Cinque Terre

la redacción

Caso Bartlett: el discurso gubernamental de la impunidad

Desde la publicación del reportaje en el que se daba cuenta de la riqueza de Manuel Bartlett Díaz y su familia, hasta hoy, después de que fue declarado sin responsabilidad en varios cargos, el gobierno construyó un discurso para justificar la impunidad y para desprestigiar a los críticos, especialmente a los periodistas responsables de la investigación, a los que diversos actores gubernamentales tildaron de desde “conservadores” hasta “sicarios”.

El miércoles 28 de agosto el portal de Carlos Loret de Mola apareció publicado el reportaje de Arelí Quintero “Bartlett Bienes Raíces”, en el que se afirmó que en su declaración patrimonial Manuel Bartlett Díaz, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) afirmó poseer sólo 51 millones de pesos e ingresos anuales por 11 millones. Sin embargo, afirmaba la reportera, “a través de familiares, empresas y presuntos prestanombres se ha hecho de un imperio inmobiliario de 25 propiedades (23 casas y dos terrenos) con un valor aproximado de más de 800 millones de pesos”.

Posteriormente registró que a partir de 2001 el político poblano dejó de registrar propiedades a su nombre para ponerlas bajo el de su pareja sentimental, Julia Elena Abdala Lemus, y de los hijos de ambos de matrimonios anteriores.

Contó la periodista: “La familia empezó a adquirir vertiginosamente casas y departamentos en las zonas más caras de la Ciudad de México: Polanco, Reforma, Tecamachalco, la Roma y, su preferida, Lomas de Chapultepec”.

Así, dijo Quintero, el imperio inmobiliario de la familia luce potente”.

La difusión de esa investigación periodística generó un revuelo que ameritaba respuestas; por supuesto, Bartlett respondió el mismo día con el siguiente tuit: [email protected] y su reportera @areliquinteroc han montado un sainete en radio con mentiras y afirmaciones que rechazo categóricamente. Periodismo venal. @El_Universal_Mx @WRADIOMexico”.

Al día siguiente, al ser inquirida sobre el asunto, Irma Eréndira Sandoval, titular de la Secretaría de Función Pública, inició el proceso de defensa oficial de Bartlett: dijo que en el caso del director de la CFE habría que revisar, “porque lo que está sacando fuera (sic) de contexto el señor Loret de Mola son cuestiones de cuando él no era funcionario público. Es lo único que podría señalar”.

Desde entonces, como se ve, Sandoval anunció con claridad uno de los argumentos para exonerar a Bartlett: la temporalidad.

Ese mismo día la comentarista política Denise Dresser publicó un tuit en el que criticaba a la servidora pública: “Cuando ves a la Secretaria de la Función Pública @Irma_Sandoval descrita como ‘implacable’, defender a #ManuelBartlett porque compró las propiedades que no incluyó en su declaración patrimonial ‘cuando no era funcionario’. #SelectivamenteImplacable”. Y lo acompañaba con un gif de una chica que cierra los ojos de forma risueña.

Sandoval no tardó mucho en contestar con otro tuit: “Estimada @DeniseDresserG, tú como nadie sabes que ‘no todo él que tiene es malvado’, como bien dice nuestro señor presidente @lopezobrador_ ¿O ya es pecado vivir en Las Lomas o Polanco de acuerdo con tu nuevo ‘código de ética’? Se te van a enojar tus amigos”. Y cerraba con un icono de asombro.

En los comentarios del tuit, Dresser replicó: “No, no es pecado vivir en Polanco o Las Lomas, pero sí es violatorio de la ley mentir en tu declaración patrimonial o acumular riqueza de manera ilícita si eres funcionario público. El problema para ti es que si lo investigas se van a enojar tus amigos. Cc Manuel Bartlett”. E incluyó el incono de una mano haciendo símbolo de amor y paz.

Para el 30 de agosto quien saltó a la palestra en la discusión fue fue el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien, durante su conferencia de prensa del 30 de agosto, dijo lo siguiente: “Yo estoy seguro que el licenciado Bartlett va a informar. Son de estos reportajes que se hacen con propósito de afectar políticamente, sin duda, pero todos tenemos la obligación de informar. Yo le tengo confianza al licenciado Bartlett”.

