, el analista político. Entonces, como los analistas, los llamados expertos, pues no son tan objetivos ni tan profesionales, a ellos los leo, los escucho, pero no necesariamente les hago caso”, apuntó.

arg

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password