Casi totalmente censurado, el expediente de Cienfuegos divulgado por la FGR

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenara al canciller Marcelo Ebrard difundir “completito” el expediente que la Fiscalía General de la República integró contra el ex titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos, la FGR lo difundió, “con las salvedades que impone la ley”, es decir, con larguísimas extensiones tachadas con negro y mostrando que nunca se le hicieron preguntas al general.

De hecho, los nombres de los archivos que colgó la FGR en la página del Gobierno de México terminan con la frase “FINAL_NEGRO”, debido a que son más las partes canceladas que las puestas a disposición del público.

La divulgación se dio el sábado por la  noche en la liga https://www.gob.mx/fgr/documentos/investigacion-cienfuegos, y se presenta con las siguientes palabras: “Como corresponde en un estado de derecho y con la convicción de consolidar la transparencia y la justicia, con independencia de la información que ya se ha hecho pública, la Fiscalía General de la República da a conocer por este medio la versión pública del expediente completo, con las salvedades que impone la ley, y que fue diligenciado en México, culminando con una determinación de no ejercicio de la acción penal”.

De acuerdo con una exhaustiva revisión realizada por el diario El País, del expediente se desprende que la FGR “los fiscales no le hicieron preguntas a Cienfuegos. En todo el expediente no aparece que los fiscales le hagan una sola pregunta al general”.

Refiere que el ex titular de la Defensa acudió, en calidad de imputado, a declarar el 9 de enero pasado a la sede de la FGR. En dicha diligencia negó las acusaciones con declaraciones como: “Otro mensaje de mi supuesta autoría, es del día 22 de junio de 2016, dirigido al usuario (TACHADO) ‘EL DÍA 30 SALGO 2 SEMANA DE VACACIONES O BUENO QUE SI NO ME QUIERE QUE ME TENGA TAN TITO CARIÑO’, [es] completamente falso, toda vez que durante los seis años que desempeñé el cargo de Secretario nunca vacacioné”.

Otras declaraciones y todas las partes donde se mencionan nombres están tachadas. A lo largo de todos los archivos se tachan documentos completos, no solamente nombres o firmas. Es imposible saber, en muchas partes, qué hay detrás de los tachados.

Pero el expediente sí deja ver la siguiente declaración de Cienfuegos:

“En lo personal, he sido afectado significativamente en mi prestigio y liderazgo formado con trabajo y entrega, siendo ejemplo de honor y lealtad, por casi seis décadas de servicios ininterrumpidos, de día y de noche, con disposición diaria y permanente, alejado de la familia muchas veces y exponiendo la vida otras más, mi historia es la de la mayoría de mis compañeros y ellos estarán pensando, cuándo y cómo los podrán involucrar en hechos delictivos como han intentado hacer conmigo”.

También se puede leer esta otra declaración del militar:

 “La investigación es omisa en acreditar la causa probable que explique por qué uno de los más prestigiados militares mexicanos, con casi 60 años de servicios intachables a su nación, en el momento más encumbrado de su carrera y todavía con varios años más por delante en el máximo cargo militar, se prestaría a colaborar con un presunto narcotraficante de poca o nula importancia”.

Otra parte que se deja a la vista es la conclusión de la FGR:

“No existe prueba alguna que demuestre que [el general Cienfuegos] se reunió, encontró o contactó o que realizó comunicaciones con integrantes del grupo delictivo ya citado que se cataloguen como ilegales o que reflejen la realización de actos al margen de la ley”.

Dividido en múltiples archivos PDF, el expediente colgado en la citada liga consta de dos tomos y 12 anexos. Se encuentra distribuido, para consulta, como sigue:

El Tomo 1 está dividido en 14 partes.

El Tomo 2 está dividido en 7 partes.

El Anexo 1 en 13; el Anexo 2 en 4, el 3 en 3 partes, 4 y 5 solo tienen un archivo, el Anexo 6 tiene 6 partes, el Anexo 7, 7 partes; el 8 tiene 4 partes, el 9, 7; el 10, tiene 6; el Anexo 11, tiene 43 parte y el 12 tiene sólo 2.

Al revisar cada uno de los archivos es evidente que la práctica totalidad de la información está en negro. Ello, a pesar de que el presidente se ufanó de que su gobierno “no tiene nada que ocultar” y que se hacía público el expediente para dejar en claro por qué se exoneró a Cienfuegos.

Este lunes 18 de enero, López Obrador fue interrogado por una reportera respecto a la divulgación del expediente y a la declaración hecha por el gobierno norteamericano en el sentido de que México faltó a la confianza y rompió acuerdos bilaterales al difundir el expediente.

Al respecto, el presidente dijo que era entendible que el gobierno de EU defendiera su actuación y dijo que jamás les pidieron que no divulgaran el expediente y volvió a insistir en el acto de transparencia “inédito” que representó haberlo hecho.

Sin embargo, poco es lo que se sabe de la indagatoria, ya que sólo se dejó visible lo que más favorece al general, quien fue detenido el 15 de octubre de 2020 en Estados Unidos, donde estuvo preso poco más de un mes y fue enviado a México, tras diversas peticiones del gobierno, el 18 de noviembre. El gobierno norteamericano retiró los cargos, para que se pudiera trasladar a México, donde supuestamente sería investigado.

Acudió a una diligencia el 9 de enero y posteriormente, la FGR anunció que había determinado el no ejercicio de la acción penal, debido a falta de pruebas.

La semana pasada, AMLO la emprendió contra la DEA, acusándola de que “fabricó” delitos en contra de Cienfuegos y que las pruebas suministradas no comprobaban nada. Para demostrarlo, dijo, ordenó (a pesar de la supuesta autonomía de la FGR) que se hiciera público el expediente.

La FGR obedeció, pero ocultó la casi totalidad de la información.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password