Cancelación de Seguro Popular podría afectar operatividad de institutos de salud

Foto: Internet

La cancelación del Seguro Popular podría afectar la operatividad de los institutos nacionales de salud, debido a que parte de su financiamiento provenía precisamente de dicho programa, advirtió Alejandro Mohar, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE).

En entrevista con el periódico Reforma, explicó que aun con esta aportación los institutos enfrentan una situación financiera deficitaria y al no contar con esa partida, podría complicarse. Apuntó que para este año, se contará con un presupuesto de 7 mil 500 millones de pesos, cuando lo ideal sería contar con al menos 10 mil millones.

“Tenemos recursos federales, de tabuladores propios de terceros de investigación, y del Seguro Popular; es decir, si se cae una de estas piezas que conforman el presupuesto de los institutos, los puede hacer inoperantes”, indicó.

Agregó que además de la aportación económica, el Seguro Popular había contribuido a la disminución de por lo menos el 5% en la deserción de pacientes. En este sentido, abundó que antes de la creación de este programa los pacientes, al no tener financiamiento, pagaban la atención, y el índice de deserción general era de más de 30%, lo que se traducía en mortalidad.

No obstante, el especialista reconoció que las aportaciones del Seguro Popular en los estados no siempre se aplicaban en los centros de salud y ante ello, resulta conveniente revisar este instrumento y su esquema de financiamiento, pero no desaparecerlo Por lo anterior, consideró que la creación del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) y la propuesta de eliminación o exclusión de cuotas de recuperación dijo que también implicará afectaciones para los institutos de salud.

“Teniendo esta complejidad de financiamiento tripartita, si se reduce el Presupuesto de Egresos de la Federación o el financiamiento del esquema Seguro Popular-Insabi, y se reducen las cuotas de recuperación, pues estaremos sufriendo en la operación de la demanda de la atención médica”, expuso.

Finalmente, subrayó que las limitaciones presupuestales motivan que los institutos permanezcan cerrados por las tardes, noches y fines de semana y no puedan ofrecer una mayor cobertura en la atención que prestan; de ahí que resulta crucial fortalecer no solo el primer nivel de atención sino también el tercer nivel.

“Es decir, hay que cuidar el tercer nivel por la gran cantidad de pacientes con enfermedades crónicas como casos de morbimortalidad, pero también el primer nivel, como un mecanismo óptimo de prevención”, planteó.

arg

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password