El mandatario añadió entonces una argucia acusatoria de distracción que gusta usar en situaciones complicadas: “Y como es natural, hay adversarios. Los conservadores, quienes están sacando todo este tipo de cosas, son los mismos que están inconformes por los cambios que se están llevando a cabo en el país, los que no quieren que se construya el aeropuerto de Santa Lucía, los que no están de acuerdo con la política de austeridad republicana, con los que, bueno, son opositores a nuestro gobierno”.

Desde entonces la suerte de la investigación sobre Manuel Bartlett y su patrimonio estaba echada.

Ese mismo 30 de agosto Bartlett Díaz emitió un comunicado en el que expresaba lo siguiente: “Frente a los señalamientos sin prueba alguna que han circulado en los medios de comunicación, expreso mi categórico rechazo y, bajo protesta de decir verdad, afirmo que lo que he declarado ante la autoridad es el único patrimonio que poseo, ni un peso más ni un peso menos”.

SICARIO

FOTO: ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO.COM

El 5 de septiembre el coordinador de Comunicación Corporativa de la CFE, Luis Bravo Navarro, en una carta en la que daba respuesta a un artículo de Leo Zuckerman en el que comentó el reportaje de Quintero, tildó a Loret de Mola como “sicario del periodismo”.

“Los dichos de Quintero y Loret son absolutamente falsos, carecen de sustento periodístico y de fundamentación legal”, escribió, y se preguntó por qué Zuckerman se limitaba “a repetir las falaces aseveraciones de un sicario del periodismo”.

El columnista de Excélsior respondió que lamentaba que “una institución del Estado, la CFE, defienda los asuntos privados de su director utilizando, para tal efecto, el dinero de los contribuyentes”.

Además, a Zuckerman le pareció ominoso llamar “sicario del periodismo a Loret de Mola por ser México uno de los países donde se asesina a más periodistas. Y recordó que en 1984 uno de los subordinados de Bartlett cuando era secretario de Gobernación, José Antonio Zorrilla, ordenó el asesinato de Manuel Buendía.

El 10 de septiembre la SFP, a partir de una denuncia anónima, abrió la investigación sobre Bartlett Díaz, la que prometió que sería “atendida de forma rigurosa, imparcial y apegada a la legalidad”. Y se comprometió a seguir “implacable en su lucha contra la corrupción”.

Casi al tiempo Bartlett escribió dos tuits al respecto; el primero: “Como dije antes, es falsa la información sobre los inmuebles que se me atribuyen; mi declaración patrimonial está en regla”.

El segundo: “La @SFP_mx ha abierto una investigación y presentaré toda la documentación e información que se me requiera”.

El asunto fue retomado el 11 de septiembre durante la conferencia de prensa presidencial, en la que a Bartlett se le preguntó sobre su declaración patrimonial, el reportaje de Quintero y la investigación que recientemente le había abierto la SFP.

Quien fue secretario de Gobernación en la administración de Miguel de la Madrid respondió que tiene “toda una vida en el servicio al gobierno mexicano, y tengo el patrimonio que he desarrollado en estos años perfectamente definido en mis declaraciones patrimoniales año con año”.

Asimismo, que había presentado a la SFP su declaración con “cinco años -como establece la ley- anteriores para que puedan tener un conocimiento preciso de cómo se fue constituyendo ese patrimonio. Jamás se me ha acusado de corrupción en todos estos años”.

Y comentó que apreciaba que la Función Pública hubiera iniciado la investigación, “porque estoy seguro de que mis datos son correctos”.

Acerca del reportaje comentó que “es falso. Me atribuye propiedades que no son mías, no existe ninguna prueba alguna (sic) de que yo haya escondido estas cantidades inverosímiles de 800 millones de pesos. En este reportaje aparece como… Mi caso, una falsedad total, aparece todo un… casi me atribuyen la propiedad de una manzana”.

En su intervención aquel día, el presidente dijo que estaba muy satisfecho por el trabajo de Bartlett para limpiar de corrupción la CFE, y agregó sobre el trabajo periodístico de Quintero: “Todos estos reportajes tienen que ver con los grupos de intereses creados que lucraron durante los 36 años de la llamada política neoliberal, que no fue más que una política de pillaje. Entonces, por eso los ataques a Manuel Bartlett”.

Más adelante dijo que en el fondo de la oposición de los reportajes estaba “querer confundir a los ciudadanos. Aun con eso, nosotros vamos a respetar el derecho a la libre manifestación de las ideas, no va a haber ninguna censura. Aquí vuelvo a decirlo, porque no falta quienes estén pensando -porque creen que somos iguales, iguales de autoritarios como los conservadores-, no faltan quienes dicen que Loret de Mola salió de Televisa porque nosotros lo pedimos. Eso es mentira, es una calumnia. Nosotros somos respetuosos de la libertad de expresión”.

