Cervecera cancelada ocuparía apenas un 0.2% del agua en Mexicali, revela estudio; había corrupción, acusa AMLO

Foto: Milenio

De acuerdo con un estudio elaborado en 2018 por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), organismo perteneciente a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la planta cervecera de la firma Constellation Brands que fue cancelada por medio de una consulta, consumiría el equivalente al 0.2% del agua que se consume en la ciudad de Mexicali.

De acuerdo con información de Reforma, el análisis realizado por el propio gobierno federal, Mexicali tiene una asignación total de 2 mil 555 millones de metros cúbicos de agua por año y de ese total, la cervecera consumiría un volumen de 5.8 millones de metros cúbicos al año, esto es, apenas el 0.2% del caudal disponible para la capital de Baja California.

Este fin de semana, en una consulta donde participó menos del 5% del padrón de electores en Mexicali, se determinó la cancelación del proyecto en el que ya se habían invertido aproximadamente mil 400 millones de dólares. La Comisión Nacional del Agua anunció que luego del resultado de la consulta, se suspenderían las autorizaciones previamente otorgadas para el abasto de agua a la planta.

El principal argumento que esgrimieron los opositores a la construcción de la cervecera,  es que dicha ésta consumiría un porcentaje relevante del agua que requieren los habitantes y el sector agrícola de la región.

Al abordar el tema por segundo día consecutivo en su conferencia de prensa, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, desestimó los cuestionamientos de los empresarios a la consulta y justificó la realización de este ejercicio para avalar la decisión de cancelar el proyecto.  Negó que esto ahuyente la inversión y aseguró que se puso orden porque había mucha corrupción. Según él, hubo influyentismo en el otorgamiento de los permisos, sin embargo no ofreció más detalles.

“Claro que sí, hubo influyentismo, nada más es cuestión de pensar, de sentido común, que es el menos común de los sentidos: cómo dar un permiso para una planta cervecera que consume agua en donde hay escasez de agua y además que es producir, elaborar cerveza con agua, que vamos a exportar y cuántos empleos”, fustigó.

En torno al pronunciamiento de la firma cervecera de buscar un diálogo y las críticas del líder del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, López Obrador dijo estar dispuesto a un entendimiento, sin embargo, insistió en que los empresarios deben tener claro que la consigna de su gobierno es “mandar obedeciendo” al pueblo y que ya se acabaron los tiempos en que el poder estaba al servicio de una minoría.

“Me buscaron los dueños de la empresa porque quieren un acuerdo y yo estoy en la mejor disposición de recibirlos, atenderlos y que nos escuchen a nosotros, la gente votó por un cambio y dijimos, no en el discurso demagógico, dijimos mandar obedeciendo. Carlos Salazar está en su derecho de expresarse y de manifestarse, y seguimos siendo amigos, pero yo soy el representante del Estado Mexicano y represento a todos, ya no es el tiempo de antes, que el Gobierno estaba al servicio de una minoría”, alegó.

arg

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password