Coello Trejo: Lozoya Austin, en la cárcel “por necio y cobarde”; demandaré a mi examigo Gertz, dice

Radio Fórmula

Tras la difusión del audio en los que se escucha conversar a Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR) y al padre de Emilio Lozoya Austin, el abogado Javier Coello Trejo dijo que revelan la negociación que realizaban, además del uso faccioso de la institución y su vulnerabilidad. Además, afirmó que el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) está en la cárcel por “necio y por cobarde”.

El pasado 23 de junio circuló en varios medios la grabación de una conversación entre Emilio Lozoya Thalmann, padre del exdirector de Petróleos Mexicanos, y Gertz Manero, en la que este reclama que en la defensa haya solicitado un amparo, a lo que el primero dice que fue un error y que se hizo sin su autorización. El fiscal comenta: “Yo no acepto dobles lenguajes, ni las jugadas de ese pinche bandido del abogadete ese”, por lo que Lozoya Thalmann se disculpa y afirma que “lo puse en orden ayer”.

Después Gertz Manero le exige a Lozoya Thalmann que se desista del amparo, y le recomienda: “Ya no metas a ese cabrón, por favor, porque las cosas las va a echar a perder. Búscate a una gente decente que te defienda”.

La referencia era a Coello Trejo, quien desde el jueves anunció que haría sus comentarios al respecto esta semana. Este martes dio a conocer un comunicado en el que le recuerda a Gertz Manero que fue su abogado y más: “Rescaté a su hermano, le presté servicios a su hija e incluso sigo siendo su apoderado, a pesar de que le solicité me revocara los poderes”.

Pese a ello, Coello Trejo considera que el audio revela que Gertz Manero obligó a Lozoya Thalmann y a su hijo Juan Jesús a desistirse de los amparos. Y advierte que analiza proceder jurídicamente por “las expresiones vejatorias, denigrantes y abusivas con las que me trata en esa grabación el Fiscal General de la República”.

Del asunto de la grabación y su divulgación, el jurista los considero un tema “preocupante y de verdad relevante”, lo que también muestra la vulnerabilidad de la FGR ya que, incluso más allá de lo privado y confidencial, puede estar ocurriendo lo mismo “con la estrategia y acciones contra la delincuencia, lo cual explicaría la situación en inseguridad (sic) que vive el país”.

Asimismo, el audio, a consideración de Coello Trejo, también revela “el uso faccioso del Fiscal de la institución y de la justicia”.

En su comunicado Coello Trejo también relata cómo asumió la defensa de Lozoya Austin desde agosto de 2017, por lo cual tuvo que también tratar los casos de los familiares de este que fueron vinculados con el caso de Agronitrogenados. Entre estos estaban su hermana Gilda Susana, y posteriormente su esposa, Marielle Helene Eckes, y su madre, Gilda Margarita.

Coello Trejo recuerda el inicio de las reuniones de Lozoya Thalmann y de su hijo Juan Jesús con Gertz Manero, y cómo ellos solicitaron amparos para, así, acudir “protegidos a la reunión”.

También menciona que, tras la detención de Lozoya Austin en febrero de 2020, hubo mayor tensión y distancia con Lozoya Thalmann debido a diferencias en la estrategia adecuada para tratar el caso. El exfuncionario le reveló que en la de su padre “pretendían que mi cliente formulara imputaciones de las que no tenía ni tiene pruebas”.

Radio Fórmula

En junio de ese año, Lozoya Austin le agradeció sus servicios a Coello Trejo, quien sólo le requirió el pago de sus honorarios y los gastos que había realizado, lo que no ha hecho, por lo que el abogado anuncia que “procederá jurídicamente no solamente a reclamar el pago legítimo de los honorarios, sino llevarlo a estadios eminentemente penales”.

En una entrevista a Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, Coello Trejo aclaró que quien lo contrató para su defensa fue Lozoya Austin, no su padre, además de que, después de que fueron giradas las órdenes de aprehensión, escondió al exfuncionario y a su hermana.

El abogado formuló una teoría: “Quien entregó a Emilio fue su papá”. Eso fue cuando ocurrió su detención en Málaga, hasta donde fue a verlo Coello Trejo, a quien Lozoya Austin le pidió: “No quiero ver a mi papá”, aunque estuviera afuera de la prisión. Sin embargo el jurista lo convenció; pero, dijo, nunca más volvió a ver ni a hablar con Lozoya Thalmann.

Posteriormente Lozoya Austin le comentó a Coello Trejo que le estaban pidiendo hacer declaraciones y acusaciones contra otras personas, a lo que le advirtió: “Si no tienes una prueba, no denuncies cosas que no vas a poder probar”.

Sin embargo, en una llamada siguiente, en plena pandemia en 2020, Lozoya Austin le dijo que ya había muchas presiones para que hiciera acusaciones, a lo que el abogado le dijo: “No me haces caso. Que Dios te bendiga, pero a mí sí mándame una carta porque yo me he enfrentado a la autoridad por ti y es público que di la cara”.

Dijo que lo que le pasó a Lozoya Austin fue “por necio, por cobarde”, así como “por no obedecer las instrucciones de sus abogados”.

Sobre la grabación de Gertz Manero, recalcó la vulnerabilidad de “la institución más importante de la procuración de justicia en México”, y agregó: “¿Cómo graban al fiscal general? ¿Cómo no tiene un equipo que le cuide las espaldas? ¡Caray, señor, yo fui subprocurador de la nación, yo peleé contra el narcotráfico!”.

Y refirió lo personal de Gertz con él: “¿Cómo es posible que el fiscal general se refiera a quien era su amigo como un ‘abogadete bandido’? ¡Qué triste! Entonces soy un bandido cuando lo serví, soy un bandido cuando fui su amigo. No entiendo yo a mi examigo”.

Dijo que conoce a Gertz Manero desde hace 40 años y que fue su oficial mayor en la Procuraduría General de la República, y que por la dignidad de su familia no puede permitir “que ese señor me diga bandido. En tal virtud voy a presentar una demanda para que acredite que soy un bandido”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password