Calderón al presidente: asuma su responsabilidad, para eso pidió el voto; AMLO: “Cínico”

Los asesinatos cometidos en Cerocahui, Chihuahua, llevaron a un enfrentamiento entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón: este le llamó a asumir su responsabilidad para resolver los problemas del país, mientras que el mandatario lo acusó de cinismo.

El pasado martes, tras conocerse ampliamente la noticia del crimen contra dos jesuitas y un guía de turistas en Chihuahua, Calderón reprodujo un fragmento de un editorial del medio chihuahuense Omnia (al que colocó el vínculo), en el que se criticó al mandatario y a las autoridades: del primero recordó sus actitudes burlonas frente a asesinatos, y de las segundas su indiferencia frente a lo que ha venido ocurriendo.

“’¿Tocamos ya fondo? ¿Se olvidará este hecho sin precedentes en días por venir? ¿Prevalecerá la indiferencia de las autoridades o la sonrisa cómica y sardónica de AMLO cuando se presentan las masacres?’ Ejecuciones de sacerdotes, frente a los ojos de Dios”, citó Calderón.

Ello provocó que en su conferencia de prensa de este miércoles López Obrador se lanzara contra Calderón, de quien dijo que “se atreve a culparnos, en el colmo del cinismo, de la hipocresía, porque así es la derecha. Ya lo hemos dicho muchas veces: su verdadera doctrina es la hipocresía”.

Como es su costumbre, López Obrador culpó a actores políticos del pasado de complicidad en el origen en el problema de la violencia: “Esto de la sierra de Chihuahua, que duele tanto, pues esto no surgió ahora; esto viene de tiempo atrás, cuando existía un contubernio completo entre las autoridades y la delincuencia. ¿O el señor este acaba de empezar su carrera delictiva? No, y seguramente fue tolerado”. Ello, sin mostrar pruebas al respecto, como las que les exige a quienes lo acusan a él.

Afirmó que eso lo saben tanto los jesuitas como quienes viven en la zona. Y luego presentó un cuestionario acerca de la relación de Calderón con Genaro García Luna.

Poco más tarde, Calderón volvió a la carga en Twitter: además de aclarar que el texto que puso sobre el caso era una cita, le exigió al presidente asumir su responsabilidad en la solución a los problemas del país.

“Están muy enojados con este tweet. Díganle al Pres. @lopezobrador_ que el texto no es mío, sino una cita de lo compartido. Para eso son las comillas. Asuman ya su responsabilidad como gobierno! Si no ¿para qué pidieron el voto, si no iban a resolver los problemas de la gente?”, escribió el expresidente.

En otro tuit continuó su crítica al proceder del gobierno de López Obrador en seguridad pública: “El no enfrentar a la delincuencia implica dejar a las comunidades abandonadas a su suerte, en manos de los criminales, sin la fuerza del Estado que las proteja. En ese contexto se da el homicidio de los Jesuitas. Quien delinque sabe que le espera el abrazo y no el castigo”.

En el intercambio, a la voz de López Obrador terció Epigmenio Ibarra, productor de series televisivas (muchas de ellas narcoseries), quien, confundido e ignorante del uso de las comillas y sin remitirse al vínculo del primer tuit de Calderón sobre el tema, le acusó de recurrir a Dios en sus puntos de vista.

“Invocar a Dios en sus opiniones, cuando tiene las manos completamente manchadas de sangre inocente, es la nueva falacia de Felipe Calderón”, tuiteó Ibarra, quien no se enteró de que la referencia a Dios es hecha por Omnia en el título de su editorial, no por Calderón.

En una videocolaboración para Milenio, y justo cuando se acaba de informar que el número de asesinatos en el gobierno de López Obrador ya superó al de la administración de Calderón, Ibarra (quien, al igual que el tabasqueño, habló de “cinismo” para referirse al expresidente) dijo que cuando se tocó fondo cuando “se robó la presidencia” (sic), cuando se postró ante Estados Unidos para imponer la guerra, cuando hizo de García Luna su mano derecha, cuando acusó a los asesinados de que “en algo andarían” (tesis que, por cierto y de forma muy clara, fue recuperada ayer por López Obrador para explicar 75 por ciento de los crímenes en su gobierno) y cuando impuso a los jóvenes el horror.

No conforme con todo ello, en el programa de Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, el productor de televisión fue más allá cuando se refirió al Chueco, presunto responsable de los asesinatos en Chihuahua: “Fíjate en la foto y fíjate en la edad. ¿Cuándo empezó a matar? Fíjate la edad. ¿A los 20? Tiene 30 ahora, tiene 10 años matando. Su vida útil como sicario será todavía de unos cinco, seis años más antes de que lo maten sus propios compañeros”. Y siguió: “Lo que quiero decir es que la formación de este sicariato, de este ejército, lleva años. Empiezan a matar a los 12, 14 años”.

Según Ibarra, Calderón rompió con el anterior modus operandi de las bandas criminales “y nos impone una mecánica en donde la muerte es la única salida”. Y la vinculó con el presunto criminal de los jesuitas: “¿Cuántos años tiene este hombre?, ¿hace cuánto que mata este hombre?”. El silogismo es sencillo: Calderón es el culpable de lo ocurrido en Chihuahua.

Al respecto, Calderón respondió que Ibarra (al que tildó de “mercenario”) quiere culparlo por lo ocurrido con la argucia de que el criminal ya había nacido cuando él era presidente. Y le recordó las condonaciones y privilegios que ha obtenido del gobierno de López Obrador.

“Ahora Pigmenio dice que el asesino ya había nacido cuando yo fui Presidente y con esa estupidez quieren culparme. Mejor pregúntele al criminal cuántas Narcoseries vió de ese mercenario que se enriquece idealizando a los narcos, evadiendo impuestos y sacando dinero de Bancomext”, tuiteó el expresidente.

Ibarra intentó justificar y continuó su andanada: “Yo no necesito burlarme de Ud. @FelipeCalderon ni insultarlo. Analizó (sic) las consecuencias de sus acciones crimínales y le adjudicó (sic) la responsabilidad que le corresponde en la violencia que aún padecemos. Yo viví la guerra. Ud. solo mandaba a matar y a morir sin correr riesgo jamás”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password