Y mencionó que la gente tiene muchas formas de informarse y alabó a las “benditas redes sociales”, y que “todos estos intentos de desprestigio, de manchar al nuevo gobierno no prosperan. Sin embargo, vamos nosotros a respetar el derecho a disentir y se va a investigar todo, absolutamente todo. No hay impunidad”.

En esa misma fecha Loret de Mola publicó un par de tuits sobre el asunto; en el primero de ellos publicó: “Parte de la mañanera de hoy sirvió para defender a @ManuelBartlett. Ya sabemos cómo terminará la indagatoria y el expediente de la secretaría @Irma_Sandoval”.

El segundo fue el siguiente: “Dice @ManuelBartlett en la mañanera que no hay pruebas, que las casas no son suyas. Ahí están los documentos del registro público, la empresa en la que él figura y sirvió para hacer las compras, los nombres de su esposa, hijos… por favor”.

CHU-CHU-CHU

FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

El 26 de septiembre, en una conferencia de prensa de la CFE, Bartlett aprovechó para defenderse de las acusaciones. En ella ratificó que lo que ha declarado “ante la autoridad es lo que poseo, ni un peso más ni un peso menos”.

Declaró que varias de las propiedades no declaradas pertenecen a sus hijos, por lo que no deben ser vinculadas con él.

Sobre su pareja sentimental, el funcionario dijo que “es económicamente independiente y que desde el ejercicio de sus actividades económicas legítimas y de negocios, sin ser servidora pública ha construido su patrimonio por méritos propios”.

Afirmó que el presidente no lo protege y le agradeció su confianza; añadió que era implacable en su lucha contra la corrupción. Concluyó diciendo que su honorabilidad “está por encima de cualquier manejo publicitario o de cualquier campaña, porque son muchos años en los que he estado bajo el escrutinio público”.

Hasta fines de septiembre, el día 30, al salir de una reunión en Palacio Nacional, el exsecretario de Educación en el periodo presidencial de Carlos Salinas fue cuestionado sobre el conflicto de interés, ausencias en su declaración patrimonial y su posible salida del gabinete, a lo cual sólo respondió: “El Tren Maya… chu-chu-chu… el Tren Maya es el tema que tratamos”, mientras hacia movimientos corporales que pretendían imitar el movimiento de un ferrocarril.

Ayer, antes de que la SFP anunciara su resolución sobre el caso, al salir de Palacio Nacional y al ser inquirido por los reporteros sobre el asunto, Bartlett les contestó: “Vayan a oírlo. No coman ansias”.

Poco después la SFP comunicó que Bartlett Díaz no es responsable de los cargos que se le hicieron. Y en una entrevista realizada hoy, Irma Eréndira Sandoval rechazó la manipulación en que se pretende mantener a la opinión pública con la utilización de la palabra “exoneración” porque “fue una investigación muy pulcra, muy apegada a derecho y exhaustiva”.

El titular del Ejecutivo declaró enfáticamente hoy en la mañana: “Pruébenlo. Por lo que corresponde a nosotros, el señor es director de la CFE. A ver: ¿ahí cuáles son las transas? Los contratos entregados como se hacía antes, por influencia. Lo que hizo antes, bueno, eso se juzga, y pues cada quien tiene que responder. Pero entiendo que la denuncia que se presentó fue por su desempeño en esta administración y eso es lo que se resolvió”.

Hoy, por supuesto en una actividad previamente agendada, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y el director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, visitaron juntos en Querétaro la central El Sauz.

López Obrador expresó en su discurso que “cuando terminamos las giras de Pemex, me pidió en director de CFE que recorriéramos las plantas. Me hizo un motín emocional, no les comento su expresión, pero me dijo que se sintió desatendido”.

Después el mandatario dijo que su gobierno echó atrás contratos leoninos con empresas de gasoductos: “De ahí viene que no vean con buenos ojos al licenciado Bartlett, pero yo lo apoyo, porque en este asunto y en otros ha tenido una postura de defensa de los intereses del pueblo y de la nación”.

“¿Qué les pareció a ustedes?”, dijo Bartlett a los periodistas al final del evento.

Y, oficial y jurídicamente, todo quedó igual que antes.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password